Compartir

Cómo combatir los radicales libres

Por Débora De Sá Tavares . Actualizado: 16 enero 2017
Cómo combatir los radicales libres

Seguro que más de una vez habrás oído hablar de los radicales libres y de sus efectos sobre nuestro cuerpo, especialmente en lo que respecta al envejecimiento prematuro de la piel. Sin embargo no todo el mundo sabe con exactitud qué son, de qué manera actúan en nuestro organismo y cuáles son los mejores aliados para limitar sus efectos y garantizar nuestro bienestar.

Su presencia no solo afecta la juventud o belleza de la piel, sino que puede tener importantes consecuencias sobre nuestra salud. Por eso en este artículo de unComo.com te explicamos qué son, el modo en el que actúan y cómo combatir los radicales libres con todo detalle.

También te puede interesar: Cómo combatir la fatiga

¿Qué son los radicales libres?

Para entender el efecto que pueden tener en nuestro organismo y el modo adecuado de prevenirlos, lo primero que tenemos que saber es qué son los radicales libres exactamente.

Cuando respiramos le damos a nuestro cuerpo el oxígeno que necesita, sin embargo un pequeño porcentaje de ese oxígeno está conformado por átomos a los que les falta un electrón, lo que convierte a estas moléculas en altamente inestables. Estos átomos van por nuestro cuerpo atacando a células estables y saludables para conseguir el electrón que les falta, lo que desata el proceso de oxidación del organismo que puede tener diversas consecuencias negativas. Esas moléculas conformadas por oxígeno tan inestables son lo que conocemos como radicales libres.

En el momento que un radical libre le quita un electrón a una célula sana y estable la deja indefensa y a merced de la oxidación celular, lo que suele acelerar el proceso de envejecimiento del cuerpo. Sin embargo en algunos casos el daño es mucho mayor que eso y puede producir mutaciones importantes que pueden ocasionar graves daños al organismo.

Los efectos de los radicales libres en nuestro cuerpo

Los efectos de los radicales libres dependerán del daño que los mismos consigan causar a las células, así como la cantidad en la que se acumulen en el organismo. Algunos de los daños que pueden ocasionar son:

Envejecimiento prematuro de la piel

Cuando los radicales libres se acumulan en el cuerpo desatan el proceso de oxidación de las células, esto quiere decir que las mismas se van marchitando, van perdiendo firmeza y elasticidad porque no pueden nutrirse adecuadamente. Todo esto hace que externamente nuestra piel luzca opaca, poco saludable y con mayor presencia de arrugas.

Posibilidad de sufrir enfermedades cardíacas

Los radicales libres pueden incrementar la posibilidad de que las arterias del corazón se endurezcan, lo que dificulta el paso de la sangre a esta zona y puede ocasionar condiciones cardíacas como la arteriosclerosis o los infartos. Si a esto le sumamos una dieta rica en grasa que ayuda a incrementar el colesterol, el riesgo aumenta.

Degeneración del sistema nervioso

A medida que pasan los años, y si no cambiamos algunos hábitos y trabajamos para controlar la aparición de radicales libres, los mismos pueden afectar el sistema nervioso produciendo problemas de memoria, lentitud en los reflejos o dificultad para aprender.

Formación de células cancerígenas

Este es el mayor peligro que generan los radicales libres. Cuando estos átomos roban a células estables un electrón pueden causar profundos daños en las mismas, afectando incluso el ADN de esa célula. En algunos casos ocasionan la muerte de la célula que antes era sana, pero en otros producen mutaciones genéticas que pueden propagarse a otras células.

Cuando la propagación es muy acelerada, los tejidos del organismo comienzan a dañarse y al mismo tiempo se pueden producir células cancerosas que darán origen a una masa tumoral maligna en la zona del cuerpo atacada.

Cómo combatir los radicales libres - Los efectos de los radicales libres en nuestro cuerpo

¿Qué incrementa la producción de radicales libres?

Nuestro organismo produce por sí mismo radicales libres durante el proceso de metabolización de los nutrientes, es decir en la digestión de los alimentos. Sin embargo el problema radica en que diversos factores externos pueden incrementar esta producción haciendo que se descontrole, algunos de ellos son:

  • El estrés y la tensión emocional.
  • Fumar.
  • El consumo de drogas o alcohol, especialmente si se bebe en exceso.
  • Llevar una dieta inadecuada rica en grasas, en alimentos procesados y pobre en frutas y vegetales.
  • La contaminación ambiental y la polución.
  • Exponerse demasiado al sol, especialmente sin la protección adecuada.
  • No descansar adecuadamente.
Cómo combatir los radicales libres - ¿Qué incrementa la producción de radicales libres?

Las claves para combatir los radicales libres

Una vez que hemos entendido qué son, qué daños pueden causarnos y de qué manera aumentamos su producción, llega la hora de saber lo que podemos hacer para reducir su presencia y garantizar nuestro bienestar.

Aliméntate con más antioxidantes

Para combatir los radicales libres no hay nada mejor que sumar a tu dieta aquellos alimentos capaces de reducir la oxidación de las células, popularmente conocidos como antioxidantes. Algunas de las mejores alternativas que puedes ingerir diariamente son:

  • Alimentos ricos en vitamina C: frutas cítricas como la naranja, el limón, la mandarina, el kiwi, los frutos rojos o la piña, y vegetales como las espinacas, el brócoli, los tomates o los pimientos no deben faltar en tu dieta.
  • Alimentos ricos en vitamina E: este nutriente es básico para garantizar la juventud, flexibilidad y belleza de la piel, todo gracias a sus propiedades antioxidantes, por eso conviene ingerir opciones como el aceite de oliva, el aguacate, los frutos secos o los vegetales de hoja verde.
  • Alimentos ricos en vitamina A: portadora de los betacarotenos, es un nutriente básico para garantizar la salud de las células y puedes encontrarla en alimentos como las zanahorias, la calabaza, el melón, el hígado o los lácteos.
  • Flavonoides: estos pigmentos vegetales son potentes antioxidantes que pueden ayudarnos a garantizar nuestra salud. Se encuentran en opciones como el té verde, los frutos rojos o cítricos, las legumbres, el chocolate o el vino tinto.
  • Selenio: este oligoelemento puede ingerirse en alimentos como el pescado, las nueces, los cereales integrales y la carne.

Evita exponerte demasiado al sol

Si no quieres incrementar de forma excesiva la producción de estas moléculas en tu cuerpo, lo mejor es moderar la exposición solar y optar siempre por cremas protectoras con un buen FPS. Los rayos UV / UVA pueden ser muy nocivos para tu dermis, por eso no descuides este aspecto.

Renuncia a los malos hábitos

Ya sabes que factores como una mala dieta, fumar o consumir alcohol no solo perjudican tu salud, sino que además incrementan la producción de estos átomos, por tanto mejorar tu dieta, dejar de fumar y consumir alcohol de manera moderada es clave para garantizar tu bienestar.

Controla el estrés

La ansiedad y la tensión emocional son destructivas para nuestro bienestar, por eso conviene aprender a manejar el estrés para combatir la producción de radicales libres y garantizarnos una mejor calidad de vida. Hacer ejercicio de forma frecuente, meditar y realizar disciplinas como el yoga o el pilates, pueden ayudarte a conseguirlo.

Cómo combatir los radicales libres - Las claves para combatir los radicales libres

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo combatir los radicales libres, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Escribir comentario sobre Cómo combatir los radicales libres

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo combatir los radicales libres
1 de 4
Cómo combatir los radicales libres

Volver arriba