Glucosamina: qué es, para qué sirve, beneficios y dosis

Glucosamina: qué es, para qué sirve, beneficios y dosis

El déficit de glucosamina es mucho más frecuente de lo que te puedes imaginar. Si después de un duro entrenamiento o un largo periodo de tiempo corriendo o haciendo ejercicio has notado que tus codos, rodillas o espalda te molestan, posiblemente sufras un déficit de glucosamina.

Normalmente, la glucosamina va disminuyendo con los años, lo que puede provocar dolores molestos, rigidez, inflamación e inmovilidad en las articulaciones, por lo que es muy importante prestarle especial atención y no pasar por alto sus síntomas. Otra recomendación a tener en cuenta, es acudir al médico si sientes estas molestias de forma constante para que el profesional pueda examinarte bien y administrarte el tratamiento más adecuado. Muy a menudo, el tratamiento consiste, parcialmente, en tomar algún suplemento para impedir que los síntomas empeoren y lograr que las molestias cesen.

Este artículo de unCOMO trata sobre la Glucosamina: qué es, para qué sirve, beneficios y dosis, así que si sospechas que puedes sufrir este déficit o quieres saber más sobre este tema, no te pierdas la información que te facilitamos a continuación.

Qué es y para qué sirve la glucosamina

Las articulaciones, como ya sabrás, poseen un fluido que las rodea y las protege. Este líquido, que contiene nutrientes esenciales, recibe el nombre de glucosamina, que está situada en los cartílagos y tiene la función de mantener las articulaciones sanas.

Los crustáceos y los artrópodos son la fuente principal de donde se extrae la glucosamina (cangrejos, langostas, camarones...) que, aunque se encuentra en nuestro organismo de forma natural, a veces requiere ser ingerida a través de suplementos para mejorar la salud de nuestros huesos.

Beneficios de la glucosamina

La glucosamina contiene una gran variedad de beneficios de los cuales puedes aprovecharte para mantener una salud óptima:

  • Mantiene las articulaciones en buen estado, reforzándolas y protegiéndolas.
  • Reduce los síntomas de la osteoporosis.
  • Mantiene y mejora la movilidad de tus articulaciones.
  • Ayuda a las articulaciones aportando un hidrolizado de colágeno.
  • Proporciona elasticidad a las articulaciones.
  • Ayuda a mejorar los síntomas de la artrosis.[1]
  • Combate la artritis reumatoide y la gota.
  • Si posees osteoartritis, este suplemento puede ayudarte a reducir el dolor y las molestias.[2]

Sin embargo, debes tener en cuenta que los niños y las embarazadas no pueden tomar glucosamina. De igual manera, si eres diabético, alérgico al marisco o posees la tensión alta, también debes consultar tu caso con el médico para que te diga si eres apto para tomar este suplemento.

Dosis recomendadas de glucosamina

Este suplemento es muy fácil de tomar pero, aún así, es importante leer el prospecto de los suplementos, ya que existen distintos tipos de glucosamina. Normalmente, estos suplementos deben tomarse de 1 a 3 veces al día junto a las comidas principales (desayuno, comida y cena) pero, desde unCOMO te aconsejamos que consultes previamente con tu médico para que él te informe de la cantidad más adecuada para ti.

Según las investigaciones realizadas sobre este suplemento, la dosis recomendada es:

  • Para mayores de 18 años: o 500 miligramos de sulfato de glucosamina oral, 3 veces al día durante de 300 a 90 días o bien una sola dosis diaria de 1500 miligramos.
  • Para menores de 18 años: no se recomienda su administración, ya que no se ha comprobado si su uso es seguro.

Alimentos con glucosamina

No existe una fuente natural de alimentos que contengan glucosamina, aunque los suplementos de esta sustancia se fabriquen a partir de capas externas del marisco. No obstante, los alimentos que vamos a mencionar a continuación podrían ayudarte a aumentar la glucosamina de tu cuerpo:

  • Puedes ingerir glucosamina a través del exoesqueleto de los crustáceos. Puedes intentar molerlos a fondo y añadirlos a sopas, guisos, etc.
  • Varias partes cartilaginosas de los animales contienen glucosamina. Puede obtener este nutriente, también a través de embutidos y carnes tradicionales campesinas, así como a través del queso de cabeza de cerdo. Estas menudencias cartilaginosas, a menudo se aprovechan para hacer estofados, sopas, etc.
  • Debido a que cualquier comida con cartílagos o huesos se considera una fuente rica en glucosamina, los platos como la sopa de conejo, cerdo o pollo pueden aportarte este suplemento.
  • La médula ósea de los cuellos de las aves contienen, también, un alto contenido en glucosamina.

Si esta información te ha resultado interesante, no te pierdas los siguientes artículos:

  • Cómo aumentar el calcio en los huesos de forma natural
  • Remedios caseros para el dolor de huesos

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Glucosamina: qué es, para qué sirve, beneficios y dosis, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Medicinas y suplementos .

Referencias
  1. Santos, F. A., Ochoa, D., & García, A. G. (2011). Actualización de la eficacia de condroitín sulfato y sulfato de glucosamina en el tratamiento de la artrosis. Actualidad en farmacología y terapéutica, 9(2), 97-108.
  2. da Camara, C. C., & Dowless, G. V. (1998). Glucosamine sulfate for osteoarthritis. Annals of Pharmacotherapy, 32(5), 580-587.