Compartir

Cómo hacer suero fisiológico casero

 
Por Erika Palma. 7 abril 2020
Cómo hacer suero fisiológico casero

El suero fisiológico es una solución salina compuesta por agua y sal. Para que este producto pueda tener la consideración de fisiológico, y no sea simplemente agua con sal, debe contener 9 gramos de cloruro sódico (sal) por cada litro de agua.

De este modo, se puede aplicar sin riesgo ni problemas de escozor sobre ojos, mucosas o heridas. ¿Estás pasando un catarro y la congestión nasal no te deja hacer vida normal? ¿Necesitas limpiar las legañas de tu bebé con un producto suave e inocuo? En este artículo de unCOMO te enseñamos cómo hacer suero fisiológico casero paso a paso. ¡Toma nota!

Para qué sirve el suero fisiológico

El suero fisiológico o la solución salina es utilizado por los profesionales de la salud para la rehidratación rápida del cuerpo por vía intravenosa, pero ¿conoces los usos que puedes dar al suero fisiológico en tu día a día? No pierdas detalle de las principales aplicaciones domésticas y usos del suero fisiológico.

Suero fisiológico nasal

Utilizar el suero fisiológico para bebés es efectivo para aliviar la congestión de los más pequeños, ya que no provoca irritación ni escozor. Los mocos se acumulan en la nariz y dificultan la respiración, dado que los bebés solo respiran por la nariz hasta los 6 meses. El suero fisiológico no solo sirve para eliminar los mocos y despejar la nariz, sino que también hidrata las mucosas reduciendo así la sequedad y ayudándolos a respirar mejor.

Suero fisiológico para los ojos

Esta solución puede aplicarse sobre los ojos sin temor a que escueza y es perfecto para la limpieza ocular. Si tienes problemas de conjuntivitis, aplica suero fisiológico para limpiar el ojo antes de proceder con el tratamiento. El suero está indicado también para limpiar la zona en los recién nacidos cuando les cueste abrirlos bien o puedan sentir molestia por las lagañas o las lágrimas secas.

¿Te ha entrado alguna vez algo en un ojo y has comenzado a restregarlos para intentar librarte del cuerpo extraño? Es habitual hacerlo y puede que el movimiento de frotación con las manos provoque más daños en el ojo que lo que te estaba molestando. En estos casos también puedes aplicar suero fisiológico para limpiar.

Suero fisiológico para limpiar heridas

Si tienes una herida o quemadura, antes de desinfectarla puedes utilizar suero fisiológico para limpiar la herida de polvo o restos de suciedad. Te recomendamos realizar la limpieza de las heridas con movimientos suaves y de dentro hacia afuera para eliminar el máximo posible de suciedad de la zona lesionada.

Cómo hacer suero fisiológico en casa - paso a paso

¿Sabes cómo hacer suero casero en casa con solo 3 pasos? La preparación es muy sencilla y solo necesitas:

  • 550 mililitros de agua limpia
  • 4.5 gramos de sal
  • 1 olla con tapa
  • 1 recipiente hermético

Antes de comenzar con la preparación, es necesario que esterilices el recipiente donde almacenarás el suero. Descubre Cómo esterilizar los botes haciendo clic en el enlace. Verás qué sencillo es hacer tu propio suero fisiológico en casa, ¡toma nota!

  1. Calienta en una olla 550 mililitros de agua del grifo y llévala a ebullición. Si el agua de tu grifo no es limpia, puedes usar agua potable, pero intenta usar una con la menor concentración de minerales posible.
  2. Añade al agua 4.5 gramos de sal de mesa (la que utilizas para cocinar) y remueve hasta que quede disuelta en el agua.
  3. Retira del fuego y, sin dejar que se enfríe, vierte la solución en un recipiente que pueda cerrarse herméticamente.

Esta solución debe permanecer cerrada cuando no se esté utilizando y debe utilizarse lo más fresca posible (entre las 24 y las 48 horas). Como recomendación, en unCOMO te aconsejamos utilizar esta solución casera únicamente para realizar enjuagues nasales. El motivo de esto es que el agua del grifo puede contener impurezas como cal o cloro y no es del todo estéril, por ello te sugerimos no utilizar esta solución para limpiar heridas abiertas o para aplicar en los ojos.

Si buscas preparar suero oral casero para la hidratación o para aliviar problemas digestivos, solo necesitarás añadir un poco de azúcar y zumo de limón. Descubre en nuestro artículo Cómo preparar suero oral casero todos los pasos que necesitas para conseguirlo.

Cómo hacer suero fisiológico casero - Cómo hacer suero fisiológico en casa - paso a paso

Cómo poner un suero fisiológico

La duda más frecuente entre los padres primerizos es la de cómo aplicar el suero fisiológico a los bebés. En unCOMO te contamos no solo cómo hacer los lavados nasales, sino como lavar los ojos de tu pequeño y cómo proceder en el lavado de heridas y quemaduras con suero fisiológico. ¡Sigue leyendo!

Lavados nasales

Para hacer el lavado nasal a bebés o niños necesitarás suero fisiológico en monodosis (si es una botella grande necesitas una jeringa para sacar el producto y poder aplicarlo con cierta presión en el orificio) y una perilla o aspirador nasal. La forma correcta de aplicar suero fisiológico para eliminar las mucosidades es la siguiente:

  1. Dependiendo si lo aplicarás en ti o alguien más, recuéstate o recuesta al niño sobre un costado y aplica suero fisiológico en el orificio nasal.
  2. Repite la operación sobre el otro lado e incorpórate o incorpóralo inmediatamente para expulsar la mucosidad.
  3. Si se trata de un bebé, este es el momento en el que puedes utilizar la perilla o el aspirador nasal con suavidad para ayudarle con la expulsión de los mocos.

Es aconsejable no abusar de los utensilios para limpiar la nariz, como la perilla y el aspirador. Es preferible dejarlo solo para cuando el bebé esté congestionado y nunca utilizar más de dos veces al día para no provocar irritación. Por el contrario, los lavados de suero sí se pueden aplicar con frecuencia ya que son inocuos para el bebé.

¿Cuando realizar los lavados nasales? En unCOMO te aconsejamos realizarlos después del baño, ya que el bebé se encuentra más relajado y la mucosa nasal está también más hidratada. Otro buen momento para hacerlo es antes de comer ya que, al descongestionar la zona, se facilita la ingesta de alimentos y tu bebé comerá mejor.

Encuentra otras técnicas para despejar la nariz de tus pequeños en nuestro artículo Cómo descongestionar la nariz en niños.

Lavados oculares

Si tu bebé se ha despertado con los ojos llenos de legañas y lágrimas secas, puedes limpiar la zona con suero fisiológico y gasas. Para tratar una zona tan delicada como son los ojos, necesitamos un producto estéril, por ello, te recomendamos utilizar suero en monodosis, ya que solo utilizas lo que necesitas y el producto no queda abierto. El procedimiento de limpieza es como sigue:

  1. Lávate las manos.
  2. Aplica unas gotas de suero fisiológico alrededor del ojo para que se ablanden las legañas.
  3. Toma una gasa limpia y frota suavemente alrededor del ojo para ir retirando poco a poco los restos.

Limpiar heridas

Para la limpieza de heridas o quemaduras, debes aplicar suero fisiológico sobre la herida y limpiar suavemente con una gasa estéril. Debes realizar movimientos suaves, no de fricción, y limpiar de dentro hacia afuera.

Cómo hacer suero fisiológico casero - Cómo poner un suero fisiológico

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer suero fisiológico casero, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Vida saludable.

Escribir comentario sobre Cómo hacer suero fisiológico casero

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo hacer suero fisiológico casero
1 de 3
Cómo hacer suero fisiológico casero

Volver arriba