Cómo ejercitar la memoria

Para contar con una mente sana y gozar de una buena memoria a medida que envejecemos es imprescindible ejercitar el cerebro diariamente mediante diferentes actividades que amplíen nuestras capacidades cognitivas, además de seguir una buena alimentación y una rutina de ejercicio físico. Presta atención al siguiente artículo de unComo en el que te damos todas las claves que necesitas para ejercitar la memoria en tu vida cotidiana y prevenir la pérdida de memoria precoz, así como otras afecciones de carácter degenerativo.

Whatsapp 48 Twitter 4 Google +
Instrucciones
  1. Antes de saber qué técnicas te ayudarán a ejercitar tu memoria, es importante que tal y como señalan los expertos, aprendas a controlar el estrés y a relajar tu mente. Se ha demostrado que el estrés afecta negativamente al funcionamiento cerebral, alterando las capacidades cognitivas y favoreciendo la pérdida de memoria. Es por ello que se recomienda encontrar aquellas actividades que te generen relajación y te permitan aliviar la tensión acumulada, como puede ser practicar yoga, pilates, taichi, salir a pasear, meditar frente al mar, recibir un masaje profesional, etc. Lo esencial es hacerle frente al estrés para que el proceso de aprendizaje y las habilidades de memoria no se vean perjudicadas, así como tu salud en general.

  2. Además, la práctica de ejercicio físico es clave para aumentar la capacidad cerebral, ya que contribuye en la creación de más células y conexiones cerebrales, lo que da como resultado una gran capacidad para aprender cosas nuevas. Las clases de actividades físicas basadas en la repetición de movimientos y para las que se requiere una gran concentración son ideales para ejercitar la memoria y mantener la mente completamente activa.

  3. Adquirir el hábito de la lectura es una de las mejores cosas que podemos hacer para ejercitar la memoria, pues mientras se lee se estimula la actividad cerebral, se potencia la capacidad de aprendizaje y, por consiguiente, se retarda y previene la pérdida de memoria. Eso sí, para que esto de resultado es fundamental comprender lo que se está leyendo, tomarse el tiempo que se necesite para retener la información e intentar recordarla pasadas 24 horas. También es recomendable tener un diccionario a mano para buscar el significado de aquellas palabras desconocidas y, así, ampliar al mismo tiempo el vocabulario.

  4. Se ha comprobado que las personas bilingües tienen una mayor capacidad de memoria, y es que aprender un idioma nuevo es una de las mejores técnicas que existen para el entrenamiento intelectual y mejora la atención y las habilidades cognitivas. Así mismo, cualquier tipo de formación, ya sea apuntarse a un curso o aprender a tocar un instrumento, será algo que desarrollará tu memoria y te mantendrá activo mentalmente, lo que se reflejará también en la realización de tus actividades cotidianas.

  5. Dedicar unos minutos al día a realizar actividades que estimulan la mente como crucigramas, sudokus, sopas de letras, juegos de mesa... es también una excelente forma de mejorar tu capacidad para memorizar las cosas. Al hacer este tipo de ejercicios, se mantienen activas las neuronas en el cerebro y se favorece la concentración, ambos aspectos fundamentales a medida que se va avanzando en edad.

  6. Existen diversas técnicas y trucos sencillos de poner en práctica que en tu día a día te servirán para mejorar tu memoria y recordar toda aquella información nueva que has recibido o lo que tienes que hacer de ahora en adelante. Algunas de las más eficaces te las detallamos a continuación:

    • En el momento de leer o estudiar, puedes pensar con imágenes y visualizar de forma gráfica la información para lograr recordar más adelante todos los sucesos de un tema concreto. Es importante también hacerse un esquema o un pequeño resumen para retener más fácilmente aquella información relevante.
    • Utilizar reglas pnemotécnicas para recordar la información como por ejemplo asociar las palabras a recordar con otras con las que rimen o formar acrónimos si tienes que memorizar una lista determinada de palabras. Por ejemplo, si tienes que memorizar la lista Casa, Árbol y Semáforo, puedes formar la palabra CAS para recordar, después, los tres términos.
    • Si tienes dificultad para recordar en qué lugar has dejado un determinado objeto, lo mejor es mantener un orden y asegurarte de que siempre pones las cosas en el mismo sitio. Así mismo, en ese momento intenta relajarte, cerrar los ojos, respirar pofundamente y reconstruir todo aquello que has hecho hasta ese momento.
    • Antes de empezar el día, elabora una lista con todo aquello que debes hacer y ve tachando las acciones a medida que las vayas llevando a cabo.
    • Utiliza una agenda o calendario para apuntar todas las citas o eventos importantes y llévala siempre contigo o sitúala en un lugar en el que puedas verla con facilidad.
  7. Además de todo ello, debes saber que la alimentación juega una papel importante en la tarea de mantener la mente sana y potenciar las funciones del cerebro. Hay ciertos alimentos que se perfilan como excelentes alternativas para mejorar la memoria y, entre ellos, encontramos los alimentos integrales, los frutos secos, los arándanos, el pescado azul y los vegetales como el apio, el brócoli, la berenjena, la zanahoria, la col y las espinacas. Descubre muchos más detalles en los artículos Alimentos que ayudan a mejorar la memoria y Cómo hacer jugos para la memoria.

  8. Si deseas leer más artículos parecidos a cómo ejercitar la memoria, te recomendamos que entres en nuestra categoría de La demencia y la pérdida de memoria o te suscribas a nuestro boletín de novedades.

Comenta, opina, pregunta sobre cómo ejercitar la memoria:


Vídeos destacados
Ser Optimista Bollywood Peppa Pig Recetas de Aperitivos y Tapas