Compartir

Cómo recuperarse de un ictus

 
Por Eva Sereno. 30 julio 2018
Cómo recuperarse de un ictus

El ictus se define por ser una enfermedad cardiovascular que afecta a los vasos sanguíneos que llevan la sangre al cerebro. Esta patología es conocida también por otros nombres como trombosis, embolia o accidente cerebrovascular. Normalmente, se produce por varias causas como llevar malos hábitos de vida (adicción a drogas o bebidas alcohólicas y fumar), así como tener una hipertensión arterial, una edad avanzada (en general es más habitual en personas mayores de 55 años), padecer diabetes mellitus o tener alguna enfermedad cardíaca, entre otras. El ictus afecta cada vez a más personas en las sociedades desarrolladas pero, una vez que ha sucedido, ¿es posible recuperarse? La respuesta es que sí, aunque todo dependerá del nivel de afección de cada persona. En unCOMO te contamos cómo recuperarse de un ictus.

También te puede interesar: Cómo prevenir un ictus

La importancia del tiempo en la recuperación de un ictus

El tiempo es una de las claves más importantes en la recuperación de un ictus. Y es que siempre es fundamental comenzar la recuperación y el proceso de rehabilitación lo antes posible. Cuanto antes se empiece, más fácil será la recuperación y también la persona podrá tener más movilidad, más capacidad para comunicarse y retomar su vida con total normalidad.

De esta manera, siempre lo más recomendable es comenzar el proceso de rehabilitación que indique el médico en los primeros seis meses tras el ictus. Pasado ese tiempo, la persona podrá notar mejoría, pero ya será más difícil conseguir excelentes resultados.

Sin embargo, a pesar de esta premura, a veces no es conveniente iniciar la recuperación el mismo día o posterior tras el ictus. Siempre es necesario que el paciente esté estabilizado médicamente. Es decir, debe tener el nivel de glucosa y la tensión arterial totalmente controlados. En este otro artículo te contamos cómo tratar un ictus para que sepas cuál es el método que se suele llevar a cabo en estas situaciones.

Pero el tiempo no es solo importante para empezar el tratamiento, sino que también lo es para determinar el período en el que debe realizarse la recuperación. Y es que se ha constatado que, a tratamientos más largos, más efectividad se consigue con el paciente.

Cómo recuperarse de un ictus - La importancia del tiempo en la recuperación de un ictus

Recuperación del ictus en su fase inicial

Normalmente, el proceso de recuperación de un ictus no es igual para todas las personas porque dependerá del tipo de accidente cerebrovascular que se haya tenido y de las secuelas producidas.

De todos modos, es habitual que el médico proponga que se siga un tratamiento para recuperar la movilidad, poder hablar con normalidad y tragar los alimentos sin problemas, entre otros, con fisioterapias, neurólogos o logopedas, entre otros especialistas. Esto se lleva a cabo en varias fases en las que también es recomendable que el paciente siga un control de sus emociones porque pueden aparecer depresiones o cuadros de ansiedad, entre otros trastornos.

En la fase inicial de la recuperación, además de seguir las pautas médicas, se pueden adoptar una serie de pautas para facilitar la vida de la persona con ictus y contribuir a su mejor recuperación. Son pequeños gestos con los que, además, se evitarán otras enfermedades o problemas adicionales:

  • La cama es mejor que esté inclinada unos 45 grados para que se pueda respirar mejor. Además, a la hora de dormir, es conveniente evitar el ruido y la luz porque suele molestar bastante a este tipo de pacientes, sobre todo, si han tenido que ser operados.
  • Hacer una vida activa es totalmente conveniente, pero en la medida de las posibilidades de la persona. Aunque se pueda hacer poco ejercicio o tan solo dar unos pasos, es importante hacerlo para ir recuperando la movilidad poco a poco. No es nada bueno quedarse sentado en el sofá o estar todo el día en la cama.
  • La persona con ictus necesita comer pequeños bocados y es mejor optar por alimentos que sean fáciles de masticar porque puede tener problemas para masticarlos y para tragarlos.
  • A la hora de bañarse, es clave secar bien toda la piel y el cabello, prestando especial atención a las posibles heridas que han podido aparecer por una posible incontinencia urinaria o de heces. Es fundamental extremar la higiene y los cuidados en esta zona del cuerpo.

Consejos para recuperarse del ictus cuando se está en casa

Cuando el médico ha dado el alta hospitalaria, aunque se tenga que ir al tratamiento al centro clínico para seguir el programa de rehabilitación, hay que tener paciencia porque un paciente de ictus suele tardar en recuperarse entre seis meses y un año.

La persona que está ya en casa debe cuidar sobre todo su estado físico y también el anímico. En la medida que se pueda, siempre es conveniente retomar la vida diaria e ir poniéndose pequeños retos para ir superándolos. Pero es importante que sean asumibles para no causar más ansiedad o desánimo. Siempre se trata de ir hacia adelante.

El estado emocional es especialmente importante en esta etapa porque, al llegar a casa, la persona notará que no puede seguir haciendo su vida como antes y que necesitará ayuda para algunas funciones. Es fácil que aparezca la depresión o ansiedad. Para que no suceda, es fundamental mantenerse en activo en función de cada uno y estar ocupado tanto física como mentalmente. Así no quedará lugar para tener pensamientos negativos.

A todo ello se suma el temor de que un nuevo ictus y las molestias de algunas secuelas que hayan quedado que se manifiestan, por ejemplo, a través de dolores de cabeza. Siempre que no persistan con analgésicos y vayan acompañados de fiebre o sangrados de heridas, es conveniente ir al médico rápidamente.

Cómo recuperarse de un ictus - Consejos para recuperarse del ictus cuando se está en casa

Pautas tras la recuperación del ictus

En el caso de algunas personas, tras el ictus no recuperarán su vida normal ni irán a trabajar, pero otras sí podrán hacerlo aunque, en general, se requiere un ritmo más pausado.

  • Cuidarse en esta etapa es también clave porque las personas que han sufrido ya un ictus tienen más probabilidades de volver a tener otro. Y, ¿qué se puede hacer? Estas pautas son fundamentales:
  • Seguir una dieta saludable basada en tomar verduras y frutas frescas. Además, se deben evitar las grasas y tomar poca sal. La comida siempre tiene que ser lo más sana posible.
  • Hacer ejercicio de forma moderada, pero regularmente. La vida sedentaria no favorece nada.
  • Adoptar buenos hábitos como dejar de fumar, no abusar de las bebidas alcohólicas y, por supuesto, no tomar drogas.
  • Controlar los niveles de azúcar, tensión arterial y colesterol, así como el peso porque la obesidad aumenta el riesgo de tener un ictus.
  • Evitar el estrés o por lo menos reducirlo todo lo que se pueda.

Son consejos y recomendaciones sobre cómo recuperarse de un ictus que te contamos en unCOMO y que esperamos que te sirvan de ayuda tanto si has tenido un ictus como si vives o tienes cerca a una persona afectada. Recuerda que siempre es conveniente consultar con los médicos para que den las pautas más adecuadas a cada paciente.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo recuperarse de un ictus, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Escribir comentario sobre Cómo recuperarse de un ictus

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo recuperarse de un ictus
1 de 3
Cómo recuperarse de un ictus

Volver arriba