Compartir

Para qué sirve el gel de árnica

Por Marta Vicente. Actualizado: 16 enero 2017
Para qué sirve el gel de árnica

El gel de árnica es un producto que se extrae de la planta perenne de la cual recibe el nombre, el árnica, y que utilizado de forma tópica es muy eficaz para tratar diversas dolencias y dolores de diferente índole. Especialmente, se ha empleado como un buen remedio natural para combatir dolores musculares y articulares, favorecer la curación de heridas, estimular la circulación sanguínea y proteger la salud de la piel, entre otros usos. Si quieres saber de qué forma puedes aprovecharte de sus magníficas propiedades, presta atención a este artículo de unComo en el que detallamos para qué sirve el gel de árnica.

Propiedades del gel de árnica

El gel de árnica es un producto que destaca por sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas, desinfectantes, antibacterianas y cicatrizantes. Por todo ello, es considerado como uno de los mejores remedios naturales para tratar dolores musculares, dolores articulares, reducir las inflamaciones, ayudar a sanar las heridas y combatir algunas condiciones de la piel, como la aparición de estrías.

A continuación, detallamos para qué sirve el gel de árnica concretamente y en qué situaciones puedes aplicarlo sobre la piel de forma tópica para notar las mejorías:

  • Dolores, desgarros o distensiones musculares: ya sean dolores de espalda, cervicales, en las piernas, en las manos, etc., el gel de árnica relaja la musculatura, estimula la circulación sanguínea de la zona afectada y aminora, en gran medida, el dolor y las molestias. Es un buen producto para aplicarlo tras un dura jornada de trabajo o un día agotador.
  • Dolores en caso de golpes o contusiones: es excelente para reducir la inflamación, disminuir el dolor en la zona golpeada y prevenir la aparición de hematomas o chichones.
  • Esguinces y luxaciones: el gel de árnica es un magnífico producto para los deportistas, pues además de combatir el dolor en caso de esguinces, luxaciones y otras lesiones, ayuda a acelerar la recuperación del paciente.
  • Molestias provocadas por el síndrome del túnel carpiano: el gel de árnica es muy bueno para tratar los síntomas de este padecimiento cada vez mas común, como los dolores en la muñeca y el antebrazo, y los calambres y la sensación de hormigueo en los dedos.
  • Moretones: el gel de árnica estimula el flujo sanguíneo y, por este motivo, es un producto recomendado para tratar los hematomas y acelerar su desaparición.
  • Ampollas: en el caso de ampollas no abiertas, el gel de árnica puede ayudar a combatir la inflamación, prevenir infecciones y disminuir el dolor.
  • Artritis reumatoide: esta enfermedad que provoca la inflamación de las articulaciones puede ser aliviada con el gél de árnica, pues permite reducir sus síntomas como rigidez, dolor, hinchazón y hormigueo.
  • Estrías post embarazo: es un producto también eficaz para combatir aquellas estrías que han aparecido debido al embarazo y mejorar el tono de la piel.
Para qué sirve el gel de árnica - Propiedades del gel de árnica

Cómo usar el gel de árnica

El gel de árnica no es nada graso, sino que es muy ligero y al aplicarlo sobre la piel, se absorbe con muchísima facilidad. Para utilizarlo a modo externo y reducir las molestias, se debe aplicar una cantidad generosa sobre la zona afectada y se debe dejar secar al aire libre, esperando a que la piel lo absorba por completo. Es importante no hacer uso de este gel en el rostro.

Algunas de las recomendaciones que debes tener en cuenta a la hora de usarlo son las siguientes:

  • Aplicarlo unas 2 o 3 veces al día sobre el área dolorida haciendo masajes suaves y circulares sin presionar ni realizar movimientos bruscos.
  • En ningún caso se debe aplicar sobre aquellas heridas abiertas.
  • Es fundamental lavarse bien las manos justo antes y después de utilizarlo.
  • No se debe usar en niños menores de 10 años de edad.
  • Tampoco se debe aplicar el gel de árnica sobre la piel irritada y es esencial que no entre en contacto con los ojos y las mucosas.

Además del gel de árnica, también puedes aprovechar los beneficios de esta planta a través de su aceite. Para más detalles, te recomendamos que consultes el artículo Cuáles son las propiedades del aceite de árnica.

Para qué sirve el gel de árnica - Cómo usar el gel de árnica

Contraindicaciones del gel de árnica

El gel de árnica únicamente debe utilizarse externamente aplicado sobre la piel, y antes de utilizarlo es importante asegurarse de que no será contraproducente para nuestra salud. Como hemos apuntado anteriormente, no se debe aplicar en niños menores de 10 años y su uso tampoco está aconsejado en mujeres embarazadas o aquellas que se encuentran en el periodo de lactancia.

Por otro lado, aquellas personas que tienen la piel extremadamente sensible deben ser muy cuidadosas, pues el producto podría llegar a ocasionarles la aparición de dermatitis o ampollas. Consulta con tu médico o farmacéutico antes cualquier duda que tengas al respecto.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Para qué sirve el gel de árnica, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Medicinas y suplementos .

Escribir comentario sobre Para qué sirve el gel de árnica

¿Qué te ha parecido el artículo?

Para qué sirve el gel de árnica
1 de 3
Para qué sirve el gel de árnica

Volver arriba