Compartir

Cómo empezar a cuidarme para vivir mejor

 
Por Elia Tabuenca. 21 marzo 2017
Cómo empezar a cuidarme para vivir mejor

¿Quieres empezar a cuidarte? Llegados a una edad, muchas personas empiezan a notar que su metabolismo y su cuerpo ya no funciona igual que antes y, mientras en su juventud podían comer casi lo que querían sin apenas resentirse, ahora las malas digestiones, la inflamación del estómago o el colesterol empieza a jugarles una mala pasada. Es entonces cuando deciden que ha llegado el momento de cuidarse y apostar por una vida más saludable y beneficiosa para el cuerpo pero... ¿por dónde empezar? En este artículo de unCOMO vamos a contarte cómo empezar a cuidarte para vivir mejor con una serie de consejos que te ayudarán a darle una vuelta de hoja a tu vida y tener un cuerpo mucho más fuerte y sano.

La importancia de la alimentación

Hay una frase que resume fielmente el secreto para tener una vida sana: "Somos lo que comemos". Y es que no hay nada más cierto que esta afirmación ya que, de los alimentos, es de donde sacamos nuestra fuente de energía que es básica para poder funcionar correctamente en nuestro día a día y estar mejor tanto por dentro como por fuera. Por tanto, la alimentación es esencial para conseguir vivir de forma saludable y mejorar los procesos internos, así como prevenir la aparición de colesterol o demás afecciones relacionadas por una mala alimentación.

Así pues, si quieres empezar a cuidarte para vivir mejor tienes que tener en cuenta estas reglas que son las bases sobre las que tienes que labrar tu alimentación a partir de ahora.

Come 5 veces al día

Para poder empezar a cuidarte para vivir mejor es importante que evites sobrecargar tu sistema digestivo a la hora de la comida o de la cena con una gran cantidad de alimentos y comida copiosa que no podrá digerir correctamente. Por este motivo, es recomendable que se dividan las comidas principales del día en 5 o 6 tomas más ligeras que nos ayuden a saciar el apetito pero que, además, conseguirán activar nuestro metabolismo haciendo que trabaje durante más horas al día.

Reduce la grasa y los azúcares

Si quieres empezar a cuidarte, tienes que dejar de consumir de forma excesiva aquellos alimentos que son poco nutritivos y que, sin embargo, nos aportan una gran cantidad de grasas, azúcares o toxinas que se acumulan en el organismo. Así pues, tienes que dejar de consumir fritos, rebozados, salsas, bollería, etc., para empezar a tomar otros platos más saludables y ligeros. Si quieres mejorar el sabor de tus recetas, te recomendamos que pruebes las especias o hierbas aromáticas que conseguirán un resultado sorprendente sin aportarte toxinas.

Cena ligero

Para poder disfrutar de una vida sana también es importante que entiendas que la comida no es solo un placer sino que es nuestra fuente de energía, por tanto, no necesitamos la misma cantidad de energía a primera hora del día que a la noche, cuando lo único que haremos será prepararnos para dormir. Así pues, a la hora de la cena tienes que apostar por esos alimentos que son más hipocalóricos como son los vegetales o las proteínas bajas en grasas y reservar los carbohidratos para el resto del día. En este otro artículo te contamos cuáles son los mejores alimentos para cenar.

Bebe 2 litros de agua al día

Es esencial que aumentes el consumo diario de agua para llegar al litro y medio o a los dos litros. Este hábito te ayudará a limpiar tu organismo, reducir la presencia de toxinas y eliminar la retención de líquidos. Además, también hidratará nuestro organismo haciendo que todos los órganos funcionen mejor. En este otro artículo te ayudamos a que sepas cómo beber dos litros de agua al día.

Evidentemente, deberás dejar de lado los malos hábitos como, por ejemplo, beber alcohol de forma frecuente, fumar, tomar drogas, etcétera. Lo mejor es que elimines por completo estos hábitos pero, si no te ves capaz, por lo menos que los reduzcas al máximo para conseguir cuidar de tu cuerpo de forma eficaz.

Cómo empezar a cuidarme para vivir mejor - La importancia de la alimentación

Incluye frutas y verduras para estar más sano

Dentro de todos los grupos de alimentos que existen, las frutas y verduras son uno de los más beneficiosos porque son ingredientes altamente nutritivos, bajos en grasas saturadas y que nos aportan pocas calorías, por tanto, podemos incluirlos en cualquier momento del día sin que nos estemos excediendo de calorías diarias. Además, nos aportan grandes vitaminas y minerales que nos ayudan a que nuestro organismo esté fuerte y sano.

Por tanto, te recomendamos que intentes incluir frutas y/o verduras en todas las comidas del día y, por ejemplo, distribuyas tu jornada de la siguiente manera:

  • Pieza de fruta del tiempo: en el desayuno, a media mañana y por la tarde a la hora de la merienda
  • Verduras variadas: a la hora de la comida y de la cena intenta incorporar diferentes variedades de verduras para disfrutar de una alimentación completa (por ejemplo, una ensalada variada, unas verduras salteadas, etcétera)

Aunque parezca complicado, lo cierto es que comer a diario frutas y verduras es mucho más fácil de lo que pueda parecer, tan solo tienes que cambiar tus hábitos y, por ejemplo, en lugar de comer un plato de carne con patatas, opta por ese mismo plato de carne pero con vegetales o acompañado de una buena ensalada.

En este otro artículo de unCOMO te contamos por qué es bueno comer frutas y verduras para que entiendas por qué siempre nos recomiendan tomar estos alimentos si queremos empezar a cuidarnos.

Los mejores alimentos para empezar a cuidarte

Para poder empezar a cuidarte para vivir mejor tienes que tener en cuenta que NO todos los alimentos son igual de beneficiosos para la salud y que, por tanto, tendremos que priorizar y apostar por una dieta saludable que incluya las opciones mejores para el devenir de nuestro organismo. Por ejemplo, hincharte a comer embutido o hamburguesas no es, para nada, un hábito sano, como tampoco lo es comer comer galletas o chocolate cada día.

Así pues, para poder empezar a vivir una vida más saludable te recomendamos que rediseñes tu dieta y tu lista de la compra para limitar algunos productos y empezar a comprar otros mucho mas beneficiosos, como los siguientes.

Proteínas bajas en grasas

Comer cada día lomo de cerdo, bistecs de ternera o embutidos como chorizo o bacon no es un hábito nada saludable porque estas piezas cárnicas son muy grasientas, calóricas y que pueden aumentar el colesterol así como afectar a nuestro ritmo cardíaco por una excesiva acumulación de grasa. En su defecto, deberás optar por alimentos más beneficiosos como son las carnes magras, es decir, el pollo, el pavo y el conejo y tomar, de vez en cuando, las otras variedades.

En el caso de los pescados, cualquier variedad puede ser beneficiosa para la salud aunque, por lo general, se recomienda no tomar más de 2 o 3 veces por semana los pescados azules ya que son los más grasos y calóricos.

En el caso de los lácteos, se recomienda que se opten por los que son de versión desnatada o semidesnatada puesto que su aporte en grasa es mucho inferior sin que, por ello, se pierdan sus interesantes nutrientes. Si puedes, también puedes optar por los lácteos vegetales como es el caso de la soja, la avena, etcétera, que también son interesantes fuentes de proteínas sin que nos aporten grasas saturadas.

Carbohidratos integrales

Alimentos como la pasta, el arroz, los cereales, etcétera, son imprescindibles para una dieta saludable ya que este grupo de alimentos nos aporta una gran fuente de energía así como numerosos nutrientes que nos ayudarán a vivir de una forma mucho más saludable.

Pero de entre todas las variedades de hidratos, tendrás que apostar por aquellos que son integrales porque, así, te aseguras que te aportan algunos nutrientes y componentes como la fibra. Ten en cuenta que los que son blancos es porque han pasado un proceso de refinamiento durante el cual han perdido una gran cantidad de nutrientes y, en su defecto, se ha incrementado su aporte en azúcares.

Actívate para empezar a vivir mejor

Para empezar a cuidarte también resulta esencial que dejes de lado una vida sedentaria y empieces a activar tu cuerpo de forma constante con la práctica de ejercicio o de actividades que pongan en marcha tu sistema circulatorio, cardiovascular y tus músculos. Los expertos recomiendan que, al menos, 30 minutos al día estemos activos, es decir, que caminemos, vayamos en bicicleta, hagamos alguna clase deportiva, etcétera.

En el caso de que no podamos estar activos diariamente media hora, entonces se recomienda que se realicen entrenamientos más intensivos durante la semana repartidos en 3 o 5 días durante un tiempo mínimo de 45 minutos; así, conseguiremos cuidar nuestra salud acostumbrando al cuerpo al ejercicio físico construyendo una mayor resistencia cardíaca así como unos músculos más fuertes.

30 minutos de ejercicio cardiovascular

Se recomienda que para tener un sistema cardíaco en perfecto estado, se dediquen al menos 30 minutos a hacer un ejercicio cardiovascular que puede ser de baja o alta intensidad, dependiendo de la condición de cada uno. Caminar, ir en bicicleta, hacer una clase de aeróbic, correr, etcétera, son las actividades que ponen en funcionamiento nuestro sistema cardiovascular.

20 minutos de tonificación

Para poder empezar a cuidarte también es importante que cuides tu musculatura y, por tanto, en una jornada de entrenamiento también te centres en tonificar y fortalecer tu cuerpo. Por ello, hacer pesas, abdominales, sentadillas, etcétera, es una idea genial para conseguir mejorar tu salud física tanto a nivel externo como interno.

Cómo empezar a cuidarme para vivir mejor - Actívate para empezar a vivir mejor

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo empezar a cuidarme para vivir mejor, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Vida saludable.

Escribir comentario sobre Cómo empezar a cuidarme para vivir mejor

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo empezar a cuidarme para vivir mejor
1 de 3
Cómo empezar a cuidarme para vivir mejor

Volver arriba