Propiedades curativas del té de kombucha - cómo se prepara y contraindicaciones

Propiedades curativas del té de kombucha - cómo se prepara y contraindicaciones

La kombucha es una bebida fermentada por un hongo, muy natural, y por ello también recibe el nombre de hongo de té. Es muy conocida por sus propiedades curativas y antiguamente en China se usaba en la medicina tradicional. Se ha extendido por todo el mundo y es actualmente muy conocida en América y Europa, sobre todo en la dieta ecológica. Tiene muchas propiedades para el organismo tanto curativas como depurativas, sin embargo además de beneficios también tiene algunas contraindicaciones. No debe tomarse como sustituto de ningún tratamiento y conviene consultar al médico. No obstante, si quieres saber más sobre esta bebida, en este artículo de unCOMO te contamos cuáles con las propiedades curativas del té de kombucha y cuáles son sus contraindicaciones.

Qué es la kombucha y cómo se crea

La kombucha se toma como una infusión o té, sin embargo no es propiamente una planta sino más bien una bebida. Se crea a partir de una colonia de microorganismos gelatinosa que fermentan un té endulzado con azúcar, por eso también se la conoce como té del hongo. Estos hongos, parecidos a levaduras, son buenos y lo que hacen es convertir el azúcar en glucosa y fructosa que más tarde pasarán a ser alcohol etílico, dióxido de carbono y ácido acético. Como este proceso puede durar eternamente si se sigue alimentando, se llama té de la inmortalidad u hongo de la inmortalidad, aunque hay quien lo llama así también por sus numerosas propiedades medicinales.

Se pueden utilizar distintos tipos de té para su preparación y dependiendo de este se utilizarán unos hongos o bacterias, aunque lo más común es que se fermente a través de una colonia simbiótica de bacterias y levaduras que se denominan SCOBY (Symbiotic Culture Of Bacteria and Yeast). Estos hongos transforman el té en una bebida probiótica, con todas sus propiedades naturales, pero además también se obtienen vitaminas de los grupos B y C, enzimas, aminoácidos y ácidos orgánicos con propiedades detox, ácido láctico bueno para la digestión o incluso ácido acético que está considerado como un antibiótico natural.

Beneficios y propiedades del té de kombucha

Como hemos visto, la fermentación del té endulzado dota a esta bebida de numerosas propiedades para el organismo. Desde que los chinos lo tomasen en la antigüedad como bebida medicinal, se ha ido extendiendo y en la actualidad se ha incorporado a muchas dietas orgánicas y ecológicas. Además, es fácil encontrarlo en supermercados con sección orgánica. Por sus propiedades medicinales, se le ha llamado el té de la inmortalidad, así que vamos a ver algunos beneficios del té de kombucha:

  • Fortalece el sistema inmunológico, ya que ayuda a aumentar las defensas.
  • Mejora los niveles de energía de nuestro organismo.
  • Regula y favorece la actividad del tubo digestivo, por lo que es bueno para problemas digestivos y para el tránsito intestinal y el estreñimiento. Además, ayuda al tratamiento de enfermedades intestinales.
  • Reduce los síntomas del asma y es muy bueno para mejorar las alergias.
  • En las vías respiratorias también alivia la bronquitis.
  • Normaliza la presión arterial.
  • Funciona como antibiótico en infecciones como la candidiasis, ya que actúa contra hongos nocivos.
  • Es bueno para aliviar los síntomas premenstruales, así como disminuir las molestias de la menopausia.
  • Elimina el agotamiento mental porque produce energía y además previene la pérdida de memoria.
  • Ayuda a eliminar los síntomas del estrés.
  • Bueno contra dolor de articulaciones y afecciones como la artritis.
  • Normaliza la presión arterial.

Además de todas estas propiedades curativas del té de kombucha, no debemos olvidar que también se puede usar por vía tópica y aprovechar los beneficios que tiene para la piel como reducir las manchas causadas por el envejecimiento, mejorar el acné o ayudar en el tratamiento de la psoriasis. También fortalece el cuero cabelludo, aunque puede aclararlo.

Contraindicaciones del té de kombucha

Además de las propiedades que posee la kombucha, también tiene contraindicaciones y efectos secundarios por lo que quizás no sea buena para todo el mundo. Por eso, es conveniente que acudas al médico antes de tomarlo, ya que alguno de sus componentes puede no ser bueno para ti, dependiendo de tu caso.

El té de kombucha está contraindicado en los siguientes casos:

  • Embarazo y lactancia: algunos de sus componentes pueden afectar al desarrollo del feto. Durante la lactancia, puede transmitir las sustancias al bebé a través de la leche y este puede que no las metabolice de la misma forma o no sea bueno.
  • En personas con un sistema inmunológico debilitado o no muy fuerte. Por ejemplo, en los niños, que no tienen un aparato digestivo preparado para esta bebida que es más bien fuerte, y su hígado y riñones no metabolizan y eliminan la kombucha igual que un adulto. Las personas con un sistema inmunológico débil no deben tomar esta bebida porque debido a que es fermentada por hongos puede ser colonizada por gérmenes fácilmente y puede ocasionar afecciones que son más graves en este tipo de personas.
  • Personas con enfermedad hepática o renal: por el hecho de no metabolizar bien los componentes de la bebida fermentada.
  • Pacientes con problemas cardíacos.
  • Personas con diabetes: tiene grandes cantidades de azúcar y aunque este se transforma durante la fermentación, pueden quedar restos que produzcan cambios en los niveles de glucemia de los diabéticos.
  • Personas con problemas de coagulación.

Además, puede tener algunos efectos secundarios como:

  • Náuseas o incluso vómitos.
  • Acidez. Es una bebida muy ácida, su pH está entre 2 y 3, por lo tanto si lo tomas en grandes cantidades. puede provocar acidez.
  • Reacción alérgica o erupciones cutáneas.
  • Dolor de cabeza.

Cómo preparar té de kombucha

Para elaborarlo en casa, es importante el recipiente donde se guarda, ya que el té pasa mucho tiempo en contacto con él y puede producir intoxicación como el plomo. Por eso, se recomienda usar un tarro o botella de vidrio y que haya sido esterilizado. Puedes esterilizarlo dejándolo hervir en agua caliente durante unos minutos. Estos frascos deberían taparse con tapones de corcho para evitar que se rompan por la acumulación de dióxido de carbono (CO2). También puedes utilizar una botella de plástico con tapón de rosca. No debes utilizar lejía ni lavavajillas para limpiar el bote, ya que puedes añadir otras bacterias. Y siempre es muy importante lavarse muy bien las manos.

Vamos a ver la preparación del té de kombucha para un recipiente de 1 l. Se necesita:

  • 3 litros de agua, mejor si está filtrada y libre de cloro.
  • 55 g de azúcar.
  • 1 SCOBY (hongo madre). Puedes encontrarlo en herboristerías o tiendas naturales.
  • 2 bolsitas de té (puede ser negro, verde…, aunque en China siempre utilizaban verde).
  • ½ taza de cultivo inicial, es decir jugo de otro fermento ya hecho. Si no tienes. puedes utilizar vinagre de sidra de manzana pasteurizado o vinagre blanco destilado
  • Un tarro de cristal.
  • Un trozo de tela que pueda cubrir la tapa del tarro, que sea tupida y esté limpia. Puede ser un paño de cocina.
  • 1 goma elástica.

Pasos para preparar el té de kombucha

  1. Pon a hervir el agua y cuando rompa a hervir apaga el fuego y añade las bolsitas de té.
  2. Déjalo infusionar durante unos 20 minutos aproximadamente (de 10 a 20 minutos) y después retira las bolsitas.
  3. Añade el azúcar y remueve hasta que este se deshaga.
  4. Una vez hecho, tápalo con un paño limpio y déjalo enfriar a temperatura ambiente.
  5. Después, viértelo en el tarro que hayas elegido y añade el SCOBY y el vinagre o té iniciador.
  6. Cubre la tapa con un trapo y átalo con la goma para que quede tenso y bien cerrado.

Ahora viene el proceso de fermentación, el lugar ideal tiene que tener una temperatura entre los 21 y los 26 grados, con ventilación pero que no dé la luz solar directa. Y es muy importante que no esté junto a otros alimentos fermentados como el yogur. La fermentación dependerá del ambiente, eso sí, es importante no moverlo.

A partir de los 10 días se puede probar, pero siempre con una pajita y lo más cerca del fondo para no tocar el hongo. Puedes utilizarlo cuando gustes a partir de esta fecha, pero cuanto más tiempo lo dejes, más fuerte tendrá su sabor y menos azúcar tendrá. No se recomienda una fermentación muy larga de más de un mes o mes y medio, ya que el hongo empezará a tener carencias nutricionales. ¡Y ya puedes empezar a tomarla!

Cómo tomar té de kombucha

Puedes comprar el té de kombucha ya hecho o elaborarlo de forma casera. La toma de esta bebida depende de los efectos que se quieran consumir, aunque lo normal es tomar dos vasos al día para procesos digestivos o tres si se quiere adelgazar. Eso sí, para este último objetivo conviene hacerlo en ayunas, mejor antes de las comidas.

No obstante, y como hemos comentado antes, lo recomendable es que acudas a tu médico para ver si el té de kombucha es adecuado para ti o para los efectos que deseas conseguir.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Propiedades curativas del té de kombucha - cómo se prepara y contraindicaciones, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Vida saludable.