Compartir

Agua con limón y miel: propiedades, beneficios y cómo tomarla

 
Por Borja Lopez. 28 marzo 2019
Agua con limón y miel: propiedades, beneficios y cómo tomarla

El agua con limón y miel es uno de los remedios naturales y caseros más populares que hay, ya que se ha venido utilizando desde hace muchos siglos por sus múltiples beneficios y aplicaciones, sobre todo, en el campo de la salud. Y es que tanto el limón como la miel presentan múltiples propiedades y beneficios que van más allá de la pérdida de peso o de sus bondades para el tratamiento de afecciones en las vías respiratorias.

En este artículo de unCOMO sobre agua con limón y miel: propiedades, beneficios y cómo tomarla, te vamos a dar todas las claves para que conozcas a fondo cómo te puede beneficiar su ingesta y cómo debes hacerla. Además, también hablaremos de las contraindicaciones que tiene porque, aunque sea un remedio natural, lo cierto es que puede no estar recomendado tomarlo en algunos casos y situaciones.

También te puede interesar: Beneficios de tomar agua con miel

Agua con limón y miel: propiedades y beneficios

El agua con limón y miel tiene muchas propiedades porque son dos alimentos muy completos y con un gran aporte nutricional, que beneficia de forma generalizada al cuerpo humano. Pero, ¿cuáles son las propiedades del agua con limón y miel? Cada alimento tiene las suyas:

  • Miel: es rica en minerales como el calcio, cobre, hierro, magnesio, zinc, manganeso, potasio y fósforo, además de contener vitaminas del grupo B, vitamina C, D y E. También tiene antioxidantes y aminoácidos como ácido cítrico o ácido acético.
  • Limón: es rico en vitamina C y las del grupo B, así como en antioxidantes y minerales como el potasio, calcio, fósforo, magnesio y hierro. Igualmente, contiene sodio y flúor.

Los dos productos tomados conjuntamente –con un poco de agua para hacer más fácil y suave su ingesta-, son beneficiosos para:

Bajar de peso

Esta combinación es un excelente desengrasante, favoreciendo que las grasas se disuelvan y descompongan más fácilmente en el organismo para ser usadas o expulsadas. Esto, sobre todo, se consigue por la acción del limón que es muy depurativo.

Aliviar el dolor

El agua con limón y miel también ayuda a reducir el dolor articular. Es decir, todo aquel que está relacionado con dolencias como la artritis, reuma o la rigidez muscular, entre otros. La clave está en que estos alimentos ayudan a desinflamar los tejidos en los que se acumulan los agentes infecciosos que son los que causan el dolor y que se combaten más fácilmente porque estos dos alimentos favorecen el aumento de las defensas. Además, la miel tiene poder antibiótico.

Fortalecer las defensas

Otro de los beneficios del agua con limón es el fortalecimiento de las defensas y, en general, del sistema inmunitario por el gran aporte que tienen ambos alimentos de vitaminas, minerales o enzimas, entre otros nutrientes. Esto hace que el organismo esté más preparado para hacer frente a las diferentes patologías, sobre todo, las de tipo infeccioso –virus y bacterias-, y las que afectan principalmente al sistema respiratorio. También es una combinación beneficiosa para combatir y evitar la cistitis.

Aliviar el sistema digestivo

La acción antiséptica del limón y de la miel hace que se combata más fácilmente la acidez del estómago, así como otras molestias estomacales porque los alimentos se descomponen más fácilmente durante la digestión, favoreciendo a su vez una mejor absorción de los nutrientes. También se facilita el tránsito intestinal por ese alivio de las digestiones y el poder depurativo para eliminar las toxinas.

En estos otros artículo desvelamos más acerca de Cuáles son las propiedades medicinales de la miel y Cuáles son las propiedades curativas del limón.

Agua con limón y miel: propiedades, beneficios y cómo tomarla - Agua con limón y miel: propiedades y beneficios

Cómo tomar agua con limón y miel

Aparte de conocer las propiedades y beneficios de estos alimentos, también es importante saber cómo tomar agua con limón y miel porque, como sucede con todo, no es bueno abusar.

Lo mejor es tomar esta bebida 1 vez al día, por la mañana antes de desayunar. Además, se puede ingerir de forma continuada, pero siempre que no haya contraindicaciones.

La cantidad recomendable es un vaso de agua diario, teniendo que llenarlo entre los tres ingredientes. Es mejor evitar añadirle azúcar, pues ya le ponemos miel, y se le puede dar más sabor con canela, por ejemplo.

De esta manera, siempre se recomienda preparar el agua con limón y miel de esta forma para no abusar y que los ácidos del limón o la cantidad de azúcar natural de la miel no lleguen a causar problemas en el organismo:

  1. Exprime medio limón y vierte su contenido en el vaso de agua.
  2. Añade al vaso de agua una cucharadita de miel (mejor si es ecológica u orgánica).
  3. Pon agua a hervir.
  4. Añade el agua hirviendo al vaso con el limón y la miel.
  5. Mezcla bien y espera que se enfríe un poco para beberlo a una temperatura agradable, aunque siempre es preferible tomarlo un poco tibio o un poco caliente, como si fuera un té o café.
Agua con limón y miel: propiedades, beneficios y cómo tomarla - Cómo tomar agua con limón y miel

Agua con limón y miel: contraindicaciones

Aunque el agua con limón y miel es una combinación de productos naturales, lo cierto es que también tiene algunas contraindicaciones porque hay casos y situaciones en las que no está recomendada su ingesta:

  • Problemas digestivos graves: las personas con úlceras pépticas no es conveniente que tomen este remedio por los ácidos del limón, al igual que si se tiene reflujo.
  • Diabetes: las personas diabéticas siempre tienen que consultar previamente al médico porque la miel puede alterar el nivel de azúcar en sangre.
  • Problemas renales: las personas con problemas renales no es conveniente que ingieran agua con limón y miel porque, al ser depurativo, se sobrecarga este sistema.
  • Úlceras bucales: las personas con heridas en la boca tampoco deben tomar este producto porque les irritará la boca y aumentará el dolor de las llagas.
  • Sensibilidad dental: las personas con sensibilidad dental pueden tener algún problema al tomar agua con limón y miel por la acidez del limón al entrar en contacto con el esmalte de los dientes.
  • Anemia: las personas con anemia no deben tomar agua con limón y miel porque, al ser depurativa, elimina toxinas, pero también otros nutrientes que son necesarios para el cuerpo, de manera que costará mucho más recuperarse de la anemia.
  • Menstruación: las mujeres no es bueno que tomen este producto durante los días de la menstruación porque se elimina hierro por el sangrado, cuya pérdida puede verse aumentada por la depuración del agua con limón y miel.

Con este artículo sobre el agua con limón y miel, sus propiedades, beneficios y cómo tomarla, esperamos haberte ayudado a conocer más sobre esta bebida natural y sobre cómo tienes que tomarla para que te beneficies de todas sus bondades. No obstante, siempre te recomendamos que consultes con el médico antes de comenzar a ingerirlo para descartar cualquier contraindicación.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Agua con limón y miel: propiedades, beneficios y cómo tomarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Vida saludable.

Escribir comentario sobre Agua con limón y miel: propiedades, beneficios y cómo tomarla

¿Qué te ha parecido el artículo?

Agua con limón y miel: propiedades, beneficios y cómo tomarla
1 de 3
Agua con limón y miel: propiedades, beneficios y cómo tomarla

Volver arriba