Compartir

Cómo detectar ideas delirantes

Por Borja Lopez. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo detectar ideas delirantes

El delirio es un trastorno del contenido del pensamiento. Toda idea extraña o fija constituye un trastorno del contenido del pensamiento, dentro de éste encontramos: ideas sobrevaloradas, ideas fóbicas, ideas hipocondríacas e ideas delirantes. El delirio implica un cambio en la relación que la persona establece con el mundo, un quiebre, donde la idea delirante pasa a ser el nexo que la persona utiliza para restablecer el contacto con la realidad. Esta idea pasa a formar parte de su vida y se convierte en el centro de su existir. Los temas en los cuales se centra el delirio son variados, entre ellos se destacan: delirios de persecución, celitípicos, de reivindicación, de grandeza, etc. A continuación, te presentaremos cómo detectar ideas delirantes.

También te puede interesar: Cómo detectar la esquizofrenia
Pasos a seguir:
1

Ideas extrañas. El delirio se caracteriza por ideas que son consideradas como extrañas, erróneas e incluso en algunos casos, absurdas. Estas ideas no son compartidas ni comprendidas por el grupo social al cual pertenece. Estas ideas suelen ser acompañadas de un malestar significativo e inciden en forma negativa en la vida cotidiana de la persona. Generalmente, con el tiempo, sus acciones suelen limitarse en función de estas ideas. Por ejemplo, si la persona piensa que su pareja le es infiel con todos los hombres, a pesar de no tener ningún tipo de evidencia de que eso es así, comienza a tomar acciones al respecto.

2

Convicción. La persona está absolutamente convencida de que sus ideas son ciertas y que concuerdan con la realidad. En estos casos, suele suceder que la idea delirante no tiene fundamento alguno, ni se asemeja a la realidad, sin embargo, la persona suele otorgarle a cualquier hecho, el valor de confirmación de su idea o sospecha. Ejemplo, si la persona está convencida que su pareja es infiel, refirma su sospecha si ve a su esposa hablando con un compañero de trabajo.

3

Centro de su vida. La idea delirante, poco a poco, se va transformando en centro de su vida. Su rutina, sus acciones y su forma de interpretar los hechos comienzan a ser en función de su idea delirante. Es así, que la persona puede abandonar el trabajo, aislarse de sus relaciones sociales, entre otras cosas. Por ejemplo, la persona que está convencida de que su esposa es infiel, abandona el trabajo y solo se dedica a perseguir a su mujer para confirmar su sospecha.

4

Protagonismo. Sea cual sea el tema del delirio, la persona que lo padezca es protagonista del mismo. Es decir, nunca se trata de algo que le pase a otra persona, sino que siempre está relacionado con él. Por ejemplo, puede estar convencido de que cambiaron a su esposa y que la persona que ahora vive con él, es un impostora que quiere hacerle daño. Consideran que complotan contra él.

Cabe destacar que existe también la florida ideación delirante como variación de las ideas delirantes; las personas que padecen este trastorno sufren ideas y aires de poder y grandeza, con un gran afán de poder y notoriedad.

5

Antes y después. La presencia de una idea delirante supone una ruptura en la historia y biografía de la persona. Existe un antes y un después de este hecho. Es por ello, que muchas veces resulta difícil a los familiares comprender que es lo que está sucediendo. La persona suele vivir de forma rutinaria, hasta que un día despierta y se siente extraño, este hecho se ve reforzado por interpretaciones erróneas, motivando conductas extrañas. Las personas que padecen de estas ideas delirantes pueden ser padres de familia, profesionales, trabajadores, etc.

6

Sistematización. Tiene que ver con el orden interno del delirio, son su coherencia. El delirio sistematizado tiene que ver con que la persona pueda dar respuesta a preguntas tales como: ¿Quién?, ¿Cómo?, ¿Cuándo? Por ejemplo, el paranoico es el delirio sistematizado por excelencia, no así los cuadros agudos o experiencias delirantes.

7

Estructuración. A medida que puede justificar lo que le pasa, la angustia por la situación va disminuyendo, pero en contrapartida, la idea delirante se va consolidando con más fuerza. La persona puede criticar lo que paso, diciendo “estaba loco” y cuestionar lo que sucedió, en este caso, el pronóstico es bastante positivo, porque significa que no tiende a la cronificación. Si por el contrario, intenta explicar con cierta coherencia lo que paso, es porque está tendiendo a la sistematizarlo y estructurarlo, y por lo tanto tiende a la cronificación.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo detectar ideas delirantes, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud mental.

Consejos
  • Si conoces a alguien que padezca de ideas delirantes, consulta a la brevedad con un especialista.

Escribir comentario sobre Cómo detectar ideas delirantes

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo detectar ideas delirantes
Cómo detectar ideas delirantes

Volver arriba