Compartir

Cómo regular el pH vaginal - ¡cuida tu zona íntima!

Por Carla Martínez Dantí. Actualizado: 20 enero 2017
Cómo regular el pH vaginal - ¡cuida tu zona íntima!

Contribuir a que el pH, o lo que es lo mismo, el grado de acidez de una disolución esté equilibrado en las zonas íntimas es sinónimo de combatir infecciones y otras alteraciones que pueden presentar molestias en la zona genital femenina. En este artículo de unCOMO te explicamos qué es el pH vaginal y te daremos las claves para saber cómo regular el pH vaginal, de manera que tus partes íntimas estén libres de molestias vulvares o vaginales muy comunes entre las mujeres, como la vaginosis, la candidiasis o la infección por hongos o protozoos. Presta atención al siguiente artículo y devuélvele el equilibrio a tu zona íntima.

También te puede interesar: Cómo eliminar el mal olor vaginal

Qué es el pH vaginal

El pH (potencial de hidrógeno) es un compuesto químico natural que se encuentra en nuestro cuerpo y, a través de él, expresamos el grado de acidez de una disolución. Por ello, el pH vaginal es el que mide la concentración de iones en la mucosa vaginal y nos indica si es neutro, ácido o alcalino. Si el pH vaginal está alterado, tanto por exceso como por déficit, y no se mantiene en estado neutro, pueden aparecer infecciones u otras enfermedades vaginales.

Pero el pH vaginal no siempre es regular, puede variar tanto en las diferentes etapas de nuestra vida como en los periodos menstruales. Por ello, es importante tener siempre presente los valores de pH de una mujer sana para poder corregir o actuar sobre cualquier desequilibrio que se produzca y así prevenir las enfermedades infecciosas.

Variaciones de pH vaginal

El órgano genital femenino, comúnmente conocido como vagina, tiene una función depurativa, pues cuenta con una barrera microbiológica que permite defender al organismo de agresiones externas. Este mecanismo de depuración cuenta con dos estrategias: la descamación de la mucosa vaginal y la producción de glucógeno que se metaboliza a ácido láctico y acidifica la vagina hasta llegar a un valor de pH neutro para impedir el desarrollo intravaginal de gérmenes. Cuando el valor del pH desciende del neutro (es decir, menor de 7.0), la acidez favorece la aparición de infecciones.

Como hemos dicho, los niveles de pH vaginal van variando tanto durante el ciclo menstrual como en la vida de la mujer. Desde que se es niña hasta la pubertad el pH es neutro (a niveles entre 6.8 y 7.2) y los valores se repiten durante la menopausia, todas ellas épocas en las que el tono hormonal es más bajo.

Durante la época fértil de la mujer, los valores de pH pueden variar durante el ciclo menstrual del siguiente modo:

  • Fase premenstrual: el pH es muy ácido, pues se produce el ácido láctico producto de la depuración vaginal. El nivel de pH está entre el 3.8 y el 4.2, por lo que es en esta fase cuando mayores infecciones vaginales puede padecer una mujer.
  • Menstruación: durante esta etapa, el pH es neutro, por lo que los valores se sitúan entre alrededor de 7.0.
  • Resto del ciclo: el pH vaginal se mueve entre el 4.0 y el 5.0 de nivel de acidez.
  • Embarazo: el pH es ácido y su nivel es menor a 4.5.

Para medir el pH vaginal y conocer tu estado se pueden usar tiras de papel de tornasol o electrodos de medida de pH. No obstante, recomendamos acudir a una revisión ginecológica donde puedan determinar el nivel de pH y otorgarte un protocolo de actuación.

Cómo regular el pH vaginal - ¡cuida tu zona íntima! - Variaciones de pH vaginal

Consejos pra regular el pH vaginal

Si el pH vaginal está equilibrado, no hay riesgo de padecer ninguna enfermedad infecciosa. No obstante, cuando una mujer siente síntomas molestos como picor, escozor, molestias anales, sequedad, dispareunia o prurito, entre otras, tanto en la zona perianal como en la vulvar o vaginal es importante que ponga remedio y regule su nivel de pH. Una vez conozcas el nivel de pH vaginal, deberás actuar sobre el valor elevando el grado de acidez (disminuyendo el pH) o bien disminuyendo el grado de acidez (aumentando el pH).

Piensa que las infecciones, las duchas vaginales, el exceso de moco cervical o el semen aumentan el pH vaginal, es decir, disminuye el grado de acidez. En estos casos, deberás intentar acidificar la zona vaginal utilizando productos de higiene íntima que tengan un pH de 3.5 - 4.0.

Por otro lado, el exceso de ácido láctico (menor a 4.0) será el causante de irritación, prurito o escozor en el área vaginal, por lo que deberás disminuir esa acidez aumentando el pH con productos higiénicos que estén entre el 6.0 y el 8.5 de pH.

Sea como sea, como el nivel de pH vaginal va variando dependiendo del ciclo o la etapa de fertilidad, lo más recomendable es utilizar siempre productos higiénicos que respeten los valores de pH en cada momento:

  • Una mujer fértil debería lavarse con productos que tengan un 5.5 de pH
  • Una mujer menopáusica o las pre-adolescentes sin regla deberían usar productos al 7.0 de pH
  • Las embarazadas o mujeres con pH alterado deberían utilizar productos al 3.5, ya que cuentan con componentes antibacterianos que protegerán mucho más la zona íntima.

En el siguiente artículo puedes ver más consejos sobre Cómo elegir un jabón íntimo.

Cómo regular el pH vaginal - ¡cuida tu zona íntima! - Consejos pra regular el pH vaginal

Otras recomendaciones para controlar el pH vaginal

Ahora que ya conoces un poco más sobre el pH vaginal, sus alteraciones y cómo encontrar el nivel equilibrado, es importante que tomes nota de los siguientes consejos que te ayudarán a controlar el pH vaginal y prevenir infecciones como la vaginitis.

  • Evita las duchas vaginales. Son una de las grandes causas de disminución de ácido láctico, dejan desprotegida la zona vaginal y reducen el mecanismo de depuración natural.
  • Limpia en profundidad la vulva, separando los labios para cerciorarte de que los pliegues también han quedado limpios.
  • Límpiate siempre de delante hacia atrás para evitar que las bacterias u hongos vayan de la vagina o la uretra se vean invadidos por los microbios de la región anal.
  • No utilices tampones durante la noche.
  • Si observas cambios de flujo, escozor, sequedad, dificultad al orinar o dolor genital cuando mantienes relaciones sexuales, acude a tu ginecólogo para que haga una exploración y te ayude a seguir un protocolo de actuación determinado.

Existen ciertos factores de riesgo que pueden predisponer a una mujer a padecer vaginitis u otras infecciones vaginales, como la obesidad, el embarazo, la micosis, los tratamientos antibióticos, la obesidad, la diabetes o el uso de DIU (dispositivo ultrauterino). En el siguiente artículo puedes ver más consejos sobre Cómo prevenir infecciones vaginales.

No olvides que mantener un pH vaginal equilibrado favorecerá la función natural y biológica de depuración que lleva a cabo el órgano genital femenino, por lo que mejorarán tus defensas y tu protección genital. ¡Utiliza los productos adecuados para regular el pH vaginal!

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo regular el pH vaginal - ¡cuida tu zona íntima!, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Escribir comentario sobre Cómo regular el pH vaginal - ¡cuida tu zona íntima!

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
LILIANA ALVAREZ
COMO EVITAR EL PH VAGINAL

Cómo regular el pH vaginal - ¡cuida tu zona íntima!
1 de 3
Cómo regular el pH vaginal - ¡cuida tu zona íntima!

Volver arriba