Compartir

Cómo hacer meditación zen

 
Por Elia Tabuenca. Actualizado: 20 febrero 2017
Cómo hacer meditación zen

¿Quieres empezar a meditar? Esta práctica va mucho más allá de dejar simplemente la mente en blanco pues se trata, sobre todo, de conectar con tu "yo" interior, recuperar la paz espiritual y detectar que todo aquello que te perturba no es más que estados anímicos momentáneos que no pueden definirte como persona. Dejar de hacer y empezar a estar es uno de los objetivos que se buscan con la meditación, una práctica que necesita de tu constancia y voluntad para que puedas empezar a sentir todos sus beneficios. En este artículo de unCOMO vamos a contarte cómo hacer meditación zen de una forma sencilla y que seguro que puedes empezar a practicar desde hoy mismo.

También te puede interesar: 15 beneficios de la meditación en niños

Qué es la meditación zen

Antes de contarte cómo hacer meditación zen es importante que entendamos a qué nos referimos cuando hablamos de este tipo de meditación. Su base se encuentra en el budismo zen, es decir, un tipo de filosofía budista que quiere alcanzar la verdad que convive de forma externa al ser humano. Abandonar la mente para conectar con el universo y, así, poder conocerlo en su profundidad dejando atrás la razón y la subjetividad del ser humano.

Para poder entender la realidad externa, es importante que, antes, aprendamos a controlar la mente y a abandonar nuestro ego y nuestro razonamiento. El método para conseguirlo es la meditación zen, una práctica en la que se trabaja la mente para intentar controlarla nosotros a ella en lugar de que sea a la inversa.

Tipos de meditación zen

Existen dos tipos de meditación zen dependiendo de lo que uses para conseguir alcanzar el objetivo que perseguimos con esta práctica:

  • Meditación zen con Koan: esta meditación parte de un "koan", es decir, un acertijo o paradoja que será sobre la que orientaremos la meditación.
  • Meditación zen de liberación del pensamiento: otro tipo de meditación zen consiste en concentrar nuestra atención en la postura del cuerpo o también en nuestra respiración. Así, poco a poco, conseguirás ir liberando el pensamiento y alcanzar la mitificada "mente en blanco".

En este otro artículo de unCOMO te descubrimos los beneficios de la meditación para la salud.

Cómo hacer meditación zen - Qué es la meditación zen

La postura, importante en la meditación zen

Empezamos ya a contarte cómo hacer meditación zen prestando atención a todos los elementos básicos que te ayudarán a realizar de forma satisfactoria esta práctica. La postura es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta cuando empezamos a meditar. Necesitaremos una esterilla para poder sentarnos encima de ella de forma confortable; entonces, cruzaremos las piernas en posición de loto o medio loto, si no eres capaz, simplemente cruza las piernas.

Una vez tengas la posición con las piernas lista, es el momento de prestar atención a la columna vertebral. Tiene que estar recta, sin tensiones, los hombros relajados y la mirada al frente para mantener el cuello recto y estirado.

Ahora tenemos que colocar la mano izquierda encima de la derecha con las palmas apuntando hacia arria. Tendrás que unir los dos pulgares y colocar las manos encima de las rodillas o de los pies, dependiendo de la postura que hayas realizado con el cuerpo.

Para terminar, tendrás que apoyar la lengua en el paladar y cerrar los ojos para, así, empezar a meditar.

Respirar para meditar

Otro de los aspectos más importantes a la hora de hacer meditación zen es la respiración. Está íntimamente ligada con la postura del cuerpo pues, únicamente podremos conseguir respirar correctamente si tenemos el cuerpo en una buena posición; de lo contrario, el aire puede quedarse bloqueado y el oxígeno puede que no recorra correctamente todo tu organismo.

Para poder respirar haciendo este tipo de meditación es importante que promuevas una respiración natural. Sin embargo, en cuanto empieces a meditar, se recomienda que se realicen tres respiraciones profundas para liberar tensiones y preparar tu cuerpo para este proceso.

Una vez estés preparado, deja que tu respiración sea la habitual, es decir, que siga un ritmo lento y constante. No provoques respiraciones hondas porque no es el estado natural de tu cuerpo. Inspira y exhala por la nariz dejando la boca cerrada en todo momento y, como hemos apuntado antes, con la lengua apoyada en el paladar pues esta es la posición natural de nuestro cuerpo cuando está relajado.

En unCOMO te descubrimos algunos buenos ejercicios de meditación para relajarse.

Empezar a meditar

Ahora ya estamos preparados para empezar a hacer meditación zen. Tenemos el cuerpo bien colocado y la respiración adecuada para comenzar a adentrarnos en nuestro interior más profundo y empezar a trabajar para controlar la mente.

No tenemos que luchar contra los pensamientos pues es el estado natural de la mente, lo que no podemos permitir es que estos pensamientos se apoderen de toda nuestra atención y nos convirtamos en ellos, nos dejemos llevar por ellos. Tenemos que aprender a observar los pensamientos sin involucrarnos en ellos pues, así, podremos empezar a establecer la diferenciación entre lo que somos y lo que pensamos.

Realizando esta práctica meditativa, de observación, conseguiremos adentrarnos en nuestro inconsciente, el lugar de la mente que va más allá de los pensamientos mundanos, de nuestro día a día mental.

El control de la mente, de los pensamientos y de las emociones que van ligadas a estos estados mentales es lo que lograremos cuando seamos capaces de desvincularnos de nuestras ideas, cuando aprendamos que los pensamientos es algo que viene y va, que no nos define, que lo que nos define es nuestra esencia, nuestro centro. Encontrar el centro es el objetivo de la meditación pues, así, encontraremos nuestra pureza dejando de lado el razonamiento.

Conseguir meditar no es algo sencillo ni que puedas conseguir de la noche a la mañana. Ser constante en la práctica es esencial para poder alcanzar el estado de pureza y liberación del ser racional; por ello, los budistas recomiendan dedicar 20 minutos al día a la meditación pues, de este modo, es como podrás entrenar la mente y poder alcanzar la liberación.

En este otro artículo te contamos cómo meditar correctamente.

Cómo hacer meditación zen - Empezar a meditar

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer meditación zen, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Vida saludable.

Escribir comentario sobre Cómo hacer meditación zen

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo hacer meditación zen
1 de 3
Cómo hacer meditación zen

Volver arriba