Compartir

Cómo aprender a madrugar

 
Por Aleix Cardona. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo aprender a madrugar

Para mucha gente, levantarse por la mañana se convierte en una auténtica pesadilla. La cama ejerce un extraño magnetismo que nos impide despegarnos de las sábanas, haciendo que cada mañana tengamos que contener las ganas de volver a la cama y no levantarnos jamás. Para unos más que otros, madrugar se convierte en un suplicio, no obstante, existen una serie de trucos para aprender a madrugar que podemos usar en nuestro día a día para enseñar a nuestro cuerpo. En el siguiente artículo de unCOMO te explicaremos cómo aprender a madrugar con una serie de trucos y consejos que puedes empezar a usar a partir de hoy.

Pasos a seguir:
1

El cuerpo es mucho más inteligente de lo que crees, de hecho funciona como un reloj cuya cuerda son los hábitos que le has enseñado. Si cada día te levantas a la misma hora tu cuerpo se acostumbrará y, con el tiempo, te despertarás siempre a esa hora.

Pero esto no se consigue de golpe y porrazo ni de un día para otro, la mejor forma es ir cambiando de manera gradual, despertándote cada día 15 minutos antes de la hora a la que lo haces normalmente hasta que tus bioritmos hagan el resto del trabajo.

2

Si cada día te vas a dormir a las tantas, madrugar no solo va ser una tarea difícil sino que se convertirá en algo imposible. Si una cosa está clara es que tu cuerpo necesita descansar y, lo que no puedes hacer, es obligarle a levantarse temprano, que no duerma las horas suficientes y esperar que encima rinda al 100%.

Cada cuerpo es suficiente y no todos necesitamos las mismas horas de descanso, no obstante, cada día deberías dormir entre 6 y 8 horas, siendo 6 el mínimo exigible.

Cómo aprender a madrugar - Paso 2
3

Muchas veces cuando llega la noche es le momento del día en el que estamos más activos, razón por la cual nos cuesta ir a la cama y al día siguiente pagamos las consecuencias. Igual que tenemos que establecer una rutina para aprender a madrugar, también deberemos establecerla para aprender a dormirnos a una hora decente, calculando que podamos dormir el máximo tiempo posible. Tómate una relajante ducha caliente, lee un libro, que tu pareja te de un masaje, realiza actividades que te inciten a descansar y desconectar la mente y el cuerpo.

Cómo aprender a madrugar - Paso 3
4

Si quieres saber cómo aprender a madrugar debes saber que tan importante es levantarte de la cama como resistir a la tentación de volver a ella. Para conseguirlo debes establecer una rutina que impida que puedas volver a ella.

Un buen truco es ponerte el despertador lejos de tu cama, de modo que tengas que levantarte para poder apagarlo. Luego puedes abrir las cortinas, beber café, practicar algo de ejercicio, en definitiva, activar tu organismo para que no tengas la tentación de volver a estirarte.

Al cabo de un tiempo le encontrarás el gusto y descubrirás que las mañanas son un momento maravilloso para estar contigo mismo, cuando todo el mundo duerme y tienes toda la ciudad para ti.

5

Mucha gente toma alcohol por las noches para facilitar el sueño, lo que desconocen es que ese hábito les está causando más mal que bien, que los resultados que consiguen son todo lo contrario de lo que andan buscando.

Si, es cierto, si bebemos alcohol nos quedaremos dormidos más rápidamente, no obstante, el resultado será intermitente, nos levantaremos en medio de la noche, no descansaremos correctamente y por la mañana estaremos mucho más cansados. Si quieres aprender a madrugar debes alejarte todo lo que puedas del alcohol.

Cómo aprender a madrugar - Paso 5
6

¡Jamás pospongas la alarma! es uno de los mayores errores que cometemos y el mayor culpable de que, una vez despiertos, nos sintamos aún más cansados. Cuando posponemos la alarma y seguimos durmiendo estamos incitando a nuestro cuerpo a que empiece otro ciclo de sueño, un ciclo que no vamos a poder cumplir y que va a ser interrumpido al cabo de poco tiempo.

7

La melatonina es la hormona que libera nuestro organismo cuando estamos relajados, la responsable de que podamos dormir. No obstante, en contacto con la luz solar nuestro cuerpo deja de segregarla. Es por eso que es tan importante que, una vez despierto, abras las ventanas y subas las persianas, que entre la luz para que te despereces rápidamente. Si aún es de noche cuando te levantas enciende las luces, no va a ser el mismo efecto pero al menos te vas a mentalizar de que tienes que estar de pie.

8

La ducha es el ritual de inicio de día para mucha gente, y ya desde buen comienzo cometemos errores que nos impiden aprender a madrugar. Uno de estos errores es ducharse con agua caliente, a una temperatura qeu incita nuestro cuerpo a la calma y al adormecimiento.

El agua fría por el contrario va a despejarnos y a desperezarnos rápidamente, por lo que, cuando estés en la ducha debes alternar el agua fría con el agua caliente, acabando siempre con un buen chorro de agua gélida.

Cómo aprender a madrugar - Paso 8

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo aprender a madrugar, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud mental.

Escribir comentario sobre Cómo aprender a madrugar

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo aprender a madrugar
1 de 5
Cómo aprender a madrugar

Volver arriba