Compartir
Compartir en:

Causas y tratamiento del absceso perianal

Causas y tratamiento del absceso perianal

El absceso perianal o anorrectal es la acumulación de pus en la zona del periné. El ano es la parte final del tubo digestivo por donde se defeca y es la parte final del canal anal, en este canal hay unas glándulas que pueden infectarse o inflamarse llenándose de pus y esto da lugar al absceso perianal. Es una afección que conviene tratar cuanto antes, puesto que podría dar lugar a problemas más graves. En algunas ocasiones, drena por sí solo pero, de no ser así, hay que intervenir quirúrgicamente. No obstante, se puede prevenir tomando una serie de medidas, como seguir una dieta antiestreñimiento. Si quieres saber más sobre esta afección, en este artículo de unCOMO te informamos acerca de las causas y el tratamiento el absceso perianal.

También te puede interesar: Cómo tratar un absceso dental

Qué es el absceso perianal y por qué se produce

El tubo digestivo tiene dos orificios siendo el inicial la boca y el final el ano. El final del tubo digestivo tiene un conducto llamado canal anal que es por donde pasan las heces antes de ser expulsadas. Este canal tiene glándulas que ayudan en la defecación secretando moco. Sin embargo, si las heces tienen contacto con el interior de las glándulas, estas se infectan produciendo el absceso (acumulación de pus) en la zona. El ano está recubierto por una piel muy fina y por lo tanto esta acumulación de pus no puede salir al exterior, por lo que se almacena en las criptas anales que es donde desembocan las glándulas. Esta acumulación es lo que vemos físicamente en forma de bulto en la zona.

El 90% de los abscesos perianales se producen por esta obstrucción de las criptas anales y hay factores que pueden dificultar su drenaje como una obstrucción por heces líquidas si se tiene diarrea o, por el contrario, la presencia de heces duras que causa un edema. Cualquier tipo de edema en la zona puede provocar que no se drene.

Sin embargo, también hay otras causas que pueden provocar abscesos perianales, como son:

  • Enfermedades inflamatorias del intestino como la enfermedad de Crohn.
  • La presencia de cuerpos extraños en el ano.
  • Tumores en el ano.
  • Radioterapia local o quimioterapia.
  • Infección de una fisura anal.
  • El uso de corticoides por alguna otra afección.
  • Diabetes.
  • Sexo anal o enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Tuberculosis.

Síntomas del absceso perianal

Cuando se produce un absceso, lo primero que se nota es el dolor. Debido a la infección y a la acumulación de material purulento, se produce un dolor sordo en la zona que se va intensificando a medida que el absceso crece.

Además de dolor, el síntoma más visible es la aparición de un pequeño bulto en el ano, normalmente situado en uno de los dos lados, derecho o izquierdo. Es un bulto rojizo de piel caliente y tensa. En algunos casos, se da una secreción de pus por el ano.

Puesto que se trata de una infección, también cursa con síntomas propios de estas como fiebre y escalofríos, malestar general, cansancio o dolor de huesos y músculos.

Las personas que sufren de absceso perianal tienen molestias al hacer deposiciones por la infección o incluso pueden padecer de estreñimiento.

Una de las complicaciones de los abscesos es la creación de fístulas anales debido a la acumulación de pus que no se ha drenado. Una fístula es una pequeña abertura que conecta el canal anal con la piel que recubre el ano. Esto puede deberse a la presión de la zona por la acumulación de pus.

Diagnóstico y tratamiento del absceso perianal

Si padeces alguno de los síntomas antes mencionados, es importante acudir al médico cuanto antes, ya que un absceso perianal no tratado puede derivar en otras afecciones como una fístula, como hemos visto, o incluso una infección que se extienda a la sangre.

El diagnóstico que realiza el médico es, además de escuchar los síntomas del paciente, hacer un tacto rectal. No suele ser necesario radiografías a no ser que sea un absceso muy profundo.

Si se toman analíticas, es posible que en la sangre se detecte la infección y si el médico sospecha que podría formarse una fístula, se realizará una tomografía axial computadorizada (TAC).

El tratamiento del absceso perianal es principalmente la cirugía, ya que los analgésicos o antiinflamatorios no sirven en este caso, puesto que pueden provocar su propagación. Pocas veces el absceso drena por sí solo y por eso hay que abrir para que salga toda la materia purulenta que hay dentro.

La cirugía es muy sencilla y en la mayoría de los casos es ambulatoria utilizando anestesia local. Se realiza una abertura y se saca el material purulento limpiándolo todo lo posible. Luego, se deja el espacio abierto con una gasa, esto es para que el pus que no se ha sacado continúe saliendo y se limpie del todo con certeza. La abertura no necesitará puntos, puesto que cerrará por sí sola.

Cuando el absceso es muy grande o profundo, sí se requerirá hospitalización para la intervención quirúrgica y anestesia completa.

Si hay presencia de fístula, la cosa se complica y la cirugía en este caso es más compleja ya que hay que localizar el trayecto de la fístula y extirparlo sin dañar los músculos de la zona.

La cirugía del absceso perianal no requiere postoperatorio estricto, pero sí que molestará la zona durante unos días hasta que se vacíe y se cierre por completo.

Cómo prevenir el absceso perianal

Hay algunos factores que favorecen esta infección en la zona y que puedes evitarlos. Como principal medida está una buena higiene de la zona. No solo después de cada defecación, sino también cada día en la ducha. Conviene mantener la zona lo más limpia posible. En los niños que utilizan pañales, también es muy importante la limpieza para que no se produzca una infección.

Además, es recomendable seguir una dieta antiestreñimiento para hacer las necesidades con regularidad. Un buen tránsito intestinal puede evitar el absceso perianal. Si eres una persona estreñida, empieza a incorporar más alimentos laxantes en tu dieta. En el siguiente artículo de unCOMO te mostramos cuáles son los mejores remedios caseros para el estreñimiento.

Y es muy importante tener cuidado e higiene en las relaciones sexuales, sobre todo anales. Utilizar preservativo y limpiar muy bien la zona después del acto es imprescindible para evitar infecciones. Si, además, hay presencia de enfermedad de transmisión sexual (ETS) es conveniente acudir al médico cuanto antes para recibir el tratamiento adecuado.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Causas y tratamiento del absceso perianal, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Comentarios (1)

Escribir comentario sobre Causas y tratamiento del absceso perianal

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Mercedes Sánchez
Todo lo que implica el cuerpo humano enfermedades tales como el cancer los varios de tipos de y sus síntomas diabetes en fin me gusta mucho la ciencia

Causas y tratamiento del absceso perianal
1 de 4
Causas y tratamiento del absceso perianal