Compartir

Cómo tratar la vigorexia

Por Marta Vicente. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo tratar la vigorexia

La vigorexia es un trastorno mental en el cual afectado presenta una obsesión por su estado físico, concretamente por desarrollar un cuerpo musculoso y atlético. La visión distorsionada que se tiene de sí mismo, viéndose como una persona débil o muy delgada, le lleva a a tener una necesidad compulsiva de hacer ejercicio físico y ejercitarse duramente durante muchas horas al día. Además, se preocupa excesivamente por las dietas y muchos incluyen el consumo de anabolizantes para potenciar el desarrollo muscular. En aquellos casos de mayor gravedad, se produce aislamiento y se alejan por completo de su entorno familiar y social. Para saber más acerca de esta enfermedad, presta atención a este artículo de unComo en el que te explicamos cómo tratar la vigorexia.

También te puede interesar: Cuáles son los síntomas de la vigorexia
Pasos a seguir:
1

La vigorexia es un trastorno mental mucho más frecuente en hombres (representan casi el 80% de los casos) que en mujeres, pues los primeros sufren una mayor presión social por desarrollar sus músculos y lucir un cuerpo más grande y definido. Está relacionado con el trastorno obsesivo compulsivo y se ha comprobado que las personas que lo padecen suelen experimentar problemas de falta de autoestima, tienden a la introversión o timidez, son perfeccionistas e inmaduras, han sufrido intimidación o burlas en el periodo escolar, o han crecido en un ambiente familiar mal estructurado o con falta de armonía.

Además de estos factores, conviene señalar que la vigorexia es un trastorno que ha ido en aumento en las últimas décadas, en gran parte, por los esteorotipos de belleza que se han impuesto en la sociedad. En esto, los medios de comunicación tienen mucho que ver, y es que a menudo muestran imágenes de personas muy atléticas y con cuerpos musculosos como modelos a seguir, lo cual se aleja bastante de la realidad.

Por otro lado, las últimas investigaciones neuropsicológicas han demostrado que las personas que sufren vigorexia presentan ciertas alteraciones bioquímicas a nivel cerebral, manifestando concretamente variaciones en los niveles de serotonina, un neurotransmisor muy vinculado al estado de ánimo.

Cómo tratar la vigorexia - Paso 1
2

Las personas con este trastorno tienen una preocupación obsesiva por su forma física, sufren una distorsión de su imagen viéndose continuamente débiles y enclenques, lo que les lleva a someterse a duros programas de entrenamiento y a tener una necesidad obsesiva de hacer ejercicio para agrandar su musculatura. Podemos decir que los síntomas de la vigorexia más comunes son los siguientes:

  • Distorsión de la propia imagen corporal: una persona vigoréxica por muy musculada que esté, siempre se verá a sí mismo como alguien delgado, débil o poco tonificado.
  • Necesidad obsesiva y compulsiva de realizar ejercicio, hasta el punto de convertir la práctica de actividad física en el motor de su vida.
  • Obsesión con el culto al cuerpo.
  • Baja autoestima.
  • Seguir dietas hiperproteicas, altas en carbohidratos y bajas en grasa, con el objetivo de aumentar la masa muscular. A menudo, incluyen el consumo de productos anabólicos y esteroides.
  • Control continuo del peso corporal y comparación con otras personas que realizan fisioculturismo.
  • Aislamiento social.

Esta enfermedad evoluciona hasta un cuando obsesivo compulsivo cuando la persona vigoréxica, tiene grandes sentimientos de fracaso, abandona por completo sus actividades diarias, se aleja de su entorno familiar y social y se encierra en un gimnasio a todas horas.

Cómo tratar la vigorexia - Paso 2
3

Para poder tratar la vigorexia y conseguir que el afectado supere dicho trastorno, en primer lugar es fundamental que este reconozca que lo padece y que requiere de ayuda profesional. Y es que en muchos casos, los vigoréxicos no se consideran a sí mismos como personas enfermas y cuando se solicita el tratamiento, esta condición ya ha avanzado muchísimo o ha derivado en un trastorno obsesivo compulsivo, en anorexia o bulimia.

Es por este motivo, por el que es tan importante que el enfermo cuente con el apoyo familiar y de su entorno en todo momento, pues en la mayoría de ocasiones son los únicos que pueden conseguir que el afectado acceda a tratarse y ponerse en manos de los especialistas adecuados. Además, serán una pieza fundamental durante todo el proceso de recuperación y pueden acelerar la mejoría del paciente.

Cómo tratar la vigorexia - Paso 3
4

El tratamiento de la vigorexia consiste en la combinación de una terapia psicológica, farmacológica y nutricional. Lo más importante es que el vigoréxico reciba una atención psicológica y psiquiátrica adecuada con el fin de modificar su conducta obsesiva y conseguir que cambie todos los pensamientos y sentimientos negativos que tiene sobre su cuerpo e imagen física. Generalmente, los principales objetivos de este tipo de terapia son los siguientes:

  • Lograr que el afectado modifique la percepción que tiene de sí mismo, llegando a tener una imagen realista sobre su cuerpo.
  • Tratar la baja autoestima para reforzarla.
  • Superar las obsesiones, consiguiendo que la persona vuelva a recuperar la normalidad de su vida.
  • Combatir el perfeccionismo.
  • Mejorar el estado de ánimo.
  • Conseguir que el afectado tenga otros intereses, para que todo su tiempo no se reduzca a únicamente a la práctica de actividad física.
  • Mejorar las relaciones personales y sociales del afectado.
Cómo tratar la vigorexia - Paso 4
5

Además del tratamiento psicológico anterior, es posible que este se tenga que alternar con el consumo de ciertos fármacos. Se pueden recetar los llamados inhibidores de recaptación de serotonina para ayudar al paciente a controlar y superar aquellos síntomas obsesivos-compulsivos, o los denominados inhibidores selectivos, que permitirán disminuir los síntomas dismórficos.

Por otro lado, los especialistas también darán nuevas pautas de alimentación a la persona que sufre vigorexia, con el objetivo de que deje las dietas poco saludables a un lado, y se iniciará un tratamiento paralelo para la anorexia o la bulimia, en el caso de que se padezca alguno de estos trastornos alimenticios.

Cómo tratar la vigorexia - Paso 5
6

Es importante tener en cuenta que la vigorexia es un trastorno que debe tratarse cuanto antes, pues puede suponer graves complicaciones para la salud del afectado. Tanto el consumo de hormonas y anabolizantes, como una práctica excesiva de ejercicio o el seguimiento de dietas estrictas y desequilibradas, pueden poner en riesgo su salud tanto a nivel físico como mental. Es posible que se sufran lesiones musculares, articulares, óseas, enfermedades renales o hepáticas, problemas cardíacos, afecciones de la piel como acné, problemas sexuales, cambios en la voz, alteraciones en el estado de ánimo, depresión, entre otros.

Cómo tratar la vigorexia - Paso 6

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo tratar la vigorexia, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud mental.

Escribir comentario sobre Cómo tratar la vigorexia

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo tratar la vigorexia
1 de 7
Cómo tratar la vigorexia

Volver arriba