Compartir
Compartir en:

Por qué tengo la lengua amarilla

1 vez compartido
 
Por qué tengo la lengua amarilla

¿Tu lengua tiene un aspecto amarillento? A veces, por diversos hábitos en nuestras vidas o por algunas afecciones es posible que nuestra boca refleje el problema de forma clara. Por ejemplo, una de las cosas más comunes es que la saliva se espese y la boca se reseque y esto puede producir diversas condiciones que pueden molestarnos, empeorar nuestro estado de salud e incluso conferir un aspecto que no deseamos a nuestra boca. Por este motivo es vital que en cuanto detectemos algún cambio de este tipo en nuestro cuerpo acudamos al médico y comencemos el tratamiento más adecuado a nuestro problema de salud.

Como queremos ayudarte a cuidar de tu salud para que te sientas mejor, en este artículo de unCOMO vamos a responder a tu duda sobre por qué tengo la lengua amarilla para que así estés mejor informado, conozcas tu situación y sepas cuándo es importante ir al médico.

También te puede interesar: Cómo tratar la lengua geográfica

Síntomas de la lengua amarilla

Aunque puede parecernos que el color es el único signo que nos indicará que padecemos un problema relacionado con una lengua amarillenta, en realidad existen más señales que nos pueden alertar de que tenemos algún problema de salud, sobre todo cuando el color amarillento es mu tenue y podemos tener dudas. Así, los principales síntomas de la lengua amarilla son los siguientes:

Causas de la lengua amarilla

Ahora que conoces los síntomas de este problema bucal, en este apartado te detallamos todas las causas más comunes de la lengua amarilla para que, de esta forma, pueda rectificar algunas fácilmente y vayas al médico con alguna idea de lo que te puede comentar al respecto.

Fumar

El consumo de tabaco hace que la producción de saliva sea menor y que se seque la boca, esto hace que las bacterias puedan reproducirse con más facilidad. Además, algunos componentes de los cigarrillos pueden teñir la lengua de tonos amarillos, naranjas o incluso marrones, sobre todo cuando se fuma mucha cantidad de cigarrillos al día.

Mala higiene bucal

Una higiene pobre de la cavidad oral llevará a este problema en las mucosas. Es importante que cuando nos cepillemos la boca también lo hagamos con la lengua. Además, en caso de padecer mal aliento o halitosis es frecuente que las bacterias acumulen.

Mala alimentación y deshidratación

Aunque el hecho de comer ciertos alimentos con colorantes añadidos puede hacer que se dé este aspecto a nuestra boca, hay comidas y bebidas que sin llevar estos colorantes también pueden provocar esta coloración de forma leve y normalmente pasajera, como por ejemplo el café, el té, el cacao, entre otros. Además, los alimentos con mucho azúcar favorecen la aparición de bacterias en la boca. Asimismo, la falta de hidratación hace que tengamos la saliva espesa y que se seque la mucosa de la boca y, en poco tiempo, acaba apareciendo la coloración amarillento o incluso anaranjada en esta parte de la boca.

Problemas respiratorios y fiebre

Estar resfriado o con otras afecciones de las vías respiratoria como la sinusitis hace que tengamos dificultades para respirar correctamente y acabemos haciéndolo por la boca, provocando mucha sequedad y espesando la saliva la cual puede tornarse amarillenta, puesto que con este tipo de respiración se favorece también la proliferación bacteriana. Asimismo, es habitual que cuando tenemos fiebre, debido a la temperatura elevada, nuestro cuerpo pierda mucho líquido y que, además, respiremos más rápido. Todo esto hace que la boca se reseque y que genere esta coloración.

Inflamación de las papilas gustativas

Por diversos problemas, entre los que destacamos los anteriormente comentados y posibles infecciones u otras afecciones, las papilas gustativas de la lengua pueden hincharse y, así, favorecen que las bacterias se adhieran mejor y proliferen con más rapidez, produciendo un color ocre o amarillento.

Infecciones, aftas y candidiasis oral

Como hemos comentado la inflamación de las papilas, algunas afecciones o una bajada de defensas puede dar paso a este problema bucal e incluso a la aparición de aftas y el hecho de tener estas llagas en la boca y la proliferación de bacterias en nuestra saliva y papilas hará que se vea esta coloración en la lengua entre otros signos de malestar. Asimismo, otros problemas en la boca como la candidiasis oral es una infección causada por el hongo de la cándida que puede dar una coloración desde blanquecina hasta muy amarilla. Suele presentarse cuando hay una bajada de defensas, por lo que es una infección oportunista que se beneficia de esta situación del organismo para proliferar.

Medicamentos

Algunas medicinas y tratamientos médicos pueden producir como efecto secundario problemas en la boca, sequedad, salivación pobre, inflamación de las papilas, etcétera. Por esto, si tomas algún medicamento pautado tendrás que revisar con tu médico que la coloración de tu boca no se deba a la toma de este y, si fuera necesario, cambiarlo por otro igualmente efectivo.

Cómo quitar la lengua amarilla

Ahora que ya conoces la respuesta a tu duda sobre "por qué tengo la lengua amarilla" es normal que te preguntes cómo solucionar este problema. Evidentemente el tratamiento para este problema en la boca dependerá totalmente de la causa subyacente que esté originando este aspecto en nuestra lengua y, por esto, hay que ir al médico para que detecte cuál es el problema en nuestro caso y comenzar un tratamiento acorde. De todos modos, algunas de las pautas que seguro se deben seguir para quitar la lengua amarilla son las siguientes:

  • Reducir el consumo de tabaco o deja de fumar completamente si es posible.
  • Lavarse bien la boca 3 veces al día usando los productos recomendados por el doctor de cabecera o dentista para tratar el problema principal.
  • No solo cepillar los dientes, sino también cepillar la lengua con cuidado y usar enjuague bucal.
  • Dejar de comer los alimentos que estén produciendo el problema de salud o la coloración de la lengua, como algunos alimentos con muchos colorantes alimenticios o algunos tés o cafés.
  • Tratar con medicación las patologías que puedan causarnos hongos, fiebre, resfriados, gripe, sinusitis, etcétera.
  • Mantenerse muy bien hidratado intentando beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día.

Cuándo ir al médico

Es muy importante que siempre que detectemos algún cambio en nuestro cuerpo acudamos al médico para hacernos una revisión completa y, así, comenzar de forma pronta el tratamiento más adecuado a nuestro problema de salud. Por lo tanto, si observas alguna mancha amarilla o incluso anaranjada en tu lengua deberás visitar a tu doctor.

Asimismo, si detectas que te han aparecido marcas, heridas u otro de los síntomas que hemos comentado en el apartado correspondiente es vital que vayas al médico, sobre todo si te aparecen varios de estos signos a la vez.

Además de ir a las revisiones rutinarias, normalmente anuales, siempre tenemos que contactar con nuestro doctor cuando tengamos malestar, cambios o dudas sobre algún aspecto de nuestra salud. La salud de nuestra boca es muy importante para nuestro bienestar, pero además es un punto de nuestro cuerpo que puede alertarnos de otros problemas de salud en nuestro organismo, desde condiciones del aparato digestivo hasta problemas de ansiedad, entre muchas otras cosas.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué tengo la lengua amarilla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Por qué tengo la lengua amarilla

¿Qué te ha parecido el artículo?

Descubre vídeos interesantes
Órdenes de adiestramiento de perros
Barbie en español - juguetes y aventuras
Manualidades para mascotas
Manualidades caseras fáciles de hacer - DIY
Por qué tengo la lengua amarilla
1 de 4
Por qué tengo la lengua amarilla