Compartir

¿La sal engorda?

 
Por Erika Palma. 27 mayo 2020
¿La sal engorda?

La sal es utilizada, principalmente, por el sabor que aporta a las comidas, no por sus efectos saludables para el organismo. Una de las afirmaciones más extendidas sobre ella es que la sal engorda, pero ¿es un mito o una realidad?

En el siguiente artículo de unCOMO, te contamos qué hay de cierto en aquello de que la sal engorda, por qué está tan extendida esta afirmación y algunos consejos que te ayudarán a comer sin sal sustituyéndola por otros aderezos. ¡Toma nota!

También te puede interesar: Cómo comer bajo en sal

¿La sal engorda?: mito o realidad

Está muy extendida la creencia de que la sal engorda, pero... ¿la sal engorda o retiene líquidos? En el caso de la sal, estamos tratando con un falso mito ya que la sal no engorda sino que produce retención de líquidos en el cuerpo. Esto hace que, visualmente, parezca que tenemos más volumen o que hemos engordado.

Además de provocar retención de líquidos, también aumenta la tensión arterial, por lo que es un condimento que deberíamos reducir al máximo de la dieta. Algunos expertos han recomendado en alguna ocasión el consumo de sal para proporcionar sodio al cuerpo, pero muchos alimentos incluyen en su composición un nivel de sodio beneficioso para el cuerpo, por lo que no es necesario aumentar el consumo de sal en las comidas.

Otro mito común es la creencia de que la sal sube el colesterol, pero no lo hace. Este mito se origina del hecho de que la mayoría de las comidas que contienen grasas saturadas y trans, las cuales son perjudiciales para el colesterol, suelen tener también altos niveles de sal.

¿La sal engorda? - ¿La sal engorda?: mito o realidad

Por qué la sal engorda

El motivo de que la sal engorde o produzca ese efecto es porque, cuando consumimos mucha sal en una comida, aumenta la proporción de sodio en el organismo. Con el fin de contrarrestar este efecto, el cuerpo retiene agua para diluir el sodio acumulado.

Debido a la retención de líquidos, el riego sanguíneo se ve perjudicado. Esto puede contribuir a la aparición de celulitis, varices o bolsas y ojeras en los ojos. Es por eso que se suele afirmar que la sal engorda la cara, debido a las bolsas e hinchazón que se producen en la zona.

Si crees que estás reteniendo líquidos, en nuestro artículo Cómo eliminar la retención de líquidos en el abdomen te damos los mejores tips y remedios caseros diuréticos para olvidarte de la hinchazón en el cuerpo y en la cara.

¿Otros tipos de sal engordan?

Ahora bien, existen muchos tipos de sal y algunos son más saludables que otros. Veamos ahora en qué se diferencian los distintos tipos de sal y cuál es más recomendable tomar si no queremos engordar o sufrir de otros problemas de salud.

Sal de mesa

La sal de mesa, sal común o sal fina es una de las más utilizadas en la vida diaria para cocinar. Contiene un 95% de cloruro sódico y es, quizá, la menos recomendable, ya que existen otro tipo de sales que son más saludables por su composición o sus propiedades hipotónicas (no causan retención de líquidos).

Sal marina sin refinar

Este tipo de sal se obtiene de la evaporación del agua de mar. Su composición es a base de yodo, sodio, flúor y cloro, entre otros aditivos. Su diferencia con la sal de mesa es que la marina contiene minerales como potasio, magnesio, hierro, zinc, entre otros.

Aunque no es recomendable abusar de ella, sí es un poco más saludable que la sal común. Además, puedes usarla para otros tratamientos de belleza. Descubre Cómo eliminar la celulitis con sal marina en el enlace.

Sal yodada

Es una sal común enriquecida artificialmente con yodo. El yodo es un mineral muy beneficioso para el organismo que no aporta sabor a la sal y que contribuye a la regulación del metabolismo energético, la producción de hormonas tiroideas y la protección del sistema nervioso.

Si se va a tomar sal, se recomienda tomar sal yodada o sal marina en lugar de la sal común o de mesa.

Flor de sal

Se trata de un tipo de sal que se obtiene de forma artesanal de las salinas marinas. Se trata de una sal hipotónica, es decir, no causa retención de líquidos, por lo que es un tipo de sal que puede ser consumida sin que notemos esta tendencia a engordar o a hincharnos que notamos con otro tipo de sal. Puedes hacer flor de sal en casa siguiendo nuestros pasos en Cómo hacer flor de sal.

Sal del Himalaya

Esta sal, originaria de Pakistán, se ha popularizado en los últimos años debido al valor nutricional que se le ha atribuido. Contiene alrededor de 80 oligoelementos y minerales por lo que es beneficiosa para el funcionamiento del organismo. En cuanto a si engorda o no, no se ha demostrado que tenga capacidad hipotónica como la flor de sal.

Conoce aquí con más detalle todas las Propiedades y beneficios de la sal del Himalaya.

¿La sal engorda? - ¿Otros tipos de sal engordan?

Cómo comer sin sal

Comer sin sal no es agradable si no la sustituyes por algo que aporte sabor a tus platos. En ocasiones, no queda más remedio que quitar la sal por cuestiones médicas, en otras te darás cuenta de que dejar de comer sal adelgaza, pues dejarás de sentirte tan hinchado. Si crees que no puedes acostumbrarte a comer sin sal, echa un vistazo a estas opciones con las que sustituir la sal en las comidas.

  • Limón: si añades unas gotas de limón, sobre todo a carnes o pescados, no notarás la ausencia de sal. Además, el limón aportará una dosis extra de vitamina C a tus platos.
  • Menta: en el caso de caldos, cremas o sopas, puedes añadir a la cocción unas hojas de menta que aportarán un toque fresco a la receta.
  • Curry: añadir curry en polvo a tus platos es otra de las opciones para evitar la sal. El curry es una especia que proporciona un toque exótico y que es muy beneficiosa para la digestión, ya que reduce los cólicos.
  • Ajo y perejil: si aún no lo hacías, este es el mejor momento para aderezar tus platos con ajo y perejil. Es una mezcla que combina a la perfección con cualquier alimento y tipo de cocción, aunque te la recomendamos para aliñar carnes y pescados. El perejil, además, cuenta con propiedades diuréticas y el ajo es bueno para eliminar las bacterias dañinas para el intestino.
  • Nuez moscada: otra especia que se puede utilizar en sustitución de la sal es la nuez moscada, un condimento beneficioso para controlar los niveles de colesterol en sangre. Te recomendamos rallarla en el momento de utilizarla y añadirla al final de la cocción para que no pierda propiedades y no se reduzca su olor y sabor.
  • Hierbas provenzales: las hierbas aromáticas son otra de las opciones más versátiles en la cocina, ya que sirven para aderezar carnes, salteados de verduras, pescados o guisos. Cocinar con hierbas provenzales como orégano, romero, tomillo, albahaca o romero beneficiará también a tu organismo gracias a sus propiedades antisépticas, carminativas y antioxidantes.
  • Vinagreta agridulce:si eres incapaz de comer una ensalada que no lleve sal, te proponemos esta sencilla vinagreta agridulce: mezcla en un recipiente zumo de limón, naranja, una cucharada de vinagre de vino, una cucharadita de miel y dos cucharadas de aceite de oliva. Mezcla bien y obtendrás un aliño muy sabroso para aderezar tus ensaladas.
  • Reduce o elimina el consumo de platos precocinados y conservas.
  • Elimina el consumo de snacks salados y reduce el uso de salsas como soja o ketchup.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿La sal engorda?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Vida saludable.

Escribir comentario sobre ¿La sal engorda?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿La sal engorda?
1 de 3
¿La sal engorda?

Volver arriba