Compartir
Compartir en:

Por qué no tengo ganas de comer

Por qué no tengo ganas de comer

Cualquiera que lo haya experimentado sabrá que comer sin hambre es una de las peores sensaciones que puedes tener. Necesitamos comer y si nuestra alimentación no es suficiente repercute en nuestro estado de salud y energía pero, ¿Qué sucede cuando no tienes ganas de comer?

Las causas de la falta de apetito pueden ser muchas, desde simples estados transitorios hasta problemas de salud de gravedad, por eso es importante escuchar tu propio cuerpo y ver si presentas algún tipo de síntoma que pueda ayudarte a saber qué es lo que te sucede. Por el momento, en el siguiente artículo de unCOMO te explicaremos por qué no tengo ganas de comer.

También te puede interesar: Por qué tengo las manos siempre frías

Pérdida de apetito por infección

Cualquier infección viral o bacteriana puede repercutir en una pérdida de apetito. En bastante habitual entre los síntomas de, por ejemplo, la gripe, encontrar la falta de ganas de comer. A causa de los cambios físicos que experimenta la persona enferma: tos, cansancio, pesadez, dolor articular y fiebre se crea una debilidad que se manifiesta a través de la pérdida de apetito.

Afortunadamente, esta es una situación transitoria, una vez el cuerpo combate los agentes infecciosos y supera el contagio la situación vuelve a la normalidad, junto con los deseos de comer.

Falta de apetito por ansiedad

Cuando alguien presenta ansiedad es habitual que esta vaya acompañada de, o bien un aumento en las ganas de comer o bien una pérdida del apetito. Sea como sea, el origen de ambos trastornos es puramente emocional. Algo parecido sucede en aquellas personas que han sufrido una pérdida reciente, que se enfrentan a momentos complicados o que viven periodos de estrés.

La razón de que esto suceda es que la misma zona del cerebro que regula las emociones lo hace con el hambre o los impulsos sexuales. Esta parte del cerebro, llamada hipotálamo, está demasiado ocupada intentando restablecer las emociones alteradas, de modo que en cierta forma pierde el control sobre sus otras funciones.

A continuación puedes leer nuestro artículo sobre cómo superar la ansiedad.

Pérdida de apetito en ancianos

En cierto sentido, este apartado está bastante ligado con el anterior. Algunas personas mayores, ya sea por aburrimiento, por estrés o simplemente por un cambio en su metabolismo, empiezan a perder paulatinamente el apetito. El Instituto de Salud americano ha hecho diversos estudios al respecto y ha llegado a la conclusión de que lo grave de esta problemática es que en la gran mayoría de los casos, la familia y quiénes están alrededor no se dan cuenta de ello hasta que ya está avanzado, cuando aparecen los primeros síntomas de desnutrición y deshidratación.

En el siguiente artículo te explicamos cómo cuidar de un anciano para prevenir que aparezcan este tipo de complicaciones.

Falta de apetito y cáncer

No en todos los casos, pero los cambios en el apetito son uno de los síntomas habituales entre aquellos que padecen cáncer y también entre los que reciben tratamiento de quimioterapia. Dependiendo del caso puede ser de distinta gravedad, desde sentirse saciados con menos comida hasta perder totalmente el hambre. El problema de estas situaciones es que la pérdida de peso o el hecho de que el cuerpo no absorba los nutrientes necesarios puede llevar a que se tenga que suspender el tratamiento e incluso complicaciones en la enfermedad.

Si ese es tu caso, es indispensable que consultes a tu equipo médico para que encuentren las causa exacta y puedas alimentarte como debes, pues si tu nutrición no es la adecuada es probable qeu tu recuperación se ralentice.

Pérdida de apetito en el embarazo

Entre las mujeres que están embarazadas es habitual y normal la falta de apetito. A pesar de que la alimentación es un pilar crucial en el desarrollo del feto y vital para la salud de ambos, la pérdida de apetito puede complicar la tarea de llevar una dieta equilibrada y que aporte todos los nutrientes que el cuerpo necesita.

Hay distintas causas que hacen que las embarazadas no tengan ganas de comer, pero entre ellas destaca el aumento de la gonadotropina, una hormona propia de la gestación y la relajación de la musculatura estomacal, que provoca estreñimiento y otras afecciones.

Por lo que hace a la primera causa, el aumento de la gonadotropina causa alteraciones en el organismo de la mujer, como los vómitos y las náuseas, que hacen que su apetito desaparezca. Su acción se puede observar principalmente en el primer trimestre del embarazo.

¿Por qué no tengo hambre? Otras causas

Más allá de lo que ya te hemos contado, hay otras enfermedades y condiciones médicas que entre sus síntomas cuentan la pérdida de apetito, a continuación te enumeramos las más relevantes:

Además de las condiciones sistémicas, hay ciertos hábitos de vida o elementos externos que pueden provocar que no tengas hambre:

  • El consumo de drogas como la cocaína, las anfetaminas o la heroína.
  • El consumo de medicamentos como antibióticos.
  • La deshidratación

Cómo combatir la falta de apetito

Si pasado un tiempo tus ganas de comer no mejoran y estas perdiendo peso deberás visitar a un médico para que diagnostique la causa de tu alteración y pueda diseñar un tratamiento adecuado a tu caso. A continuación te damos una serie de consejos para que sepas qué hacer para comer:

  • Piensa en la comida como un medicamento que te curará.
  • Nunca te saltes el desayuno.
  • Haz pequeñas comidas pero de forma frecuente.
  • Come cosas fáciles de digerir pero que ta aporten calorías, como yogures, sopas o gelatinas.
  • Si comes carne, añádele salsas, usa mantequilla, leche y aceites que aumenten las calorías.
  • Crea un ambiente adecuado para comer, que te resulte agradable.
  • Come siempre en compañía.
  • Coma en compañía de otros miembros de la familia.
  • En vez de beber durante la comida hazlo entre comidas.
  • Practica deporte, sobretodo ejercicios suaves antes de comer.
  • Si tienes sabores raros en la boca puedes tomar caramelos mentolados para eliminarlos.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué no tengo ganas de comer, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Por qué no tengo ganas de comer

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué no tengo ganas de comer
1 de 5
Por qué no tengo ganas de comer