Compartir

Cómo curar un tirón en la ingle

 
Por Beatriz Ruiz. 18 diciembre 2018
Cómo curar un tirón en la ingle

Si estás leyendo estas líneas, seguramente, sea porque alguna vez has realizado ejercicio y, al día siguiente, has notado dolor cada vez que te mueves en algunas partes de tu cuerpo como la ingle. Este tipo de malestar se denomina distensión inguinal, aunque generalmente se conoce comúnmente como tirón en la ingle.

Un tirón en la ingle es un malestar físico que se produce cuando los músculos de esta zona se estiran de forma excesiva de manera que terminan desgarrándose. También puede aparecer cuando sometemos los aductores a un esfuerzo físico que nuestro cuerpo no está preparado para aceptar, o bien cuando recibimos un fuerte golpe en esta parte del cuerpo. Las distensiones inguinales suelen desaparecer por sí solas descansando unos días en casa. Sin embargo, si no sabemos tratar este dolor muscular de forma correcta podría agravarse hasta pasar a ser una lesión más grave. Por ello, en el siguiente artículo de unCOMO, te explicaremos cómo curar un tirón en la ingle. ¡Toma nota!

También te puede interesar: Cómo curar un tirón en la pantorrilla

Causas de una distensión inguinal

Una distensión inguinal, también conocida coloquialmente como tirón en la ingle, es una lesión en la que se produce un desgarro (ya sea parcial o total) en los músculos que se encuentran cerca de esta zona, concretamente en el pectineo, los aductores cortos (que van desde la pelvis al fémur) y los aductores largos (que van desde la pelvis a las rodillas).

El tirón en la ingle suele estar provocado por tres causas principales: un estiramiento excesivo de los aductores hasta que comienzan a desgarrarse, un sobresfuerzo físico o un golpe directo en esta área del cuerpo.

Sin embargo, también existen algunos factores que aumentan el riesgo de sufrir esta lesión muscular:

  • Practicar deportes en los que debes correr y parar en períodos muy cortos de tiempo o donde cambias de dirección bruscamente, como el atletismo, el fútbol y el hockey, entre otros.
  • Falta de calentamiento antes de entrenar: si no se han calentado los músculos previamente de manera correcta, es probable que queden agarrotados y se produzca un desgarro.
  • Deficiente condición física: es más probable sufrir un tirón cuando no estamos acostumbrados a realizar frecuentemente ejercicio.
  • Volver hacer ejercicio demasiado pronto tras una lesión: si no reposas el tiempo necesario para recuperarte, seguramente volverás a padecer una distensión inguinal.
Cómo curar un tirón en la ingle - Causas de una distensión inguinal

Tipos y síntomas de un tirón en la ingle

Un tirón en la ingle puede ser más leve o más grave dependiendo tanto de los síntomas que acompañan a la lesión como de la intensidad de estos. Por ello, a continuación, te explicaremos las diferentes distensiones inguinales según su gravedad:

  • Distensión de grado 1 o tirón leve: en este estadio de la lesión es frecuente que la persona no tenga ningún problema a la hora de caminar y realizar una actividad física. Los principales síntomas de un tirón en la ingle leve son dolor bastante sutil y un poco de agarrotamiento en los músculos.
  • Distensión de grado 2 o tirón moderado: durante esta fase, la persona que sufre el tirón puede tener complicaciones a la hora de andar y le resultará prácticamente imposible correr. Los síntomas más comunes en este caso son dolor moderado y agarrotamiento en la ingle, hinchazón y aparición de hematomas por el área afectada.
  • Distensión de grado 3 o tirón grave: en este grado, el tirón no le permitirá prácticamente andar a la persona lesionada. Es muy probable que sientas una especie de hendidura en el músculo y otros síntomas como dolor en la ingle intenso, hematomas e hinchazón.

Cómo curar un tirón en la ingle - tratamiento

Para curar un tirón en la ingle, es importante que antes identifiques qué grado de distensión inguinal padeces, ya que no será lo mismo tratar una lesión leve que una más grave. Si por ejemplo padeces una distensión de grado 3, probablemente, necesitarás al menos 8 semanas de rehabilitación y en los casos más graves, una operación quirúrgica para tratar el desgarro.

Sin embargo, si tu distensión inguinal es más bien leve o moderada, tendrás que estar aproximadamente entre 4 y 8 semanas de rehabilitación y, además, es recomendable que sigas los siguientes consejos que te ayudarán a curar un tirón en la ingle de manera más rápida:

Uso de hielo

Un remedio muy utilizado para aliviar el dolor y la hinchazón de los tirones en las ingles es el uso del hielo, ya que su poder refrescante te ayudará a desinflamar el área afectada.

Para utilizarlo, tendrás que coger varios cubitos de hielo y envolverlos con una toalla, ya que el contacto directo puede ser molesto e incluso empeorar la lesión. Cuando tengas lista la toalla, aplícala por los aductores durante 20 minutos durante cada hora de manera diaria.

Compresas con agua caliente

Al igual que el frío es un buen remedio para aliviar la distensión, el calor también puede ser un truco bastante eficaz si el hielo no ha logrado bajar la hinchazón.

Coloca en la zona afectada una toalla mojada con agua caliente durante media hora. Cuando notes que la temperatura de la piel vuelve a ser normal, tendrás que aplicar otra toalla con hielo durante 20 minutos. El cambio de calor a frío puede ayudarte tanto a bajar la inflamación como a reducir el dolor.

Descansa todo lo que puedas

Para curar un tirón en la ingle o en cualquier otra parte del cuerpo, es esencial que reposes y evites caminar todo lo que puedas. Aunque sabemos que existen compromisos laborales o familiares que nos impiden descansar, será recomendable que los pospongas lo máximo posible, ya que si empiezas a caminar cuanto antes, lo único que conseguirá es que la distensión no se cure completamente y, además, que tengas secuelas posteriormente.

Uso de cintas elásticas

La compresión de los músculos de la ingle también te ayudará tanto a reducir la inflamación como a estabilizar el área afectada. Para ello, puedes adquirir en la farmacia una ortesis, ya que es un dispositivo que se amoldará a esta parte del cuerpo, o cintas elásticas para comprimir la ingle.

Si no dispones de ninguno de estos objetos, también puedes emplear algunas vendas. En cualquier caso, es importante que no lo ajustes demasiado, ya que podrías empeorar el malestar.

Además, te aconsejamos que consultes las recomendaciones del artículo Cómo evitar tirones musculares.

Cómo curar un tirón en la ingle - Cómo curar un tirón en la ingle - tratamiento

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo curar un tirón en la ingle, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Escribir comentario sobre Cómo curar un tirón en la ingle

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo curar un tirón en la ingle
1 de 3
Cómo curar un tirón en la ingle

Volver arriba