Compartir

Cómo empujar en el parto con epidural

 
Por Alba Navas Almonacil. 29 enero 2019
Cómo empujar en el parto con epidural

Es totalmente normal que surjan dudas sobre el embarazo y el parto, especialmente antes del alumbramiento, y sobre todo en madres primerizas, que no saben a lo que se van a enfrentar e incluso algunas tienen miedo. Una duda muy frecuente que suele aparecer a la hora del parto es relacionada con la epidural, ya que muchas no saben si deben empujar ni cómo hacerlo. La epidural o anestesia raquídea es el método más popular que se utiliza para aliviar el dolor durante el alumbramiento.

En este artículo queremos resolver todas tus dudas acerca de este método, por eso te explicamos cómo empujar en el parto con la epidural, así como sus ventajas y riesgos para que puedas ir más tranquila a tu esperado momento, sabiendo lo que te vas a encontrar, así que sigue leyendo.

Cómo empujar en el parto con epidural: consejos

Hay muchas mujeres que se preguntan si realmente tienen que empujar en el parto teniendo la epidural o la anestesia raquídea, cómo hacerlo en caso de usar este tipo de anestesia local y si van a sentir cómo el bebé sale o no.

La respuesta es que aunque la epidural sea un anestésico, se utiliza para retrasar la puja, así no tendrás que esperar a la dilatación completa soportando el dolor y el médico te dará instrucciones para descansar por 1 o 2 horas antes de que empieces a empujar, retrasando así el alumbramiento, lo que no suele importar a las mujeres. Además, esta disminuye la sensación de empujar, ya que te anestesia por debajo de la cintura, y a su vez disminuyendo el dolor.

No es difícil dar a luz con la epidural, por lo que no tienes que obsesionarte, simplemente tendrás que seguir los pasos de los médicos y las personas de apoyo que te rodeen durante ese momento. Los pasos a seguir son básicos y sencillos, los cuales te indicarán los médicos presentes.

El mejor consejo que puedes seguir es mantenerte tranquila y paciente. Teniendo la epidural el bebé descenderá por las contracciones, las cuales controlarán los médicos también, y cuando finalmente la cabeza empiece a salir hacia el exterior, será el momento perfecto en el que tendrás que empezar a empujar, ya que lo notarás más.

Así mismo no te preocupes, porque te estarán supervisando en todo momento. Un truco que normalmente se utiliza es indicar a la futura mamá que posicione sus manos en lo alto de su barriga, y que cuando se ponga dura y comience a hincharse, coja todo el aire que pueda y lo suelte, realizando pujos dirigidos con todas sus fuerzas, sin soltar dicho aire.

Un punto muy importante a tener en cuenta durante el alumbramiento es la respiración, ya que además de aumentar la cantidad de oxígeno para el bebé y para ti te ayudarán a sobrellevar las contracciones. La importancia de no perder el buen ritmo de la respiración en el parto se debe a que si entras en un estado de nerviosismo, tu oxígeno disminuirá y las respiraciones serán superficiales y rápidas, incluso puedes sentirte descontrolada y mareada si esto sucede, lo que complicará el parto, y aunque esto no es frecuente podría pasar. Puedes practicar las respiraciones para el parto en tu casa para que cuando llegues al momento te sea más fácil. Cierra tus ojos y concéntrate en tu respiración, inspira y realiza una pausa antes de exhalar, y luego haz una exhalación profunda y constante.

Como puedes ver es más sencillo de lo que te imaginas y las enfermeras, junto a todo el grupo de apoyo, estará allí por si tienes dudas sobre cualquier cosa, indicándote cuándo empujar y cuándo no.

Si quieres más consejos, en este otro artículo de unCOMO te explicamos Cómo prepararse para el parto.

Cómo empujar en el parto con epidural - Cómo empujar en el parto con epidural: consejos

Qué es la epidural y cómo se aplica

La epidural, como hemos mencionado antes, es un anestésico local el cual adormece una región del cuerpo, inhibiendo el dolor, pero sin hacerte perder la sensibilidad totalmente, al contrario que las anestesias normales o generales, que bloquean todo tipo de dolor y sensibilidad.

Cómo se pone la epidural

Este anestésico se administra directamente en la columna vertebral, paralizando la parte inferior del cuerpo. Antes de aplicarla los médicos desinfectarán la región de la piel donde vayan a introducir la aguja, para que no haya riesgos de infecciones. Los médicos te indicarán la posición que tienes que adquirir para permanecer inmóvil durante este proceso, normalmente con la espalda arqueada, ya sea sentada o acostada sobre tu lado izquierdo. Es muy importante que no te mueves, pues si te mueves con algún gesto, sobre todo si es brusco, durante el proceso podría causarte daños en la columna. Finalmente, el médico inyectará la epidural y solo sentirás un pequeño pinchazo como cualquier otra inyección, incluso a veces se pone algún anestésico local tópico para que no sientas nada en el momento de la inserción.

La satisfacción global de las mujeres que han utilizado este método durante el parto es bastante elevada.

Ventajas y riesgos de la epidural

La epidural tiene una serie de ventajas y desventajas. Empezaremos explicando las ventajas, ya que seguro que te interesa saber acerca de esto, y luego hablaremos de sus riesgos y desventajas.

Ventajas de la epidural para el parto

  • Puedes descansar si se prolonga el parto. Los médicos te dirán cómo hacerlo.
  • Tendrás una experiencia positiva del parto ya que no sentirás dolor o este será mínimo.
  • Si se necesita realizar el parto por cesárea, utilizando este método podrás mantenerte despierta y participar en todo momento.
  • En la mayoría de los casos el postparto es menos doloroso.
  • Sentir menos dolor y molestias te ayuda a mantenerte alerta y activa durante todo el momento.

Riesgos y desventajas de la epidural en el parto

  • Puede producir una disminución de la presión sanguínea, por lo que será necesario administrarte fluidos si esto sucede.
  • Puede ocurrir una fuga de líquido cefalorraquídeo o cerebroespinal (líquido del encéfalo y la médula espinal) y sentirás dolor de cabeza, aunque es poco frecuente.
  • Dos horas después del nacimiento necesitarás ayuda para andar, ya que tus piernas aún estarán un poco anestesiadas.
  • Puedes experimentar escalofríos, zumbido de oídos, náuseas, dificultad para orinar o dolor de espalda como efectos secundarios.
  • Una vez colocada la epidural tendrás que alternar los lados para recostarte.

No obstante esto, se han realizado estudios dónde se ha llegado a la conclusión de que la relación ventaja-riesgo de la epidural son muy favorables.

Cómo empujar en el parto con epidural - Ventajas y riesgos de la epidural

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo empujar en el parto con epidural, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Escribir comentario sobre Cómo empujar en el parto con epidural

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo empujar en el parto con epidural
1 de 3
Cómo empujar en el parto con epidural

Volver arriba