Compartir

Cómo usar un baño turco o hammam

Por Piscinas.com. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo usar un baño turco o hammam

El baño turco o hammam es una variante húmeda de una sauna, en la que este calor húmedo se suministra con vapor de agua. Es por esto que se suda menos que mediante el sistema tradicional de sauna. Los beneficios del baño húmedo de vapor son la eliminación de toxinas y grasas, la mejora de la circulación sanguínea, así como también cuenta con propiedades relajantes. Antiguamente, y especialmente en los países orientales, los hammam eran edificios que contaban además con una función social por el hecho de servir como centro de reunión. Para que tú también puedas aprovechar sus ventajas, en unComo te explicamos cómo usar un baño turco o hammam.

También te puede interesar: Cuáles son los beneficios del baño turco
Pasos a seguir:
1

En primer lugar, debemos saber que en los baños turcos o hammam la temperatura no es uniforme, sino que oscila entre los 25 y los 50 grados según la altura (en el suelo 20-25 grados, a metro y medio unos 40 grados y otros 50 grados a la altura de la cabeza).

2

Asimismo, la humedad relativa es del 99%, por lo que el ambiente está saturado de vapor de agua y, a diferencia de la sauna seca, se impide el proceso de sudoración.

3

Actualmente, el calor se genera a partir de agua caliente que circula a través de tuberías ubicadas en las paredes de la sala. En la Antigüedad, el hammam o baño turco era un edificio que contaba con diversas salas de calor, preparadas a distintas temperaturas.

4

De la misma forma que en la sauna seca, los baños turcos se alternan con baños de agua fría y en los centros especializados, se suelen introducir sesiones de masaje para conseguir un efecto más relajante. Para la instalación de un hammam, te recomendamos que lo consultes con especialistas.

5

En caso de acudir a un baño turco o hammam público, deberás consultar las normas y restricciones de uso, es decir, si se permite el uso de trajes de baño, si es necesario el uso de zapatillas, si se incluyen las toallas, etc.

6

Antes y después de hacer uso del hammam o baño turco, es necesario hidratarnos correctamente, es decir, ingerir mucha agua y otros líquidos para compensar la pérdida de agua que va a producirse.

7

A la hora de usar un hammam o baño turco, las personas con hipertensión, trastornos circulatorios o enfermedades cardiovasculares deberán consultarlo con su médico. Asimismo, cabe destacar que al principio puede sentirse sensación de agobio, por el hecho de respirar aire tan saturado de vapor de agua, deberemos esperar a que nuestro organismo se acostumbre.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo usar un baño turco o hammam, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Escribir comentario sobre Cómo usar un baño turco o hammam

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Zera
Cuánto tiempo es recomendable estar en el baño?
Ana
interesante artículo, pero hay que matizar que en Al Ándalus, en la península Ibérica, cuando llegaron los árabes en el siglo VIII por tarifa, se encontraron las Termas Romanas que eran de inmersión en agua, y ellos traían lo que tradicionalmente se conocía como el baño de vapor: lo fusionaron y en Al Ándalus se dió el Hammam con agua y vapor. Recomiendo uno que hay en Málaga en la Plaza de los Mártires, es impresionante la decoración y la ambientación de la Málaga Nazarí del Siglo XIV.

Cómo usar un baño turco o hammam
Cómo usar un baño turco o hammam

Volver arriba