Compartir

Cómo prevenir un parto prematuro

Por Remedios Gómez Alonso. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo prevenir un parto prematuro

Un parto prematuro se produce cuando empiezas a sentir contracciones de forma regular, que hacen que el útero se empiece a abrir o a afinar antes de la semana 37 del embarazo, si das a a luz antes de esta semana se considera un parto prematuro. Aunque tengas síntomas no quiere decir que tu bebé sea prematuro, de hecho más de la mitad de las mujeres embarazadas, aunque comiencen con síntomas de parto precoz, acaban dando a luz más tarde. En unComo.com, te explicamos cómo prevenir un parto prematuro.

Pasos a seguir:
1

Por muy precavida que seas y sigas tus controles prenatales, muchas veces es inevitable la aparición de síntomas de parto prematuro. Cuando notes dolor abdominal en la zona baja del vientre, sufras algún sangrado genital o cambios en el flujo vaginal, debes consultar a tu ginecólogo. En ese momento tu especialista realizará una ecografía de la zona vaginal para medir la longitud del cuello del útero y controlar las contracciones que se produzcan.

2

Existen diversos factores de riesgo asociados a los partos prematuros, algunos de ellos pueden ser controlados por la madre y otros están relacionados con patologías previas e inevitables.

Los factores de riesgo más relevantes son:

  • Ser menor de 17 años o mayor de 35.
  • Aumento o disminución de peso durante el embarazo.
  • Fumar durante el embarazo, o la ingesta de otro tipo de medicamentos o drogas puede aumentar el riesgo entre un 20% y un 30%.
  • Tener antecedentes de partos prematuros.
  • Cuando el embarazo es múltiple, en la mayoría de los casos el parto se produce antes de las 37 semanas.
  • Si la placenta está cerca del cuello del útero o sobre él.
  • Padecer infecciones durante el embarazo relacionadas sobre todo con el tracto urinario o con el líquido amniótico.
  • Sufrir estrés elevado durante el embarazo o realizar esfuerzos físicos.
3

Cuando presentas síntomas de parto prematuro, lo más normal es que permanezcas en reposo absoluto o relativo según considere el ginecólogo que te trata. Debes tomar muchos líquidos para mantener tus correctos niveles de hidratación y de líquido amniótico. Según el tipo de trabajo que tengas, será recomendable que pidas la baja laboral para el reposo. Y tendrás que evitar mantener relaciones sexuales, ya que éstas aceleran el momento del parto.

4

Muchas veces a pesar de detectar los síntomas y tomar ciertas precauciones, hay partos prematuros que son inevitables. Cuando la dilatación cervical es superior a tres centímetros, ya no se puede frenar todo ese proceso con ningún tipo de tratamiento.

Pero antes de que llegue este momento, hay algunas intervenciones o tratamientos que pueden retrasar y evitar un parto prematuro:

  • Progesterona natural, es útil si se observan modificaciones en la dilatación del útero, sin que hayan contracciones, se puede administrar en forma de óvulos.
  • Anillos de silicona, si el cuello del útero se acorta, se puede colocar en la vagina un anillo que se extrae en el momento de parir.
  • Tratamiento farmacológico, cuando la embarazada sufre contracciones del útero prematuras de forma regular, pueden administrarse medicamentos para frenarlas.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo prevenir un parto prematuro, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Escribir comentario sobre Cómo prevenir un parto prematuro

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo prevenir un parto prematuro
Cómo prevenir un parto prematuro

Volver arriba