Compartir

Cómo mejorar la convivencia con mi hijo con trastorno negativista desafiante

Por María José Roldán. Actualizado: 20 enero 2017
Cómo mejorar la convivencia con mi hijo con trastorno negativista desafiante

En unComo.com ya te hemos hablado sobre cómo identificar el trastorno negativista desafiante (TND), también algunas maneras para poder ayudarle y cuáles son sus causas. Pero, ¿qué ocurre cuándo se nos complica la situación en casa con las conductas de nuestro hijo con TND?, ¿Qué hacer cuándo nos sentimos superados? Como padres, es importante saber que no solo debemos centrarnos en que el niño “es el problema”, porque esto no es así. Él no es el problema, ni nosotros tampoco. No hay que buscar culpables a las situaciones conflictivas, pero sí hay que buscar soluciones. Soluciones que ayuden a mejorar un ambiente posiblemente tenso y a sentirse mejor como unidad familiar. Recuerda, que si te sientes muy desbordado en tu situación familiar, es aconsejable acudir a un profesional. Pero, desde unComo te queremos orientar con unas pautas a cómo mejorar la convivencia con mi hijo con trastorno negativista desafiante.

Es importante establecer límites y normas en casa

  • Evita las órdenes en modo de pregunta porque puedes obtener una negativa como respuesta
  • Sé claro y conciso en tus órdenes, con palabras sencillas. No des muchas órdenes, piensa antes de darla
  • En el momento de dar una orden, es importante que el niño te mire a los ojos para asegurarte de que está atendiéndote
  • Asegúrate que se cumplen las órdenes, y en su caso, ayuda a que se cumplan como un guía
  • Establece el cumplimiento como un juego (puntos, tiempo más corto, pero sin premios materiales, sólo emocionales) Si no cumple lo demandado dejarle claro consecuencias (si no haces esto, ocurrirá lo siguiente)
  • Si es necesario aplica “el tiempo fuera” o "la silla de pensar", dejando que el niño pase unos minutos pensando lo que ha ocurrido (no sobrepases el tiempo en minutos según la edad del niño, si tiene 5 años, 5 minutos y cuándo acabe el tiempo vamos a hablar con él y si es necesario a repetir la acción, sin ponernos nerviosos)
  • Mantén la calma e ignora las conductas negativas de tu hijo (llantos, pataletas, rabietas). No muestres tu enfado al niño.
  • Haz que el niño pida disculpas por el mal hecho social o físico (ya sea escrito, o cara a cara, o recomponer algo, etc), si no accede acompáñalo y guíale. Elógiale cuando lo haya hecho.
  • No justifiques ni debata tus decisiones, de respuestas sencillas y claras
  • Ignora las protestas
  • Sé constante y firme en tus respuestas al niño
  • Usa la técnica de los 3 avisos. Al tercer aviso tendrá una consecuencia.
  • Coopera con él
  • Manténte firme pero afectivo

Evita prestarle atención cuando no debes prestársela

  • Deben aprender a ser atendidos cuando el adulto pueda y no cuando ellos quieren o exijan. Ignora comportamientos inadecuados, y si sigue insistiendo en tu atención utiliza el disco rayado (por ejemplo repetir todo el tiempo sin perder la calma “ahora estoy hablando hijo, cuando acabe te atiendo”)
  • Refuerza las conductas positivas
  • Préstale atención cuando no te la haya pedido
  • Comparte tiempo con él, haciendo algo que le guste a tu hijo
  • Refuerza la independencia
  • Recuérdale sus aspectos positivos y aquello que se le da bien para potenciar una buena imagen de ellos mismos
  • Cuando interrumpa una conversación entre adultos, dile que se le atenderá más tarde y después, enséñale a cómo intervenir de forma educada

Potenciar el manejo de la ira

  • Practica la inversión de roles, potenciando la empatía.
  • Practica con tu hijo, en algún momento del día, relajación. De ese modo, podrás fomentar su autocontrol
  • Ayuda a tu hijo a perdonar a aquellos que le enfadan (utilizando cartas, técnicas de empatía, etc.)
  • Ayuda a tu hijo a pedir perdón de forma correcta a aquellos que pueda dañar
  • Ayuda a tu hijo a arreglar aquello que haya roto a causa de su ira
  • Ayuda a tu hijo a escribir sus sentimientos como una forma de entendimiento
  • Ayuda a tu hijo a evitar los pensamientos irracionales con otros autodescriptivos reales y positivos
  • Jamás utilices castigos corporales
  • Recuerda: Mantente firme pero afectivo

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo mejorar la convivencia con mi hijo con trastorno negativista desafiante, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud mental.

Escribir comentario sobre Cómo mejorar la convivencia con mi hijo con trastorno negativista desafiante

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo mejorar la convivencia con mi hijo con trastorno negativista desafiante
Cómo mejorar la convivencia con mi hijo con trastorno negativista desafiante

Volver arriba