Compartir

Cómo superar el síndrome de Peter Pan

Por Borja Lopez. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo superar el síndrome de Peter Pan

El Síndrome de Peter Pan tiene que ver con ciertos rasgos de la personalidad que se caracterizan por la inmadurez psicológica y el narcisismo. Se trata de personas que son irresponsables en ciertos aspectos de la vida, rebeldes, que se niegan al envejecimiento, dependientes y que creen estar más allá de las normas sociales. Si estas características forman parte de tu personalidad o de la de algún ser querido, aquí te daremos algunas recomendaciones para saber cómo superar el Síndrome de Peter Pan.

También te puede interesar: Cómo superar el sindrome del nido vacio
Pasos a seguir:
1

El Síndrome de Peter Pan fue acuñado en 1983 por el doctor Dan Kiley para referirse a aquellas personas que, al igual que el personaje de Disney, se niegan a crecer y asumir el comportamiento y responsabilidades que corresponden a su edad. Se trata de personas inmaduras a nivel psicológico y social, presentando rasgos narcisistas y una fuerte negación a abandonar comportamientos infantiles y asumir su propia adultez.

2

El origen de este problema puede deberse en gran parte a carencias afectivas durante la infancia que se han prolongado hasta la adultez, dando origen a una personalidad que desea llamar la atención para ser querida, mimada y protegida. Los principales síntomas del Síndrome de Peter Pan son:

  • Idealización de la juventud y negación a vivir como un adulto.
  • Egocentrismo y narcisismo, solo piensan en recibir y pedir sin dar o comprometerse.
  • Negación de todo tipo de responsabilidad relacionada con la madurez.
  • Comportamiento impulsivo e inmaduro que recuerda al de un niño o adolescente.
  • Son personas frecuentemente irresponsables y con miedo al compromiso.
  • Frecuentemente se sienten frustrados pero no asumen las riendas de sus vidas ni hacen nada para cambiar aquello que les molesta.
  • Culpan a los demás sin asumir jamás su cuota de responsabilidad en sus propias acciones.
Cómo superar el síndrome de Peter Pan - Paso 2
3

Como ocurre con cualquier condición relacionada con la conducta, el primer paso para superar el Síndrome de Peter Pan es asumir que, efectivamente, existe un problema de madurez que es necesario atender y resolver. Aunque los familiares y amigos cercanos pueden ayudar a que la persona afectada se dé cuenta de que es momento de crecer, nadie sino él/ella podrán tomar las riendas de su propia vida.

4

El Síndrome de Peter Pan cuenta con una causa de fondo que es importante detectar para resolver el problema de raíz. No siempre es fácil saber por qué nos negamos a madurar, por eso en el caso de que no podamos tomar las riendas de la situación por nosotros mismos, lo mejor es visitar a un psicólogo o terapeuta que nos ayude.

Acudir a un especialista es la mejor forma de identificar aquello que nos genera inseguridad o miedo respecto a la adultez para comenzar a superarlo. Además un especialista te podrá facilitar las herramientas para comunicarte de forma adecuada, para superar la frustración y también para asumir las responsabilidades de tus actos sin culpar a los otros.

5

Por último, una buena forma de animarte a superar el Síndrome de Peter Pan es identificar las ventajas de la adultez que surgen cuando sabemos asumir nuestras responsabilidades de forma adecuada pero sin dejar de divertirnos, y es que niño que llevamos dentro no tiene por qué quedar a un lado pero tampoco debe imperar.

Una mayor libertad económica, tener espacios propios, tener la madurez para tomar mejores decisiones o estar rodeados verdaderamente de aquella gente que nos importa porque ya hemos aprendido quiénes están a nuestro lado y a quiénes no queremos en nuestra vida, son algunas de las ventajas de vivir como un adulto responsable y pleno, disfrutando la etapa que nos toca vivir y sin pensar tanto en el pasado o en la juventud que ya no está.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo superar el síndrome de Peter Pan, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud mental.

Escribir comentario sobre Cómo superar el síndrome de Peter Pan

¿Qué te ha parecido el artículo?
16 comentarios
Anyela
Hola buenas tardes quisiera tener ayuda mi esposo padece del síndrome de piter pan somos una pareja joven el no asume su roll como esposo ni padre de familia ni en cuestiones de hogar ni es responsable me siento mal porque tenemos un familia hijos hasta mascota y él no quiere aceptar que tiene un problema piensa que ir al sicologo es para locos y yo np quiero estar mas con él debido a esto es muy debastador criarlo a él también y lo quiero mucho pero se que no será bueno para los hijos. Quisiera por favor me ayudara para saber como puedo ayudarlo desde mi posición de esposa y amiga. Gracias
Su valoración:
milagros
La información q brindan fue inútil no todos tenemos dinero para pagar a un psicólogo y lamentablemente la mayoría son mediocres (no todos hay muy buenos) pero lo q yo haré para superar este síndrome es simple me iré de casa tengo trabajo no estable pero tengo, me haré responsable de mi misma quizá sea fuerte al principio y me choque pero también soy terca y tengo orgullo por eso se que todo me ira bien y superare ese síndrome :)
jorge gonzalez
me gustaria tener mas informacion sobre como superar el sindrome de peter pan
Zen Shuniata
He leído muchos artículos del Síndrome Peter Pan y algunos se contradicen o solo describen una pequeña parte del problema. Mi historia es que he crecido en el seno de una familia disfuncional, un padre que no me prestó mucha atención y una madre que siempre se quejaba por todo, que gritaba todos los días frente a la radio o la televisión y vivía siempre quejándose de mi y de todo a su alrededor, ambos sin amigos y sin tiempo de ocio. Mis vacaciones me las pasaba en casa sin ir a ninguna parte, no me dejaban salir de casa sino hasta la adolescencia, no tenía otros familiares en los cuales apoyarme y era pésimo alumno porque no me importaba la escuela, además de tener pésimos compañeros de clase. Mi vida escolar era terrible, no tuve casi amigos en toda mi estadía hasta salir de preparatoria, no tuve novias, no sabía que era el sexo hasta los 14 años. No pensaba entrar en la Universidad pero lo hice por presión, me gustaba mucho la electrónica al principio, el diseño, y luego terminé incursionando en la carrera de computación. Entré en una Universidad mediocre porque tenía cierta aversión al sistema en general y hasta vestía diferente al resto, me dejé el cabello largo como hippie y me entregué al descuido y al abandono corporal, sobre todo porque no tenía dinero para comprar ropa (mi padre era tacaño hasta consigo mismo), mi madre me daba chivas de otras personas y ni mi ropa interior la elegía yo, ella siempre tuvo un pésimo gusto y desde luego era el freak de mi clase, lo cuál me ponía en peor situación para encontrar novia. Ya a mis 22 años tuve mi primer beso y a los 23 mi primera vez (casi traumática) con una ex que no me gustaba y me doblaba la edad (ella era la típica wendy). Todas mis relaciones fracasaban, duraba casi un año con algunas pero era para no quedarme solo porque mis padres se fueron y quedé viviendo sin nadie en casa, ellos me pasaban una cuota para mis gastos y me acostumbré a ello. Sufrí de depresión severa y me aislé del mundo, desde pequeño me acostumbré a vivir en un universo de fantasías y en preparatoria me acostumbré a procrastinar. En mi primer trabajo la pasé realmente mal, en mi mente podía llegar a ser bueno en lo que hacía pero al ir a la compañía y desempeñarme en el cargo me volví un incompetente, no terminaba a tiempo y era el peor de todos, no servía en lo absoluto. Ese choque con la realidad me derrumbó, sufría de insomnio como nunca antes hasta el punto de casi desmallarme en un parque, rendía cada vez menos y tuve muchos episodios de paranoia y de ira incontrolable. Desde luego, mi desahogo era estar solo y luego tratar de estar con una wendy con un increíble miedo a las campanitas y las chicas hermosas. Las Wendy llegué a encontrarlas por Internet en portales como Twoo y Badoo, es cierto que no es fácil encontrar una, pero la mayoría eran chicas con muy baja autoestima y no tan agraciadas, lo que me daba una sensación de bienestar para no ser rechazado. El miedo al fracaso y al rechazo fueron inculcados por mi madre, miedo a vestir mal, miedo a no ser productivo, miedo a no ir a la mejor Universidad, miedo a vivir en soledad y miserable; a la final todos mis miedos se cumplieron de una manera sorprendente. Iba pasando el tiempo y al año de estar en la empresa sentía que a las Wendy les hacía mucho daño, y también me hacía daño a mí mismo, mi comportamiento era errático y me di a la tarea de afrontar mi situación ya que era algo insostenible y que tarde o temprano me terminaría matando (por casi tuve un intento de suicidio en la adolescencia). Decidí empezar con la terapia, una psicóloga bonita que me intimidaba (tenía miedo a las chicas bonitas) y una psiquiatra del seguro que realmente no hizo mucho sino mandarme una medicación inútil que estaba contraindicada con una enfermedad que tenía. A la final me topé con un psicólogo que fue mi primer maestro, me orientó pero se quedó en un ciclo casi infinito de las terapias, me estanqué y luego probé con un practitioner de PNL el cuál me
ROSANA CABRERA
MUY UTIL LA INFORMACION, YA QUE CONDUZCO UN PROGRAMA DE RADIO EN FM RESISTENCIA CHACO 90.3, Y ME SIRVIO PARA CHARLARLO Y CONCIENTIZAR A LA GENTE COMPROMISO CIUDADANO DE LUNES A VIERNES DE 9 A 11 ...MUCHAS GRACIAS!!!
Armando Humphrey
No son 8 pasos. El 7 es inapropiado y el 8 es para promocionar la biblia psiquiatrica el Manual de trastornos mentales donde numeraron las enfermedades que inventaron pues dicen ser enfermedades . Sin que un examen de sangre o laboratorio se haya realizado. cauzando daños y enfermedades secundarias con los medicamentos recetados sin un previo analisis de cauzas y efectos cientifico.
Niris
A mí, particularmente, me resultó difícil verlo e identificarlo como tal, ya que he estado atrapada en el síndrome complementario (Wendy) . ¿ Cómo lo incorporé? Tuve un padre, "niño eterno": "bueno" agradable, demandante, amenazando con suicidarse cada vez que se intentaba exigirle que asumiera alguna responsabilidad- Me hice cargo de él, de mi madre, mis hermanas... después sólo me llevó la inercia, lo repetí con mi marido, mis hijos...(con ellos es que me preocupé más) tienen más de 30 años y no "despegan"!. Veía el problema por partes, pero no el conjunto. Además se hace difícil por la culpa interna y con la que el otro te manipula, "no pueden", "no los dejan", "¡pobres! son buenos"....... . Salida? 1ero :Lo ví. 2° me veo, me ocupo de mí. 3° no caigo en sus "trampas" ( por el bien de ellos y mío). Desenme suerte
Carlos
Ojo, no se debe asumir este síndrome en el caso de personas que tienen otras condiciones como por ejemplo trastorno de Asperger. Es un error muy común y frecuente.
alex
muchas gracias por el artículo, pero necesito saber mas acerca del tema desde ya gracias
mariana
mi hermano tiene 34 años y tiene este sindrome y ya no sabemos como ayudarle, cuando ya pensamos que ha madurado, nos sale con cualquer otra cosa que a cualquer persona madura no se le ocurriria,entonces avnsa un paso y retrosede dos, ya no sabemos que hacer,porque al final uno igual se involucra, por que es mi hermano y me priocupa lo que le pasa, aunque mucas veses pienso que debemos prestarle tanta atencion, que debemos hacer? ,me gustaria que nos pudieranorientar.

Cómo superar el síndrome de Peter Pan
1 de 2
Cómo superar el síndrome de Peter Pan

Volver arriba