Cómo tratar una fractura de esternón


Cómo tratar una fractura de esternón

El esternón es un hueso ubicado en el tórax que ayuda a proteger nuestro corazón y pulmones. En ocasiones los golpes fuertes pueden hacer que se fracture, este cuadro se observa mucho en accidentes de tránsito debido al uso del cinturón de seguridad. Aunque estas lesiones son comunes, su presencia requiere de atención médica para garantizar que ningún órgano ha sufrido daño. En unComo.com te explicamos cómo tratar una fractura de esternón para que mejores lo antes posible.

Foto: steadyhealth.com

Instrucciones
  1. Si has estado involucrado en un accidente de tránsito grave o menor debes acudir de inmediato a una emergencia para una revisión completa. Al usar el cinturón de seguridad cualquier impacto fuerte puede hacer que nuestra columna, costillas y esternón se muevan de forma brusca, y es que su función es justamente impedir que salgamos despedidos del auto, por eso es común que se presenten estas lesiones. Solo un examen completo podrá garantizarte que te encuentras en perfecto estado

  2. Si después de sufrir un golpe brusco en el área del pecho o el torso comienzas a experimentar molestias y dolores agudos, es importante que visites a un médico de inmediato para descartar una fractura de esternón. Esto aplica de forma especial a las personas que practican deportes de contacto como el rugby

  3. Las fracturas de esternón, así como las de costillas, se detecta con un simple examen de rayos X. Una vez diagnosticada deberás seguir el tratamiento médico recomendado y tomar en cuenta algunas sugerencias para recuperarte pronto de esta lesión

  4. Debido a que este tipo de fracturas no pueden curarse con un yeso, lo habitual es la prescripción de antiinflamatorios, analgésicos y mucho mucho reposo, un aspecto importante para disminuir el dolor y evitar que la lesión se agrave

  5. Durante algún tiempo no podrás realizar actividades que impliquen grandes movimientos para el esternón, como practicar deportes por ejemplo. Sin embargo algunos días después de lesionarte es conveniente dar pequeños paseos en casa para que la fractura cure de forma adecuada. También es necesario descansar en una cama cómoda y adecuada que te permita disminuir el dolor en vez de agudizarlo

  6. Las fracturas de esternón toman algún tiempo en sanar, es una recuperación lenta que requiere de cuidado y paciencia. En unas cuantas semanas es posible que puedas volver a tus actividades tomando en cuenta algunas consideraciones. Seguramente no podrás cargar peso, hacer actividades con mucho movimiento, o pasar mucho tiempo trabajando en la oficina, pero recuerda que la meta es sanar adecuadamente aunque demore

  7. Es normal que los médicos recomiendes la fisioterapia en los casos de fractura del esternón para que el paciente pueda recuperar la fuerza en la zona del pecho, si es así no te angusties, estos encuentros te ayudarán a sentirte mejor. Solo en casos de fracturas más severas se recurre a la cirugía para reparar el esternón

  8. Es cierto que una fractura de esternón puede producir un dolor muy agudo, pero es muy importante controlar el consumo de analgésicos con el fin de no generar una adicción. Si sientes que la situación se dale de control háblalo con alguien o consulta a tu médico para buscar soluciones alternativas

  9. Sigue el tratamiento para curar la fractura de esternón, reposa y descansa lo suficiente y se paciente. Ante cualquier duda, molestia o dolor demasiado severo no dudes en consultar a un especialista

  10. Si deseas leer más artículos parecidos a cómo tratar una fractura de esternón , te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud de los huesos.

Comenta, opina, pregunta sobre cómo tratar una fractura de esternón :


1 comentario


04-08-2014 dice:
Tube un golpe en el pecho hace muchos años Pedro nunca fui al doctor y cadaver ves me duele mas que me recomienda
05-08-2014 dice:
Hola Javier, te recomiendo que vayas al doctor. Saludos
Vídeos destacados
Ideas de comida para Halloween Manualidades para Halloween Muñecos de plastilina Defensa Personal