Compartir

Cómo evitar que mi hijo desarrolle el trastorno pasivo-agresivo de la personalidad

Por María José Roldán. Actualizado: 20 enero 2017
Cómo evitar que mi hijo desarrolle el trastorno pasivo-agresivo de la personalidad

El trastorno pasivo-agresivo ocurre con más frecuencia en niños que no han recibido una educación homogénea con unos criterios claros y estables. Es característico en niños con padres divorciados o con unos criterios educativos poco claros o variables. La autoridad paternal se ve deficiente y los hijos utilizan la mala relación de sus padres para no obedecer a uno de los dos, refugiándose en el otro, aquel que más le conviene. Que esto ocurra en nuestros hogares puede ser un motivo de conflicto diario, en el que la “la batalla campal” está asegurada. En uncomo.com queremos orientarte a cómo evitar que mi hijo desarrolle el trastorno – pasivo de la personalidad

¿Cuándo es más frecuente?

El trastorno es más frecuente cuando los padres de los niños tienen una afectividad muy poco estable, con altibajos en el estado de ánimo.

Si el niño no puede predecir la reacción que el padre va a tener en su comportamiento, porque depende más del estado de ánimo del progenitor que de lo que haya hecho el niño, este tendrá grandes dificultades para saber lo que se espera de él, por tanto tendrá dificultades para elaborar su autoconcepto y para saber de qué manera se debe comportar para obtener una respuesta positiva a su comportamiento. Esta dificultad para saber con anterioridad las reacciones de sus padres crea en el niño un estado permanente de tensión emocional, provocando ansiedad.

¿Cómo evitarlo?

Los padres deben intentar evitar las discusiones frente al hijo/a, evitando confrontaciones y peleas.

Ambos progenitores deben tener clara la línea educativa por dónde quieren guiar a su hijo/a de forma paralela e ir por el mismo camino educativo aunque entre ellos hayan problemas íntimos (es muy importante que estos problemas se solucionen de forma correcta para evitar que se enquisten y se tense el ambiente ya que los niños lo captan enseguida y pueden sentirse culpables de algo que no les concierne).

¿Cuándo se ve favorecido este trastorno?

Se puede ver favorecido en los niños que están muy ligados a sus padres, y nace un hermano dejando los padres, de prestarle toda la atención y dedicación que le daban antes, sintiéndose el niño de algún modo, excluido. Esto les hace sentirse inseguros de forma repentina, al sentir amenazado el cariño de sus padres y lo ve enfocado exclusivamente al nuevo miembro de la familia.

Pueden recurrir a conductas disruptivas para recuperar ser el foco de atención, aunque sea de forma negativa. Si no lo consiguen se pueden sentir muy frustrados y volcar la agresividad hacia los padres y el hermano recién nacido, creando una relación de amor–odio. En ocasiones pueden llegar a mostrarse muy agresivos e incluso crueles con el nuevo miembro de la familia, cuando sus padres no están presentes, pudiendo generar situaciones peligrosas.

¿Cómo prevenirlo?

Cuando se acerca un nuevo miembro de la familia, al hijo que ya está entre nosotros, hay que hacerle partícipe de este acontecimiento (ayudando a pintar la habitación, a que escoja juguetes o color de ropita…). Y cuando llega el nuevo miembro familiar, es importante potenciar el vínculo entre hermanos, dejando que se acerque, que acaricie a su hermanito (siempre bajo la supervisión de los padres).

Y sobre todo y más importante, no descuidar su atención sin llegar a sobreprotegerle. Atender a los dos hermanos de igual manera según sus necesidades, y sobretodo de forma emocional, que el niño mayor no se sienta excluido y que el cariño recibido no se vea afectado. Asimismo, será importante saber cómo saber si tu hijo tiene el transtorno pasivo-agresivo de la personalidad.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo evitar que mi hijo desarrolle el trastorno pasivo-agresivo de la personalidad, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud mental.

Escribir comentario sobre Cómo evitar que mi hijo desarrolle el trastorno pasivo-agresivo de la personalidad

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo evitar que mi hijo desarrolle el trastorno pasivo-agresivo de la personalidad
Cómo evitar que mi hijo desarrolle el trastorno pasivo-agresivo de la personalidad

Volver arriba