Compartir
Compartir en:

Cómo curar la bursitis en la rodilla

Cómo curar la bursitis en la rodilla

Los deportistas o trabajadores que deben ejecutar movimientos repetitivos corren el riesgo de sufrir una amplia gama de lesiones debido al desgaste de sus articulaciones. Una de ellas es la bursitis, una inflamación que además de dolor, genera una serie de dificultades físicas que pueden limitar severamente el rango de movimiento si no se atiende oportunamente.

Sin embargo, un tratamiento adecuado puede revertir los síntomas de este tipo de lesiones, por lo que si estás interesado en saber cómo curar la bursitis en la rodilla debes seguir leyendo este artículo que hemos preparado en unCOMO para que puedas detectar y tratar esta condición o en todo caso, aprender a prevenirla.

Qué es la bursitis de rodilla

Las grandes articulaciones del cuerpo humano cuentan con una estructura llamada bursa o bolsa serosa. Se trata de una especie de bolsa que contiene líquido sinovial cuya función esencial es la de lubricar las articulaciones, facilitando y aumentando el rango de movimiento. Cuando hay una lesión en la rodilla, la bursa se inflama, dando lugar a la bursitis.

Causas y síntomas de la bursitis de rodilla

Antes de saber cómo curar la bursitis de rodilla, es importante conocer que aunque tenemos unas 150 bolsas serosas en todo el cuerpo, las rodillas suelen ser las más afectadas por la bursitis debido al papel esencial que cumplen en términos de desplazamiento y sostén del cuerpo. En este sentido, la principal causa de bursitis de rodilla suele ser la presión ejercida sobre la articulación, pero también puede ser una lesión producida como consecuencia de un trastorno más grave. A continuación te detallamos las causas de la bursitis en la rodilla:

  • Sobrecarga de la articulación: quienes practican deportes de impacto en las articulaciones como el rugby, el running o en el caso de los trabajadores de la carpintería o fontanería tienen más posibilidades de desarrollar una bursitis en la rodilla, ya que sus articulaciones pasan períodos de tiempo prolongados en la misma posición o ejecutan movimientos repetitivos que terminan por generar inflamación de la bolsa serosa.
  • Causas inflamatorias, metabólicas o sistémicas: padecer enfermedades como gota, artritis reumatoide, diabetes, condiciones relacionadas con la glándula tiroides, heridas o infecciones bacterianas pueden generar bursitis de la rodilla.

Entre los síntomas asociados a la bursitis de rodilla, se encuentran:

  • Dolor intenso y punzante
  • Rigidez de la articulación
  • Limitación del movimiento de la rodilla
  • Si la bursitis tiene una causa infecciosa, se puede presentar un cuadro febril, así como enrojecimiento de la zona

Tratamiento para la bursitis de rodilla

Para curar la bursitis de rodilla existen opciones que van desde la aplicación de frío hasta la cirugía. Todo depende del grado de inflamación y, sobre todo, de lo que el médico considere más pertinente según el caso. Por esto, vamos a explicar cuáles son las opciones disponibles:

  • Aplicación de frío: es la opción más inmediata para aliviar el dolor y evitar que la inflamación se expanda. Por lo general se recomienda la aplicación de hielo o compresas frías en la rodilla afectada durante 15 o 20 minutos tres veces al día.
  • Aplicación de calor: el calor relaja la articulación y alivia el dolor. Se puede aplicar compresas tibias de 10 a 15 minutos tres veces al día, siempre y cuando se pueda tolerar la temperatura. Esta opción es más efectiva cuando la inflamación ya no es muy notable.
  • Fisioterapia: un especialista en esta área puede crear una rutina de ejercicios de rehabilitación para ampliar el rango de movimiento de manera controlada y mejorar los síntomas.
  • Medicamentos: el médico podría recomendar antiinflamatorios o inyecciones de esteroides para aliviar los síntomas. En caso de que la bursitis haya sido ocasionada por una infección bacteriana, recomendará un antibiótico.
  • Cirugía: si los síntomas no desaparecen ni se alivian con las opciones anteriores, es posible que el médico solicite practicar una bursectomía, que es la extirpación de la bursa inflamada.

En todos los casos, es importante seguir las recomendaciones médicas y detener temporalmente las actividades que pudieran estar causando la inflamación hasta que la rodilla mejore.

Prevención de la bursitis de rodilla

Tanto en el caso de que ya se haya padecido de bursitis como si se quiere prevenir, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Evitar los movimientos repetitivos: si la práctica deportiva, la rutina de entrenamiento físico o el trabajo exigen repetir o mantener el movimiento durante períodos prolongados, es importante planificar rutinas de descanso para las articulaciones que incluyan breves sesiones de estiramiento.
  • Atender el dolor: si el movimiento genera dolor, es importante no dejarlo pasar. Se trate de una bursitis en la rodilla o no, el dolor puede ser señal de que la articulación está trabajando más allá de sus límites y requiere revisión médica.
  • Usar un soporte: si las rodillas van a estar apoyadas en el piso durante mucho tiempo, se puede usar una almohada, una esterilla de yoga o una superficie acolchada para amortiguar el impacto. De igual forma hay que hacer descansos para evitar lesiones.
  • Calentar y estirar: quienes practican rutinas físicas deben incluir una rutina de calentamiento antes de su sesión y culminar con un estiramiento para proteger sus articulaciones.

Remedios caseros para la bursitis

Además de las recomendaciones médicas, existen algunas alternativas que se pueden aplicar de forma complementaria para curar la bursitis de rodilla. Estos son alguno de los mejores remedios caseros para la bursitis:

Compresa de vinagre de manzana

Este ingrediente es conocido, entre otros beneficios, por sus cualidades antiinflamatorias, por lo que se utiliza como tratamiento externo para casos de bursitis. Para aplicarlo se humedece una toalla con una taza de vinagre de manzana y se aplica en la rodilla afectada durante 15 minutos, preferiblemente antes de la ducha.

Compresa de jengibre

El jengibre es conocido por sus propiedades analgésicas, antioxidantes y antiinflamatorias. Una manera práctica de utilizarlo para curar la bursitis de rodilla es mezclando tres cucharaditas de jengibre rallado en media taza de agua caliente. Se humedece una compresa o vendaje y se aplica en la rodilla durante 15 minutos tres veces al día.

Conoce en este otro artículo de unCOMO cuáles son los mejores Remedios caseros para eliminar el líquido de la rodilla.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo curar la bursitis en la rodilla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo curar la bursitis en la rodilla

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo curar la bursitis en la rodilla
1 de 4
Cómo curar la bursitis en la rodilla