Compartir

La astenia primaveral en niños

Por miOTRAfarmacia.com. Actualizado: 2 octubre 2019
La astenia primaveral en niños

Aunque quizás no los pensábamos pero está comprobado que la astenia de primavera o cansancio primaveral también afecta a los más pequeños. Los síntomas más comunes que se pueden presentar son cansancio, irritabilidad, problemas para dormir, falta de apetito, dificultad para permanecer atento y concentrarse. Si detectas estos síntomas en tu hijo, no te preocupes, en unos días estará mejor. Esta alteración puede agravarse si va acompañada de algún otro problema de salud o el “peque” está pasando por un periodo especial en el que tiene que hacer un sobre-esfuerzo. Por eso se suele distinguir entre dos tipos de astenia:

  • Astenia funcional: relacionada con el estado psicológico del niño, como puede ser ansiedad por llegada de exámenes, problemas con los amigos, familiares…
  • Astenia Orgánica: cuando el origen es de tipo físico. Como por ejemplo anemia, brote de alergia, alguna infección, dormir mal…
También te puede interesar: Cuándo salen los dientes a los niños
Pasos a seguir:
1

Tomar el sol: es importante que tu hijo esté expuesto a la luz del sol para que se adapte lo antes posible al cambio. Es necesario aplicar protección solar antes de salir de casa si permanecerá expuesto al sol.

La astenia primaveral en niños - Paso 1
2

Que no deje de jugar: Aunque en algunos momentos esté cansado es bueno a animarle a realizar algún deporte y jugar con los amigos para favorecer la segregación de endorfinas en el cerebro.

3

Dormir las horas necesarias: si el niño no descansa las horas necesarias por la noche los síntomas de la astenia se acentúan. Según recomienda la OMS (Organización Mundial de la Salud) hasta los 13 años es recomendable que duerman 11 horas diarias aproximadamente.

La astenia primaveral en niños - Paso 3
4

Aporte de complejos vitamínicos: aunque en algunos casos es recomendable durante todo el año en esta época es aún más necesario para contrarrestar la fatiga y falta de apetito. En todos los casos es necesario que sea asesorado por un profesional sanitario.

5

Buena alimentación que aporte energía: rica en hidratos de carbono (cereales sin azúcares añadidos, tostadas o frutos secos), proteínas (leche, yogur,..) y fruta. El aporte de energía se debe mantener todo el día por lo que es recomendable comer algo al mediodía y por la tarde.

6

Intentar reducir las grasas saturadas: que se encuentran en bollos o embutidos muy grasos. Estos alimentos pueden aportar un efecto de rápida activación pero al rato notarán un “bajón” muy típico de la astenia primaveral.

7

Beber agua de manera constante: la hidratación es muy necesaria y se debe beber de manera constante líquidos que aporten al niño hidratación: agua, zumos naturales,...

8

Darle cariño: es muy importante que hables con tu hijo y que se sienta querido así ayudas a que no se sienta frustrado y tener mejor ánimo.

9

Aportar minerales y energía con el chocolate: es raro que no guste a un niño y cuanto más puro mayor es el aporte de energía. En algunos momentos no le presiones: el ritmo diario que llevamos los mayores no es entendido en muchos casos por los más pequeños. Es mejor no trasladar el nivel de estrés que tenemos en nuestra vida diaria y en algunos momentos será necesario ceder y no forzar al más pequeño.

10

Mucho ánimo y seguir disfrutando de vuestros tesoros porque estamos convencidos que haréis lo mejor para vuestros peques!! Apartarlos de la astenia o cansancio primaveral.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a La astenia primaveral en niños, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Escribir comentario sobre La astenia primaveral en niños

¿Qué te ha parecido el artículo?

La astenia primaveral en niños
1 de 3
La astenia primaveral en niños

Volver arriba