Compartir

¿Es malo sentarse con las piernas cruzadas? - Aquí la respuesta

 
Por Carla Martínez Dantí. Actualizado: 16 enero 2017
¿Es malo sentarse con las piernas cruzadas? - Aquí la respuesta

¿Cuando te sientas, cómo lo haces? Si nunca te lo habías planteado, es el momento de empezar a hacerlo. Fíjate en la postura que adoptas y quizás así eres capaz de entender el origen de alguna de tus dolencias. Aunque aparentemente parezca cómodo sentarse con las piernas cruzadas, puede que al cabo del rato sientas que no encuentras la postura correcta, lo que te hace estar más inquieto que de costumbre.

Si pasas la mayor parte del tiempo sentado, este artículo es perfecto para ti. En unComo.com queremos ayudarte a mejorar tu higiene postural y a tomar las medidas adecuadas para poder corregir las malas posturas dañinas para tu salud. ¿Es malo sentarse con las piernas cruzadas? ¡Aquí la respuesta!

También te puede interesar: Causas y tratamiento de las piernas arqueadas

Higiene postural: ¿qué es?

Hablamos de higiene postural cuando señalamos o llevamos a cabo las medidas necesarias para movernos o adoptar buenas posturas. Mantener este tipo de higiene, igual que haríamos con cualquier otra parte de nuestro cuerpo, es importante ya que así nos aseguraremos que nuestros huesos y músculos no sufren por colocarse de manera inadecuada, aunque a priori no seamos conscientes de ello.

La higiene postural debe ser aplicada en cualquier área de movimiento de nuestra vida. Desde levantarnos de la cama o el sofá, hasta sentarnos correctamente en nuestra jornada laboral o estudiantil o incluso realizando tareas simples. El buen posicionamiento de nuestro cuerpo sentándose correctamente, como veremos a continuación, favorecerá que mantengamos nuestro equilibrio corporal y contribuirá a la salud de nuestro sistema muscular y óseo.

¿Es malo sentarse con las piernas cruzadas? - Aquí la respuesta - Higiene postural: ¿qué es?

Sentarse con piernas cruzadas

A la pregunta que nos planteamos al principio, la respuesta es: Sí es malo sentarse con las piernas cruzadas. Aunque no solemos darle importancia, cuando cruzamos las piernas nuestro cuerpo sufre, ya que al hacerlo estamos desequilibrando el cuerpo, ya que ejercemos más peso sobre un costado de nuestro cuerpo. El hecho no es ninguna tontería: si cruzamos la pierna izquierda sobre la derecha, estaremos apoyando más peso sobre este costado y elevando nuestra cadera derecha aplastando la izquierda.

Esta mala postura, además, puede provocar una descompensación en la columna vertebral, lo que contribuye a tensar nuestros músculos para poder combatir la mala posición que ha adoptado nuestro cuerpo y volver al equilibrio. Si la mala postura se toma como un hábito puede llegar a provocar la llamada hipertrofia muscular, aumentando la masa muscular y la fuerza de dicha zona.

Pero si por algo es poco beneficioso sentarse con las piernas cruzadas es por la mala circulación sanguínea que desencadena. Mantenerse durante un largo rato en esta posición puede dificultar el retorno venoso y, como consecuencia, puede facilitar la aparición de varices.

Si bien existen sensaciones temporales manteniendo las piernas cruzadas, como hormigueo o sensación de músculos adormecidos, es cierto que este hábito puede ser perjudicial para nuestra salud, dado que se pueden desarrollar patologías como la parálisis del nervio peroneo, que dificulta el levantamiento de la parte delantera del pie. Pero si por algo es malo sentarse con las piernas cruzadas es por el aumento de la presión sanguínea.

¿Te has fijado alguna vez que cuando tu médico te toma la tensión te pide que descruces las piernas? Colocar una pierna encima de la otra provoca que la sangre vaya hacía el tórax, es decir, que el corazón bombea más sangre. Además, el movimiento de las articulaciones también aumenta la resistencia de la sangre al pasar por los vasos sanguíneos, lo cual no ocurre si las piernas se cruzan a la altura de los tobillos, dado que la presión muscular es menor.

En definitiva, aunque parezca algo inofensivo y, para muchos, resulte un gesto completamente automático e inconsciente, debes saber que tomar el hábito de sentarse con las piernas cruzadas puede generar problemas para la salud a medio o largo plazo. Aunque parezca un movimiento natural, no deja de ser una posición forzada que altera tanto el buen funcionamiento de articulaciones y músculos, como el sistema circulatorio.

¿Es malo sentarse con las piernas cruzadas? - Aquí la respuesta - Sentarse con piernas cruzadas

Consecuencias de cruzar las piernas

Aunque ya hemos hablado a groso modo de los peligros o perjuicios para nuestra salud cuando nos sentamos con las piernas cruzadas, es importante mirar al detalle las consecuencias que esta postura puede ocasionar en nuestro organismo.

Generalmente al cruzar las piernas la persona siente una sensación de bienestar, aunque es falsa. Si no, observa cómo vas cambiando de posición continuamente. Al no ser natural, no soportamos la misma posición durante mucho tiempo y repetimos el movimiento de cruzar y descruzar una y otra vez. La principal consecuencia de todo ello, es que, al estar sentado, la musculatura se relaja y deja de proteger la zona, cuando debería estar contraída.

Es por ello, que la pelvis se sobrecarga y que el leve desplazamiento del muslo provoque un espacio entre la cabeza del fémur y el acetábulo, lo cual contribuye a que la articulación salga de su eje común. Todo ello, simplemente por la fuerza que se ejerce sobre la pelvis manteniendo dicha postura y, no solo eso, sino que al volver a una posición normal, la musculatura debe recuperarse y reactivarse de manera progresiva y relajada, aunque generalmente no le damos ese margen. Consecuencia: dolor y tensión articular, piernas desniveladas y problemas de cadera.

Como ya habíamos apuntado, los problemas de circulación pueden suponer un gran contratiempo si cogemos el hábito de sentarnos con las piernas cruzadas. Algunas de las arterias más importantes pasan por las piernas y cruzar las piernas puede dificultar el suministro sanguíneo por esta zona, ya que los músculos obstruyen los vasos sanguíneos y dificultan que el flujo acumulado en las venas retorne adecuadamente al corazón.

Los problemas de varices o de circulación no son las únicas consecuencias que podemos padecer al cruzar las piernas. Existen otras afecciones que pueden aparecer a largo plazo como dolor de pecho, problemas respiratorios, coágulos sanguíneos internos, inflamación y dolor de las piernas o, incluso, pérdida del conocimiento. Todos estos síntomas pueden ser consecuencias de estar padeciendo un trombo, así que hay que tener sumo cuidado con los problemas de circulación que puede ocasionar sentarse con las piernas cruzadas habitualmente.

Por último, debemos hablar de una de las grandes afectadas cuando cruzamos las piernas al sentarnos: la espalda. Ya hemos apuntado a la mala higiene postural que se adopta cuando recurres a esta postura, pero los efectos sobre la espalda y la columna pueden ser mayores y más problemáticos si no pones remedio, ya que la zona carga mayor peso que tiene que distribuir de forma desconocida. La columna sufre por aguantar la carga desequilibrada, lo cual puede derivar en graves problemas de espalda a largo plazo.

Si pasas muchas horas sentado en delante de un ordenador, te recomendamos este vídeo de unComo en el que verás cómo tener una buena postura delante del ordenador.

Cómo evitar las malas posturas

Si con todo esto todavía no lo tienes claro, te repetimos que SÍ, sentarse con las piernas cruzadas puede ser perjudicial para nuestra salud. Por ello es importante que aprendas a evitar las malas posturas recurrentes al estar sentado.

Principalmente, debes empezar a ser consciente de las consecuencias que puede conllevar continuar con este mal hábito. Recuerda que no es una postura natural y que estamos forzando el sistema. Cuando seas consciente de que tienes una mala postura, es importante rectificar cuanto antes, mantener la espalda erguida para eliminar la sobrecarga y la tensión. Las sillas con respaldo nos ayudarán a sentarnos rectos.

Sentarse correctamente pasa por apoyar ambos pies en el suelo, de este modo distribuirás el peso correctamente sin generar presión añadida sobre la pelvis, evitando así su desviación. El uso de reposapiés nos ayudarán a elevar mínimamente las piernas para que descansen mejor, lo cual evitará que las crucemos.

Recuerda que mantener la higiene postural y evitar cruzar las piernas nos ayudará a reducir los peligros que puede suponer sentarse mal para nuestra salud.

Ahora que ya conoces la respuesta a si es malo sentarse con las piernas cruzadas, puede que te interese este artículo de unComo en el que aprenderás cómo mejorar la postura para, así, tener un mejor cuidado de tu cuerpo.

¿Es malo sentarse con las piernas cruzadas? - Aquí la respuesta - Cómo evitar las malas posturas

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es malo sentarse con las piernas cruzadas? - Aquí la respuesta, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Escribir comentario sobre ¿Es malo sentarse con las piernas cruzadas? - Aquí la respuesta

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Es malo sentarse con las piernas cruzadas? - Aquí la respuesta
1 de 4
¿Es malo sentarse con las piernas cruzadas? - Aquí la respuesta

Volver arriba