Compartir

Picaduras de pulgas en humanos: cómo son y cómo curarlas

 
Por Sofía Hernández. Actualizado: 6 agosto 2019
Picaduras de pulgas en humanos: cómo son y cómo curarlas

Hay insectos bastante desagradables que pueden picarte en cualquier momento. Si tienes en casa una mascota con pelo, como un perro, un gato o cualquier otra especie, es muy probable que hayas sufrido alguna que otra picadura de pulga, y sobre todo si vives en el campo.

Y si aún no has sido víctima de tan molesta situación o crees que las tienes ahora pero tienes dudas, sigue leyendo este artículo porque en unCOMO te contamos todo sobre las picaduras de pulgas en humanos: cómo son y cómo curarlas. También te mostraremos unos sencillos remedios caseros para ayudarte a aliviar la reacción que se produce en tu piel, así como varias fotos de picadura de pulga en una persona para que puedas compararlas.

También te puede interesar: Cómo aliviar las picaduras de pulgas

Cómo son las picaduras de pulgas en humanos - síntomas

Las pulgas se alimentan de los animales de sangre caliente, y eso incluye a los humanos. Así que sí, tú puedes sufrir sus picaduras, junto con todos los síntomas y molestias que conllevan.

Cuando hablamos de pulgas, es normal que lo primero que te venga a la cabeza sea tu mascota. Antes de ir a comprobar si tu perro, gato o conejo tiene pulgas debes saber que estos indeseables insectos pueden vivir muchos meses fuera de un animal huésped, pasando largas temporadas alojados en lugares como alfombras, armarios o cualquier otro lugar oscuro y seco de tu hogar.

Las pulgas, pese a ser muy diminutas en tamaño, 2 milímetros aproximadamente, son muy ágiles y logran dar saltos de hasta 20 centímetros; lo que les permite desplazarse con eficacia e instalarse en un animal huésped o resguardarse en algún lugar adecuado y permanecer allí durante una temporada.

Al igual que con otros insectos, cuando encuentras una picadura de pulga en tu piel, es porque esta se ha alimentado de tu sangre.

Las picaduras de pulgas tienen unas características muy definidas; forman unos diminutos puntos rojos en la piel, justo donde te han picado, con el centro de color rojo oscuro. Es una picadura que puede parecerse a la de un mosquito, y si te produce alguna reacción alérgica puede inflamarse y hasta enrojecerse un poco alrededor del punto rojo.

Por lo general, aparecen varias picaduras en la zona donde te han picado las pulgas, pero además pueden formar un patrón concreto, como sucede con las picaduras de chinches, o ninguno, como suele pasar con las picaduras de mosquitos; de hecho, es algo que depende en gran medida de cuántas pulgas están picando a la vez. Si te rascas mucho llega a formarse una especie de erupción en tu piel que puede causarte mayor picazón y enrojecimiento; esto deriva en la formación de pequeñas costras que pueden infectarse si no tomas precauciones.

Las pulgas pican donde hay un importante riego sanguíneo. Por eso, es frecuente que esto suceda en los tobillos y en las partes inferiores de las piernas. También pican en lugares como el pliegue de los codos, las rodillas y en zonas con abundante vello.

En resumen, los principales síntomas de picaduras de pulgas en humanos son:

  • Picaduras visibles como puntos rojos o bien, inflamados con el centro blanco y alrededor enrojecido.
  • Enrojecimiento generalizado en la zona afectada.
  • Gran picor en todo el área.
  • Inflamación.
  • Heridas por rascarse.
  • Costras.
  • Puede haber picaduras con pus, lo que indica que se han infectado.
Picaduras de pulgas en humanos: cómo son y cómo curarlas - Cómo son las picaduras de pulgas en humanos - síntomas

Cómo curar las picaduras de pulgas - tratamiento

Las picaduras de pulgas en humanos son bastante molestas, y más si las rascamos mucho y han aparecido costras. Si las tienes y quieres conocer el tratamiento para las picaduras de pulgas en personas, toma nota de las siguientes líneas.

  • Para curarte, lo primero que tienes que hacer es lavar la zona con agua y jabón.
  • Es habitual que tras la picadura de una pulga aparezca una reacción alérgica. Tu sistema inmunológico está reaccionando a la saliva de la pulga, lo que hace que tu cuerpo libere grandes cantidades de histamina. La aplicación de cremas antihistamínicas en el área puede ayudar a que desaparezca la sensación de picazón constante.
  • Asimismo, tomar antihistamínicos orales también contribuirá a que tu cuerpo deje de liberar histamina, con lo que se calmará la reacción alérgica. Otro remedio efectivo son las cremas de cortisona o calamina, que ayudarán a aliviar la sensación de comezón tan molesta causada por estas picaduras de pulga.
  • Ahora bien, si notas un enrojecimiento y un dolor intenso en las áreas de las picaduras, podrías estar teniendo una infección. Para tratarlas, mantén la zona de las picaduras limpia en todo momento. También puedes usar algún antiséptico para limpiar la piel y ayudar a prevenir o tratar la infección. Si empiezas a notar que la zona se calienta demasiado o tienes otros síntomas, como fiebre, mareos o si ves pus en las lesiones, consulta a tu médico enseguida. Posiblemente estés enfrentándote a una crisis alérgica o a una infección para la cual te recetará unos antibióticos.
Picaduras de pulgas en humanos: cómo son y cómo curarlas - Cómo curar las picaduras de pulgas - tratamiento

Remedios caseros para las picaduras de pulgas en humanos

Cuando has sido víctima de picaduras de pulga, también puedes echar mano de soluciones y remedios con productos que tienes en casa. Una técnica de remedios caseros para tratar las picaduras de pulgas en personas es la aplicación de bolsas de té negro en la zona afectada, pero hay varias más, tal y como te mostramos a continuación:

Té negro para las picaduras de pulgas

Prepara una infusión de té negro, tal y como haces para tomártela; de hecho, puedes disfrutarla y saborear una exquisita taza de té. Luego, utiliza la bolsita humedecida para ponértela directamente sobre la zona afectada; notarás alivio en la sensación de comezón.

Caléndula para las picaduras

Si tienes en casa caléndula, o bien albahaca, y has sufrido la picadura de pulgas, no dudes en prepararte una cataplasma para ponértela sobre la zona donde te han picado. Machaca unas cuantas horas de cualquiera de estas dos plantas con un poco de agua, o algún aceite esencial, y aplica la mezcla directamente sobre la piel. Notarás un considerable alivio y te ayudará a reducir la inflamación, ya que son plantas con propiedades antiinflamatorias.

Agua de avena

Y también puedes ayudarte de la avena para aliviar los picores. Este cereal te ayuda a calmar la zona y evita que te rasques. Debes disolver algunas cucharadas de avena en un recipiente con agua templada y sumergir la zona afectada en la mezcla. Notarás alivio al instante.

Desde unCOMO siempre te aconsejamos ponerte en manos de tu médico si ves que tus tobillos o tus brazos llenos de picaduras de pulgas.

Cómo prevenir las picaduras de pulgas en personas

Lo mejor que se puede hacer para evitar las picaduras de las pulgas es lo siguiente:

  • Siempre que vayas al campo o por zonas con hierbas altas procura llevar ropa que te cubra bien las piernas, los tobillos y los pies.
  • Si tienes mascotas, tanto si son perros como si son gatos u otras especies con pelo, mantenlas bien desparasitadas.
  • Si tienes jardín o terraza, procura mantener tus plantas en buen estado y asegurarte de que no se producen plagas.

En este otro post de unCOMO podrás consultar varios Remedios caseros contra las pulgas.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Picaduras de pulgas en humanos: cómo son y cómo curarlas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Escribir comentario sobre Picaduras de pulgas en humanos: cómo son y cómo curarlas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Picaduras de pulgas en humanos: cómo son y cómo curarlas
1 de 3
Picaduras de pulgas en humanos: cómo son y cómo curarlas

Volver arriba