Compartir

Cómo son las contracciones de Braxton Hicks - todo lo que debes saber

 
Por Eva Sereno. Actualizado: 31 mayo 2018
Cómo son las contracciones de Braxton Hicks - todo lo que debes saber

Las contracciones en una mujer embarazada suelen ser el aviso de que el parto está llegando y el nacimiento del bebé es ya prácticamente inminente. Sin embargo, no siempre es así porque hay ocasiones en la que la gestante tiene contracciones a pesar de que no está en la recta final del embarazo. Son lo que se conoce como las contracciones de Braxton Hicks, que a veces pueden confundirse con un parto prematuro. En unCOMO, vamos a explicarte cómo son las contracciones de Braxton Hicks para que sepas reconocerlas y si tienes que ir rápidamente al médico o todo está dentro de la normalidad.

También te puede interesar: Cómo saber si tengo contracciones prematuras

Qué son las contracciones de Braxton Hicks y cuándo empiezan

Aunque, en un principio, no te suene este nombre de Braxton Hicks, lo cierto es que es bastante antiguo porque se acuñó en el año 1872 a raíz de la descripción de las contracciones que realizó el médico inglés John Braxton Hicks, tomando así su nombre de este doctor.

Las contracciones de Braxton Hicks suelen producirse en el segundo trimestre, aunque es más habitual que aparezcan en el tercer trimestre del embarazo. Se notan porque el útero se contrae entre 30 y 60 segundos, aunque este tiempo a veces es superior y la contracción puede llegar a durar hasta dos minutos.

En realidad, estas contracciones no significa que te vayas a poner de parto, sino que el cuerpo se está preparando para lo que va a suceder de verdad: el alumbramiento. Normalmente, estas contracciones no son dolorosas, por lo que muchas mujeres las viven con total normalidad e, incluso, aprovechan para practicar los ejercicios de respiración y de relajación que aprenden en las clases de preparación para el parto.

Cómo son las contracciones de Braxton Hicks - todo lo que debes saber - Qué son las contracciones de Braxton Hicks y cuándo empiezan

Por qué se producen las contracciones de Braxton Hicks

En general, no se conoce muy bien por qué se producen las contracciones de Braxton Hicks. Se ha señalado que constituyen una especie de preparación al parto, ayudando así a tonificar el músculo del útero. Además, se cree que con este movimiento, también se facilita la afluencia de sangre a la placenta.

De todos modos, se ha observado que hay una serie de factores o causas que influyen o que hacen que una mujer embarazada tenga estas contracciones y que aparezcan en mayor o menor medida:

  • El bebé es muy activo, generándose así más movimiento en el útero. También las contracciones de Braxton Hicks pueden producirse por una mayor actividad de la madre o cuando realiza actividad física.
  • La vejiga está llena, presionando sobre la zona y las terminaciones nerviosas próximas.
  • Después del sexo. Esto es habitual por los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer durante la excitación sexual y el orgasmo, ya que se generan espasmos musculares.

Cómo reconocer las contracciones de Braxton Hicks

Las contracciones de Braxton Hicks se reconocen por una serie de señales que las diferencia de las contracciones del parto:

  • Intensidad irregular: las contracciones se producen con diferente intensidad. Es decir, cada una es diferente, tampoco duran lo mismo. Además, no se produce un aumento ni en su intensidad ni en la frecuencia con la que se tienen, lo que sí sucede con las del verdadero parto.
  • Infrecuentes: no suele ser habitual que se produzcan periódicamente o cada cierto tiempo. Más bien se tiene alguna contracción de forma aislada.
  • Impredecibles: no se sabe cuándo se va a producir la contracción. Puede aparecer en cualquier momento, aunque como ya te hemos comentado es más habitual que suceda en el segundo trimestre y tercer trimestre del embarazo.
  • Dolor: en general, las contracciones de Braxton Hicks no duelen, más bien suelen ser molestas. Sin embargo, hay mujeres que sí afirman sentir algo de dolor.
  • Desaparición: cuando se ha producido la contracción, luego desaparecen por completo, y esto es importante porque las del parto no desaparecen.
Cómo son las contracciones de Braxton Hicks - todo lo que debes saber - Cómo reconocer las contracciones de Braxton Hicks

Consejos para aliviar las molestias de las contracciones de Braxton Hicks

Si las contracciones de Braxton Hicks te resultan dolorosas o demasiado incómodas, puedes seguir una serie de consejos muy útiles y fáciles de practicar:

  • Cambiar de posición en la cama: normalmente, estas contracciones se notan más por la noche, de manera que es bueno que no duermas en la misma postura, sobre todo, si tienes las contracciones. Tampoco es beneficioso que estés mucho rato en la misma postura, si te suceden cuando no estás en la cama. Si das un pequeño paseo, notarás alivio. En el siguiente artículo, puedes ver Cómo dormir mejor durante el embarazo.
  • Beber una infusión o leche caliente: el calor de estas bebidas ayudará a relajar el abdomen y, en consecuencia, notarás menos las contracciones.
  • Darte un baño caliente: el agua caliente también es muy útil para relajar toda la zona.
  • Ejercicios de relajación: controlar la respiración y hacer ejercicios como los que seguramente estarás aprendiendo a realizar en las clases de preparación al parto también te ayudarán a sentirte mejor.

Cuándo preocuparse por las contracciones de Braxton Hicks

Tener contracciones siempre alerta a las futuras mamás, sobre todo, cuando son primerizas y, aunque las contracciones de Braxton Hicks, inicialmente no conllevan ningún problema, lo cierto es que tienes que preocuparte y acudir rápido al médico si:

  • Tienes contracciones, no estás todavía en la semana 37 del embarazo, son seguidas y te duelen.
  • Notas dolor en el vientre, que es similar al de cuando se tiene la regla, o bien es muy fuerte y constante.
  • Las contracciones son seguidas y se tienen con una frecuencia rítmica. Es decir, suceden siempre cada ‘x’ minutos.
  • Tienes hemorragia, aunque sea un pequeño sangrado vaginal.
  • Aumenta tu flujo vaginal o notas algún cambio en él.
  • Percibes mucha presión sobre la pelvis, como si el bebé estuviera empujando hacia abajo.
  • Dolor en la zona baja de la espalda que es rítmico.

Con estas explicaciones esperamos haberte ayudado a que conozcas cómo son las contracciones de Braxton Hicks. Desde unCOMO, te recomendamos que siempre consultes con un especialista cualquier duda y ante cualquier síntoma que tengas.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo son las contracciones de Braxton Hicks - todo lo que debes saber, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Escribir comentario sobre Cómo son las contracciones de Braxton Hicks - todo lo que debes saber

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo son las contracciones de Braxton Hicks - todo lo que debes saber
1 de 3
Cómo son las contracciones de Braxton Hicks - todo lo que debes saber

Volver arriba