Te preguntas ¿Cuáles son los síntomas del herpes zóster? ¡No busques más! Aquí tienes la respuesta

Cuáles son los síntomas del herpes zóster

Cuáles son los síntomas del herpes zóster

El herpes zóster, conocido como culebrilla por su forma, es una infección que está causada por el mismo virus que ocasiona la varicela ('varicella-zoster'). Una vez el paciente ha pasado la varicela, el virus queda inactivo en algunos nervios del cuerpo y al reactivarse es cuando aparece el herpes zóster. Concretamente, aparecen unas erupciones cutáneas en forma de ampollas dolorosas, las cuales se ubican siguiendo el recorrido del nervio inflamado por el virus. Se trata de una afección que, aunque se puede padecer a cualquier edad, es más frecuente en personas adultas y aquellas que cuentan con un sistema inmunológico debilitado. En unComo te mostramos con detalle cuáles son los síntomas del herpes zóster.

Imagen: queeselherpes.com

Instrucciones
1

El primer síntoma que un paciente que está desarrollando la infección por herpes zóster es el malestar general. Es normal sentirse más cansado de lo habitual, así como presentar un poco de fiebre, dolor de cabeza o problemas gastrointestinales. También, se manifiesta dolor, picor o ardor en un único lado del cuerpo, el cual se va agravando con el paso de los días y suele ir acompañado de una alteración de la sensibilidad en aquellas zonas que se encuentran sobre el nervio afectado por el virus. Estos síntomas suceden normalmente entre 1 a 5 días antes de que salga la erupción cutánea.

2

A los pocos días, se produce una hinchazón rojiza en la zona afectada y se manifiesta el principal síntoma del herpes zóster: aparición de vesículas o ampollas dolorosas, las cuales se agrupan siguiendo el trayecto del nervio afectado. Lo más común es que el sarpullido aparezca en una especie de hilera en un solo lado del cuerpo, ya sea el derecho o el izquierdo, y en la piel de la zona torácica o lumbar. El tamaño de las ampollas puede ser distinto en cada caso y, además, pueden contener un líquido acuoso.

3

Lo normal es que las ampollas, pasados unos tres días de la erupción cutánea, vayan adquiriendo un tono amarillento, se sequen y formen costras. Aún así, el tiempo de cicatrización dependerá de cada paciente en particular. Para que la culebrilla desaparezca por completo, se puede necesitar hasta 15 días o más, e incluso hay casos en los que el sarpullido deja pequeñas cicatrices en forma de hoyuelos.

4

En caso de que el virus afecte a un nervio craneal, el herpes zóster también puede manifestarse en la cara, afectado a un ojo, la nariz, la frente, los oídos y el cuero cabelludo. Aunque ocurre en pocos casos, si la enfermedad afecta severamente a un ojo, puede llegar a afectar al párpado y causar problemas graves de visión. Y en caso de que la culebrilla se propague a nervios del oído interno, el paciente puede padecer vértigos, pérdida de equilibrio y pérdida de audición. Otros síntomas que se experimentan si el herpes zóster afecta a la cara son:

  • Dificultad para mover algunos músculos faciales.
  • Problemas en el sentido del gusto.
  • Caída del párpado.
  • Deficiencia auditiva.
5

Hay una secuela muy importante que el herpes zóster puede dejar en algunos pacientes, lo que se denomina neuralgia postherpética. Se trata de la presencia de un dolor permanente o de forma intermitente en el nervio afectado una vez ya ha desaparecido la infección. Esta condición es más común en personas mayores de 50 años.

6

Ante la presencia de cualquiera de los síntomas del herpes zóster aquí citados, debes acudir a tu médico para que te examine con detenimiento. Una exploración física y de la piel del paciente, bastará para que el especialista reconozca esta infección.

7
Si deseas leer más artículos parecidos a cuáles son los síntomas del herpes zóster, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Señales en la Piel.

Comenta, opina, pregunta sobre cuáles son los síntomas del herpes zóster

Nombre
Email (no lo publicamos)
 
Enviar comentario
Avisadme cuando alguien comente en este artículo
Avisadme cuando publiquéis más artículos en esta categoría: Señales en la Piel y a la Newsletter.