Compartir

Cómo hacer una dieta baja en sodio

Por Borja Lopez. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo hacer una dieta baja en sodio

Los números alertan sobre potenciales ataques al corazón, derrames cerebrales, y otras enfermedades cardiovasculares. Esto se debe a que la mayoría de las personas consumen el doble de la dosis recomendada de sodio por día, que es menos de 1500 mg.

Dado que el crónico exceso de sodio se asocia con la hipertensión y otras condiciones debilitantes, controlar tu consumo de sodio se traduce en una buena salud.

Una sobredosis aguda de sodio puede causar síntomas médicos inmediatos, como labios agrietados, nauseas, y en caso extremo, la muerte.

Si deseas reducir o incluso eliminar la sal de tu dieta, aquí tenemos algunas sugerencias para ayudarte en la tarea.

También te puede interesar: Alimentos ricos en sodio

Evita los alimentos procesados

Los productos frescos, la carne, y peces de agua dulce suelen ser sin sal o muy bajos en sodio, mientras que los alimentos procesados ​​y de restaurantes, tales como sopas y comidas congeladas, suelen ser bastante altos en sodio.

Muchas verduras congeladas son bajas en sodio también.

Adquiere el hábito de leer las etiquetas. Recuerda, siempre puedes añadir sal, si es realmente necesario, más adelante.

Cómo hacer una dieta baja en sodio - Evita los alimentos procesados

Diluye el sodio de los alimentos

Si compras productos de alto contenido de sodio, tales como sopas, un método para reducir el nivel de sodio es la dilución. Por ejemplo, si te preparas la sopa como se indica en la etiqueta, tendrá un alto contenido de sodio. En su lugar, puedes comenzar con la sopa enlatada como una base, a continuación, añade patatas y verduras frescas, tales como apio, cebollas y zanahorias. El resultado es más sopa con un contenido de sodio inferior a la media, y un promedio más alto de vitaminas.

Además, los vegetales enlatados que son altos en sodio, como las habas, los guisantes y el maíz, se deben enjuagar antes de cocinar.

Comer en casa

Puede ser difícil o imposible controlar el contenido de sodio de los alimentos preparados por otros. Comer en casa más a menudo significa que puedes estar seguro del contenido de sodio de los alimentos.

Aprender a degustar la comida en su estado natural

Siempre prueba la comida antes de añadir sal. Si eres el tipo de persona que habitualmente le pone sal a la comida, primero toma el tenedor, antes que el salero. De esta forma comienzas a apreciar el sabor de la comida sin sal.

Al inicio esto no es fácil, requiere práctica entender cómo la sal oculta el verdadero sabor de los alimentos.Tenemos en la cabeza que la sal le da gusto a la comida.En promedio tomará dos o tres meses para que tus sentidos detengan el antojo de sal.

La buena noticia es que las papilas gustativas se adaptan muy rápidamente, y dentro de las primeras tres semanas, deberías ser capaz de discernir la diferencia en el sabor de los alimentos y sobre todo, encontrar que el uso de sal es desagradable.

Durante el tiempo de ajuste, puedes reducir la cantidad de sal a la mitad y usar lo sustitutos que recomendamos más adelante en este artículo.

Infórmate sobre los alimentos

Lee las etiquetas de los alimentos que consumes con regularidad. Un poco de conocimiento sobre el contenido de sodio de los alimentos puede convencerte de que necesitas reducir el consumo de sal en exceso.

Cuando vayas a comprar comestibles, inicia el hábito de leer la etiqueta para saber el contenido de sodio. Una buena regla de oro es comparar el número de calorías por porción con el número de miligramos de sodio. Evita los productos donde el número del sodio es mayor que el número de calorías.

El sodio viene en una gama de formas, y todo es sal; al leer las etiquetas, busca sodio, benzoato de sodio, nitrito de sodio, sorbato de sodio. Trata de evitar todos estos tipos de sal.

La sal marina, y otras sales saborizadas, siguen siendo sal.

Mantiene un ojo en los condimentos. La salsa de soja, ketchup, mostaza, manteca, y otros alimentos para untar, también tienen sal. Lee las etiquetas y suma.

Cocinar con menos sal

Deja de añadir sal en tu cocina a menos que sea absolutamente necesario. Reduce a la mitad las cantidades que las recetas sugieren. Si es posible, añade la sal cerca del final del proceso de cocción o justo antes de comer. De esta manera, le das menos tiempo a la sal para que penetre en los alimentos.

No agregues sal al agua hirviendo. Es posible que desees hacer una excepción cuando cocinas pasta, ya que un poco de sal eleva el punto de ebullición.

Condimentos sustitutos de la sal

Hay una gran variedad de deliciosas alternativas a la sal que se pueden añadir a tu dieta para ayudarte.

  • Hierbas frescas y secas. No rancias.
  • Especias frescas y no pasadas.
  • Jugo de limón recién exprimido.
  • Ajo recién exprimido
  • Verduras frescas y carne. Asegúrate de consumir cuanto antes, cuando los sabores son excelentes.
  • Sal vegetal.
  • El orégano y la pimienta.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer una dieta baja en sodio, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Vida saludable.

Escribir comentario sobre Cómo hacer una dieta baja en sodio

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo hacer una dieta baja en sodio
1 de 2
Cómo hacer una dieta baja en sodio

Volver arriba