Compartir

Cómo prevenir la otitis externa

Por Marta Vicente. Actualizado: 20 enero 2017
Cómo prevenir la otitis externa
Imagen: www.alphega-farmacia.es

La otitis externa, conocida también como 'otitis de piscina', es una infección que afecta al conducto auditivo externo y que puede estar causada por diversos factores como simples heridas en los oídos o malos hábitos respecto a su higiene o a la hora de bañarnos en lugares públicos. Es una afección que provoca una inflamación bastante dolorosa y que debe ser curada lo más pronto posible mediante un tratamiento médico para evitar que se agrave y llegue a haber supuración. Hay ciertas medidas que pueden ayudarnos a prevenir la otitis externa, por lo que es recomendable conocerlas y ponerlas en práctica para garantizar una buena salud de nuestros oídos en todo momento.

Pasos a seguir:
1

Llevar a cabo una correcta higiene de los oídos es una medida fundamental para prevenir la otitis externa. En muchas ocasiones tenemos la costumbre de utilizar bastoncillos de algodón o irrigaciones de agua caseras para limpiar en profundidad el oído, lo cual afecta negativamente a la capa de piel tan fina que proteger el oído externo. Con este tipo de prácticas, lo único que logramos es empujar el cerumen hacia el interior, lo que puede derivar en tapones de cera o infecciones. Lo ideal para limpiar la parte externa de los oídos es utilizar una gasa húmeda para retirar los posibles restos de suciedad acumulados. Visita el artículo cómo limpiar bien los oídos y descubre cómo hacerlo paso a paso.

2

Asimismo, es importante señalar que para limpiar o rascarnos el oído no debemos manipularlo con objetos ni introducir en el conducto auditivo objetos cortantes o punzantes. Esta acción puede lugar a heridas que dejen las puertas abiertas a las bacterias que son responsables de la infección del conducto auditivo externo.

3

Tras el baño o la ducha es recomendable secar muy bien los oídos con una toalla limpia, pues cuando el canal auditivo permanece húmedo corre mayor riesgo de acoger las bacterias que causan la otitis externa. Durante el baño evita también la entrada excesiva de agua y jabón en los oídos.

4

El agua con cloro facilita la penetración de bacterias u hongos en el canal del oído, es por ello que cuando practicamos natación o acudimos a piscinas, el riesgo de padecer otitis externa aumente. A fin de prevenirla, podemos tomar algunas medidas como utilizar gorro de baño, preferentemente de látex o silicona, secar bien los oídos después del baño o utilizar tapones especiales que sean de calidad y que realmente protejan nuestros oídos del agua. Con esto último hemos de tener mucho cuidado, puesto que la elección de unos tapones convencionales o unos de mala calidad, pueden irritar el conducto auditivo externo y facilitar una infección por otitis. Es recomendable adquirir este tipo de artículos en farmacias.

5

Otra medida importante para prevenir la otitis externa es evitar bañarse en aquellas piscinas que no disponen de depuradora, en sitios de agua estancada, así como en aquellas playas que no responden a las condiciones salubres mínimas o que carezcan de cualquier tipo de control sanitario.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo prevenir la otitis externa, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Escribir comentario sobre Cómo prevenir la otitis externa

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo prevenir la otitis externa
Imagen: www.alphega-farmacia.es
Cómo prevenir la otitis externa

Volver arriba