Cómo tratar la inflamación del codo

Cómo tratar la inflamación del codo

Los problemas más frecuentes del codo son: epicondilitiso codo de tenista, epitrocleítis o codo del golfista y bursitis olecraneana. La bursitis olecraneana es una inflamación a nivel del codo por causa de un traumatismo único moderado o varios microtraumatismos por excesivo apoyo del codo. Después de ser diagnosticado con esta patología, le brindamos una serie de recomendaciones a seguir para su tratamiento.

Necesitarás:
Pasos a seguir:
1

La primera medida terapéutica para esta patología es el reposo, ya que a pesar que el dolor es mínimo, se deben evitar otros traumatismos.

2

Evitar en la medida de lo posible, el apoyo y contacto del codo con superficies duras.

3

Como en toda patología muscular y articular, los antiinflamatorios no esteroideos son de utilidad para disminuir el dolor. Los recomendados son: paracetamol (500 mg/6 hrs), ibuprofeno (200 mg/8 hrs), ácido acetilsalicílico (325 mg/8 hrs), diclofenac (50 mg/8 hrs).

4

En caso que el dolor no calme o estén contraindicados los antiinflamatorios no esteroideos, se puede aplicar infiltraciones locales con corticoides.

5

En ésta patología es necesario hacer la aspiración y el análisis del líquido para descartar una complicación, como ser: bursitis séptica.

6

En caso de ser necesario, se pueden hacer aspiraciones repetidas y el uso de antibióticos según el germen encontrado en el líquido.

7

En estos casos el tratamiento quirúrgico es excepcional.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo tratar la inflamación del codo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Consejos
  • En caso de dolor de codo, consulte un médico, ya que no todos los dolores llevan el mismo tratamiento.
  • Los pacientes con antecedentes de gota u otras enfermedades reumáticas deben consultar un especialista, ya que podría ser una complicación de su enfermedad.